Espectáculos |

El plan secreto de Mariana Nannis para destruir al "Pájaro" Caniggia

Pese a que Charlotte Caniggia hizo hasta lo imposible por desestimar los rumores de separación de sus padres, en las últimas horas Mariana Nannis y Claudio Paul Caniggia confirmaron su separación. Una mansión vacía, drogas, cuernos y acusaciones cruzadas: la historia secreta de la separación. Pese a que Charlotte Caniggia hizo hasta lo imposible por desestimar los rumores de separación de sus padres, en las últimas horas Mariana Nannis y Claudio Paul Caniggia confirmaron su separación. Una mansión vacía, drogas, cuernos y acusaciones cruzadas: la historia secreta de la separación.

Tal como precisó el propio “Pájaro”, Mariana Nannis abandonó hace un año y ocho meses la fastuosa mansión que alquilaban en Marbella. Desde entonces –aunque todavía ni siquiera hablaron de firmar los papeles de divorcio-, el ex futbolista aseguró que no mantiene más contacto con la madre de sus hijos.

Instalado en su departamento del hotel Faena, Claudio Paul rehizo su vida con una joven de 26 años. Según trascendió, el ex futbolista se encuentra junto a Sofía Bonelli de vacaciones en Brasil, país al que viajaron cuando comenzaron a circular entre periodistas audios en los que se la podía escuchar a Nannis insultando a la mujer que "se había metido" con el padre de sus tres hijos.

En efecto, la relación habría comenzado hace meses. De marcado perfil bajo, Caniggia evitó mostrarse con su novia, aunque fue la revelación de Mora Godoy la que hizo estallar la bomba de la separación con Nannis. La bailarina aprovechó su paso por Showmatch para contar que había cenado con el ex futbolista y que fue él quien le aseguró que estaba separado de la mediática.

Lo cierto es que, más allá de Bonelli y de Godoy, Nannis y Caniggia se separaron a fines de 2017, pocos meses después de que la rubia protagonizara un llamativo viaje relámpago a la Argentina. Por ese entonces, Mariana se jactaba de la “relación abierta” que tenía con su marido, en un mano a mano con Susana Giménez.

“No le dije a Claudio que venía (a la Argentina). Me fui a Madrid a hacer shopping y después me vine para acá, no le avisé a él. Nos debe estar viendo. Besito, Claudio Paul”, aclaró la mediática. Sorprendida, Giménez le preguntó si la pareja estaba bien. “Yo sigo enamorada de él, como él de mí; si no está enamorado, se jodió”, retrucó sin pelos en la lengua.

Nannis confesó que a lo largo de sus por entonces 30 años de matrimonio descubrió “infidelidades”. “Cuando pasaba, ponía las cuentas a nombre mío y hacía negocios”, desdramatizó la mediática. Sin embargo, los cuernos a los que hacía alusión la rubia jamás fueron públicos. Fue por eso que, según el entorno familiar, la gota que rebalsó el vaso con Mariana fue la decisión de Caniggia de dejar de esconder a su nueva novia.

La joven de 26 años vive desde hace siete años en el Hotel Faena, tres pisos más abajo que los Caniggia. En los últimos días, el delantero asistió a una fiesta privada y se viralizaron fotos y videos junto a la morocha. Se mostró relajado y sin problemas. En efecto, tal como explicó después, llevaba más de un año separado de su mujer. Pero Nannis estalló. Ya no era una “infidelidad más”, el delantero había decidido seguir su vida con otra mujer. ¿Cuándo? En marzo.

Según la nueva novia del “Pájaro”, fue la propia Nannis quien difundió el audio que confirma la separación. “Los audios los manda ella. Mariana Nannis me amenazó muchas veces. Me mandó gente a mi casa a mi propiedad. Tengo video y pruebas. Tengo todas las amenazas guardadas”, disparó Sofía, desde Brasil.

“Yo escuché todo los mensajes que Mariana Nannis manda desde marzo. El que se reprodujo que dijeron que supuestamente era para Mora Godoy era para mí. Se los manda a todos los amigos de Claudio para que me llegue. He escuchado treinta audios de ese tipo y peores, ya no me sorprende”, sumó.

El ataque de Nannis escaló cuando su abogado deslizó en los medios que el motivo de la crisis –no separación– era una presunta adicción del ex futbolista. Desde Brasil, el “Pájaro” se comunicó con su abogado, Fernando Burlando, para que aclarara la situación: “Están separados. No se hablan desde hace un año y ocho meses. Lo enojó que dijeran que era adicto. Si hay algo que conocemos quienes lo vemos a diario es el homenaje que le hace a la salud y al cuidado físico”.

“Jurídicamente están casados pero la realidad es que no hay contacto, que no se hablan. Cuando regrese al país, quizás me dé directivas. Por ahora está indignado con Nannis por las acusaciones de adicciones. El enojo de Claudio es más que lógico porque lo dejaron en una situación poco clara, en relación a las adicciones”. Sólo el tiempo dirá qué sucederá cuando Claudio Paul regrese al país.

Dejá tu comentario