Ciudad |

El nuevo edificio de la Caja Municipal de Jubilaciones está pronto a inaugurarse

La obra que comenzó en enero de este año estará finalizada en las próximas semanas. Fue conservada la fachada original por ser patrimonio arquitectónico de la ciudad. Se invirtieron alrededor de 9 millones 300 mil pesos con recursos genuinos del organismo.

A finales del año pasado se anunciaba la obra. La Caja Municipal de Jubilaciones, Pensiones y Retiros de Gualeguaychú iba a tener una sede modelo. Luego de diez meses de trabajos, la remodelación del edificio de Mitre 34 está casi lista para ser inaugurada.

El trabajo de la Caja ha sido cada vez más intenso en los últimos años. Las becas de estudio, la compra de material bibliográfico para los hijos de los municipales que eligen seguir formándose, el subsidio por sepelio y la ayuda económica a las familias que atraviesan ciertos problemas de salud, son sólo algunas de las iniciativas puestas en marcha desde el 216.

Esto ha generado un notable aumento en la cantidad de personas que a diario concurren a la Caja –desde que comenzó la obra está funcionando en Bolivar y 3 de Febrero–, motivando a sus autoridades a repensar la configuración de los espacios de la propiedad que alguna vez fue una casa de familia.

A la importancia de la remodelación edilicia y la modernización de la dinámica interna de la Caja, se refirió su titular, Gustavo Vela. “Lo único que se preservó fue la fachada original, que es patrimonio arquitectónico de la ciudad. Luego, el resto se tiró abajo y fue construido nuevamente. Se hizo una planta alta de aproximadamente 15 x 12 metros –con capacidad para 120 personas–, con sanitarios, cambiadores, calefacción y aire acondicionado”, contó.

“En la planta baja está todo el cuerpo de oficinas para los cinco directores; se construyó un salón para las reuniones de directorio, y tres baños más; una cocina, un archivo y oficinas para cuatro secretaras. Además, una sala de espera y un salón de usos múltiples, que podría ser utilizado para un proyecto que tiene que ver con la puesta en marcha de una escuela de arte”, explicó el titular de la Caja.

El ingreso al edificio contará con doble altura, previendo la posterior ubicación de un elevador mecánico. Además, fue construida una escalera para conectar ambos niveles, y se generó un doble acceso que brinda la posibilidad de separar las funciones tanto de la planta baja como del primer piso.

Caja 3.jpg
La fachada. Por ser patrimonio arquitectónico de la ciudad, el frente del edificio fue conservado

La fachada. Por ser patrimonio arquitectónico de la ciudad, el frente del edificio fue conservado

Funcionalidad y privacidad

Sobre las posibilidades que el nuevo edificio brindará a los municipales, Vela destacó “la atención personalizada”, ya que “la mayoría de las veces, en las condiciones actuales, no se puede garantizar”.

“Actualmente, tenemos un mostrador en el que se atiende a todo el que llega, independientemente del motivo. Eso no va a estar más, va a cambiar todo el sistema. Quien llegue al lugar podrá aguardar su turno sentado en la sala de espera”, indicó. Y subrayó la funcionalidad del nuevo edificio: “Por los problemas que nosotros tratamos, como el de las personas con enfermedades oncológicas o el tema de las adicciones, se nos hace imprescindible tener privacidad. A partir de ahora se la va tener. Se pensó mucho en este aspecto en la planificación”.

Todo el mobiliario también será remplazado, y está previsto prestar los viejos muebles a algún museo municipal. En tanto, las mesas y las sillas en uso actualmente se destinarán al salón del predio municipal, también propiedad de la Caja.

Dejá tu comentario