Me-Gusta-960x120-CARO
Mundo | Papa Francisco

El Papa contra la interna del Vaticano: "Todavía estoy vivo aunque algunos me querían muerto"

El Sumo Pontífice lo dijo en un encuentro con jesuitas de Eslovaquia.

El 4 de julio, el Papa Francisco debió ser sometido a una importante cirugía en la que le extirparon casi todo su colon en el hospital Gemelli, en Roma. La operación fue un éxito y en 10 días, el Sumo Pontífice mostró una recuperación magnífica. Al poco tiempo, en una entrevista relató: “La operación fue una decisión que no quería tomar: fue un enfermero el que me convenció. A veces los enfermeros comprenden la situación mejor que los médicos, porque están en contacto directo con los pacientes”.

Y agregó sobre los tiempos en los que era Jorge Bergoglio: “Un enfermero me salvó la vida, un hombre de mucha experiencia. Es la segunda vez en la vida que un enfermero me salva la vida. La primera fue en el año 57, cuando me tuvieron que extirpar un pedazo de pulmón y un enfermero fue el que me ayudó a superar ese momento”.

Ahora Francisco habló sobre los rumores de renuncia que se vivieron por aquellos días y la interna política que creció con fuerza en el Vaticano ante su ausencia. En un encuentro privado con jesuitas de Eslovaquia, contó: “Sé que hubo incluso reuniones entre prelados que pensaban que el papa estaba más grave de lo que se decía, preparaban el cónclave”.

Y relajado, aunque con contundencia en su denuncia frente a los jesuitas, dijo sobre los chimentos que echaron a rodar sobre su supuesta enfermedad y sus complicaciones en la recuperación por la operación de colon: “Todavía estoy vivo, aunque algunos me querían muerto”.

En julio, cuando se supo que sería sometido a la operación más importante desde que fue elegido papa en 2013, la interna católica tuvo de todo. Los más alejados a los ideales del Sumo Pontífice ya se habían lanzado a buscar su sucesor. Pero, el papa de 84 años se encontraba en perfecto estado.

“Todavía estoy vivo, aunque algunos me querían muerto. Sé que hubo incluso reuniones entre prelados, que pensaban que el papa estaba más grave de lo que se decía. Preparaban el cónclave. ¡Paciencia! Gracias a Dios, estoy bien”, dijo frente a los 53 jesuitas, según se lee en la transcripción que realizaron en la revista de esa congregación Civiltá Cattolica.

única denuncia. En ese encuentro, Francisco también lanzó sobre la apertura de los líderes del catolicismo, y puntualmente el ala más ultraconservadora, hacia la comunidad LGBTQ: “A la Iglesia le asusta acompañar a gente con diversidad sexual”.

Por otra parte, afirmó en el encuentro que la interna del Vaticano llegó hasta los medios de comunicación: “Hay una gran cadena de televisión católica que habla continuamente mal del papa sin ningún problema. Puede que yo personalmente me merezca estos ataques e insultos, porque soy un pecador, pero la Iglesia no se merece esto: es obra del diablo. Incluso se lo dije a algunos de ellos”.

Dejá tu comentario