Ciudad | creciente | creciente

El río bajó casi 3 metros en 4 días y los evacuados regresaron a sus hogares

Con el río por debajo de los dos metros, y luego de haber llegado a un pico máximo de 4.67 metros, los vecinos más afectados por la creciente regresaron a sus hogares. Durante el fin de semana, el Municipio trabajó en la limpieza y desinfección de los hogares afectados por el fenómeno meteorológico.

Después del desastre, la vuelta a casa. Con las pertenencias que se pudieron salvar, los evacuados de distintos barrios de la ciudad regresaron a su hogar. Seis camiones municipales estuvieron afectados al traslado de mobiliario, electrodomésticos, colchones y ropa que la gente afectada por la crecida y posterior desborde del río logró salvar.

Por otra parte se montó un operativo especial en los barrios que se vieron perjudicados por el avance de las aguas. Con personal y maquinaria adecuada se trabaja en la limpieza de calles y accesos, ubicándose, en lugares estratégicos, volquetes para que los vecinos desechen todo lo que no les sirve más, como colchones, ropa, zapatillas, y elementos que el agua arruinó.

Vivir en el techo

En la zona del barrio San Francisco y en el de La Tablita, la humedad en las casas se mantiene, inclusive en algunos sectores de las viviendas todavía filtra agua. Los vecinos, muchos de ellos decidieron quedarse a cuidar su hogar y las pocas pertenencias que tienen, señalaron a ElDía que la creciente superó el metro de altura y que “recuperar lo que se perdió llevará tiempo”, también dejar en condiciones las casas que rebasan de humedad las que son de material. Imaginarse las “chapa, cartón y madera”, que lamentablemente son muchas en el barrio La Tablita.

Colgados en alambrados que hacen las veces de tapial la gente trata de secar la ropa.

Norma vive en Clavarino casi Boulevard De León. Contó que los “cuatro días de inundación no me quedó otra que subirme al techo con mis chicos, mi hermana y los hijos de ella”. Explicó que no se evacuó por “temor a que alguna gente entre, rompa y roben”.

Rosalía tiene el merendero “Luz de Esperanza” en su domicilio de Clavarino al 75. Dijo que “vivió días difíciles con mucha agua” y comentó que le llamó la atención que el río llegó a los 4.67 metros y haya ingresado a su domicilio “más de un metro, cuando en otras crecientes, con la misma altura cubría parte de la calle únicamente. Ahora se inundó toda la Clavarino desde Bolivia hasta De León”.

Además, señaló que junto a su esposo y vecinos pudieron poner a salvo la mayor parte de sus pertenencias, especialmente cocina y heladera que utiliza para alimentar a 84 chicos de una zona que tiene a dos merenderos en menos de cuatro cuadros, lo cual habla de las necesidades de barrios con muchas carencias.

En este momento difícil pidieron la solidaridad de la gente para “que nos acerquen mercadería para poder seguir cocinando: carne, leche, verduras, fideos, lo que sea… y calzados y ropas para los más pequeños, debido a que con la inundación muchos de los gurises perdieron el único par de zapatillas que tenían”. Agregó que las donaciones pueden “realizarse en el mismo merendero, es decir en Clavarino 75”.

Finalmente, Rafael Martínez, vecino nacido y criado en el barrio de San Francisco, trabajó 30 años al lado del río. Dijo que “no encuentra explicación a esta creciente que anegó barrios que antes, con esta altura del río no habían tenido más que calles con agua”. Indicó que “antes de echarle la culpa a alguien en particular habría que empezar por casa, mirar las obras que se han hecho y que no permiten que el agua se escurra como una serie de tapones en este lado de la ribera. Y para mejorar esta situación patética hay que traer gente que sepa del tema y que estudie por donde corta y corre el río”.

Operativo limpieza

Alberto Benedetti, titular de Higiene Urbana, indicó que el lunes pudieron comenzar a trabajar en la zona del barrio San Francisco y aledaños, con personal de barrido, servicios especiales y maquinaria especial”. Señaló que “el trabajo comenzó a las 6 de la mañana, hora en que se dieron inicio a los trabajos de sacar los residuos que la gente sacó de sus viviendas, colchones, ropa, y otros enseres que se mojaron y echaron a perder”. Agregó que a lo largo de la Clavarino y calles adyacentes de “colocaron cuatro volquetes”

Remarcó que el domingo se “laburó en la zona del Boulevard De León y las calles Ituzaingó y San Juan al este”. Anteriormente “habíamos trabajado en los barrios del Munilla y Pueblo Nuevo, que ya están prácticamente saneados”.

Dejá tu comentario