Ciudad | coronavirus | Covid-19 | Gualeguaychú | Hospital Centenario

El Nodo Epidemiológico monitorea el Covid y más de cien enfermedades

Desde que comenzó la pandemia de coronavirus la tarea del Nodo Epidemiológico del Hospital Centenario se ha multiplicado, generando y brindando datos de calidad para propiciar la mayor y mejor cantidad de información a las autoridades sanitarias, encargadas de tomar decisiones para cuidar la salud de todos los gualeguaychuenses.

Si bien en la actualidad su nombre está asociado al seguimiento del desarrollo de la pandemia de Covid-19, el Nodo Epidemiológico del Hospital Centenario monitorea unas 100 enfermedades, desde su puesta en funcionamiento en 2003 a través del programa Vigía implementado por el gobierno nacional de aquel entonces. En Entre Ríos hay uno por cada departamento, y en las ciudades más grandes como Paraná o Concordia existen más de uno.

La referente de Nodo Epidemiológico del departamento Gualeguaychú, Lic. Elina Villarroel, contó que en el Hospital Centenario “se concentra la información epidemiológica de todos los hospitales y centros de Salud del departamento”.

“Se vigilan diariamente aproximadamente 100 enfermedades de notificación obligatoria, después se consolida el dato semanalmente y se carga al sistema nacional de vigilancia de la salud”, detalló.

nodo.jpg

Relató que “a primera hora se revisan todas las consultas en la guardia y en los consultorios, en los laboratorios, distintas estadísticas y demás planillas para clasificar esas atenciones”, y con ello “se hacen gráficas y una vigilancia activa para ver cómo se van comportando, lo que permite preveer algunas cuestiones y tomar decisiones”.

Elina destacó el trabajo mancomunado con la Dirección del Hospital y de los Centros de Salud, y ejemplificó planteando que “cuando vemos que hay un aumento de casos de varicela en un jardín de infantes, lo alertamos rápidamente para que se tomen las medidas adecuadas y evitar que el brote aumente”.

La Licenciada aseguró que “este año empezamos avocándonos mucho al dengue y después al coronavirus, pero la vigilancia de muchas otras enfermedades se sigue haciendo a diario”, y contó que a lo largo de los 17 años de existencia del Nodo “hemos tenido hepatitis A, leptospirosis, triquinosis…y el 2009 también transcurrimos el año con una pandemia, que fue la de Gripe A”.

¿Cómo se conforma el parte diario de casos de Covid-19?

Al respecto de cómo se generan, se analizan y se difunden los datos sobre la pandemia de coronavirus, la integrante del Nodo Epidemiológico del Hospital Centenario Natalia Gómez explicó que ”a nosotros nos llegan las planillas de los consultorios de Febriles, de los Centros de Salud de todo el departamento y de los laboratorios privados. Las mismas cuentan con los datos de todas las personas que se hisopan, cuáles son sus síntomas, si viajó o no y cuáles fueron sus contactos estrechos”.

Luego, “esa planilla se carga en el Sistema Integrado de Información Sanitaria Argentino (SISA), y nosotros también tenemos un sistema interno propio que es fundamentalmente para el control y seguimiento de los contactos estrechos, y el seguimiento médico de los casos positivos que están aislados en sus domicilios”.

Asimismo, destacó que son ellos quienes “terminan de interpretar el caso, ya que con el hisopado positivo no hay problema porque ya es confirmado, pero al resto hay que ver si lo dejamos como sospechoso, si lo descartamos, si lo hacemos evaluar de nuevo por el médico y si lo mantenemos en aislamiento o no”. “Luego de evaluarlo y llegar a una conclusión se informa al paciente y al grupo de médicos”, añadió.

En la misma línea, Elina acotó que “un caso no se agota en el test negativo, sobre todo en un test rápido, porque hay que evaluar muchas cosas para decir que el caso es descartado”.

¿Cómo se da de alta a los pacientes con Covid-19?

“Hay un grupo de médicos que se encarga de dar las altas, eso debe cargarse en el sistema, y también todo el recorrido que hizo el paciente, donde estuvo internado, si se fue y volvió, todo debe estar cargado en el SISA”, describió Natalia, que resaltó que en el Nodo “un equipo es el que hace la ficha del caso; otro el que hace el rastreo de contactos estrechos; y finalmente, otro conformado por enfermeros y médicos hace el seguimiento del paciente y le otorga el alta a los recuperados”.

Rastreo y prevención de casos

La referente del Nodo Epidemiológico planteó que “la información es fundamental, porque las decisiones políticas se toman en base a lo que está cargado en el sistema nacional, entrar o salir de ASPO, que ciudades siguen con Circulación Comunitaria, cuales con transmisión por Conglomerado, etc. Esa información tiene que ser de calidad, con la mayor cantidad posible de datos, y ejemplificó: “Si nosotros no le cargamos un contacto estrecho a un paciente nos eleva el porcentaje de transmisión comunitaria y eso nos complicaría a la hora de salir de un determinado status epidemiológico”.

Al respecto, Natalia postuló que “por eso es importante que, fundamentalmente los casos positivos, nos brinden la mayor información posible para encontrar el nexo, ya que si no lo hacemos vamos a seguir en transmisión comunitaria”.

nodo 2.jpg

Aclaró que “nosotros no estamos para juzgar, más hoy en día que está todo habilitado y es entendible que una persona se junte con amigos o vaya a un bar, entonces necesitamos que la persona brinde la mayor cantidad de contactos con los que estuvieron, primero por prevención para cortar la cadena de contagios, y después porque así se va armando una red de contactos estrechos y eso nos da la posibilidad de descubrir dónde se fueron contagiando. Si seguimos reforzando eso podemos detectar lugares con un brote específico y ya eso nos da una pauta de dónde se contagió la persona, y podemos contener los brotes de contagios familiares o laborales”.

Además, valoró que “en los grupos de riesgo el seguimiento temprano ha sido fundamental para su diagnóstico y su evolución favorable”. Caso contrario, aseguró que “a veces nos ha pasado que esperan en sus casas y vienen ya bastante deteriorados por no decir o porque nadie dio a esa persona como contacto estrecho”, por lo que reiteró que, "desde acá no se les va a plantear ningún cuestionamiento, toda la información que nos brindan no sale del Hospital”.

Sigamos cuandándonos entre todos

Desde que comenzó la pandemia, los trabajadores del Hospital Centenario y de todos los efectores de salud en general, han estado expuestos a una constante labor para dar respuestas y proteger la salud de todos los vecinos.

Es así, que Elina contó que tuvo que estar varias semanas de licencia por estrés. “Hay días que me levantaba a las 4 de la mañana y me acostaba a la 1 de la madrugada. En un momento también preparábamos las muestras para enviar a los laboratorios, y estábamos hasta las dos… hubo un momento que no hay mente y cuerpo que aguante”, relató.

Por su parte, Natalia comentó que “hemos tenido momentos de tranquilidad y otros de no dormir, estamos disponible gran parte del día más allá que no estemos en el Hospital, no podemos no responder un llamado, porque no hacerlo puede tener consecuencias, entonces estamos avocadas a esto todo el día”.

“La pandemia nos rompió todos los esquemas, fue complicado, pero uno piensa en los médicos y los enfermeros que están sin descanso… por eso le pedimos a la comunidad que se cuide y que cumpla con las medidas, pensando en los compañeros de Salud que desde el minuto cero están sin descanso”, concluyó la referente de epidemiología departamental.

Dejá tu comentario