Ciudad |

El río empezaría a descender lentamente y con tendencia sostenida

El clima durante el fin de semana acompañó y los pronósticos son favorables para los próximos días. Aseguran que no será una bajante rápida, pero hay una tendencia positiva en toda la cuenca del Gualeguaychú. A las 12 del lunes, en el Puerto Local se ubicó en los 4.22 metros, según el registro de la Prefectura Naval Argentina.   El río Gualeguaychú está prácticamente en la orilla del puerto y su comportamiento es una de las cosas que más preocupa a los vecinos de la ribera en la actualidad. Es que un posible aumento de los niveles causaría muchas complicaciones para un gran número de personas que siguen atentas hora a hora los informes de la Prefectura. Daniel Hernández, un especialista en climatología y los comportamientos de los ríos, recorrió personalmente ayer por la tarde toda la cuenca del río Gualeguaychú, desde la Ruta 14 hasta el Gualeyán y su impresión es muy alentadora, si además se tiene presente que no hay pronosticadas lluvias en los próximos días ni sudestada. “Viene bajando mucha agua, pero no trae la turbulencia y las energías de otras inundaciones catastróficas, está medianamente contenida”, indicó a ElDía tras lo observado a la altura de la Autovía. Contó que en la zona del arroyo Las Piedras, si bien está cortado el camino porque el agua está por arriba de la alcantarilla, “ha bajado unos 40 centímetros por lo menos, y eso es bastante cerca, es la zona más próxima a Gualeguaychú, porque en el Gualeyán también se empieza a esbozar un pequeño descenso que todavía no se ve reflejado en el puerto, pero son datos de mucho interés”. También explicó que “todo el tramo del río Uruguay aguas abajo de la represa está estacionario” y mencionó que “Salto Grande está manteniendo el mismo caudal evacuado y tienen el lago en una altura importante, con un metro por encima del nivel de alerta”. “Con estos 25 mil metros cúbicos que están largando, tal como se había anunciado, Concordia, Colon y Concepción se van a mantener estacionarios en etapa de evacuación. Gualeguaychú, probablemente, en horas de la noche y de la mañana (de hoy) comience a bajar muy lentamente o a mostrar algún indicio de descenso porque los pronósticos son que los vientos se van a mantener del noreste a 5.4 nudos, es algo así como 8km/h, lo que significa que es una suave brisa del noreste, y eso ayuda mucho”, informó Hernández. “En la medida que sigamos manteniendo la diferencia que tenemos ahora de no menos de 40 centímetros entre el puerto de Gualeguaychú y puerto Boca, el río está corriendo y está desaguando toda la acumulación de agua que tiene arriba. Así que sería de espera que mañana por la mañana (hoy) el río haya bajado un poco; aunque sea un par de centímetros, no mucho pero va a marcar esa tendencia”, agregó. Por último, Hernández remarcó: “No tenemos a la vista situaciones que pongan en riesgo o amenacen esa situación de estabilidad, ni sudestada ni lluvias de gran intensidad. Pienso que (el río) va a estar calmo, quieto, con una tendencia tranquilizante. No será una bajante rápida, va a ser lenta y en la cuenca del Gualeguaychú se viene esbozando una tendencia positiva”. La situación en los galpones Néstor Pintos, responsable de Defensa Civil de la Municipalidad, tiene a su cargo el centro de evacuados de la zona portuaria y sobre la situación que se atraviesa se mostró muy seguro y tranquilo: “Dependemos de que esto pase rápido y baje el agua, pero estamos preparados para lo que se venga, todavía hay disponibilidad en la otra mitad de los galpones”. Confirmó que hasta ayer por la tarde había 81 personas evacuadas, de las cuales 34 eran adultos y el resto menores, que en su gran mayoría son vecinos de la zona. “Sólo tres familias fueron trasladadas desde el Camino de la Costa y el resto pertenecen al barrio Munilla”, confirmó Pintos. Estos números se incrementan a la hora de las comidas y se llegan a contabilizar unas 110 personas, porque muchos jefes o jefas de hogar prefirieron quedarse en la casa pese a estar con agua en el interior, con el fin de custodiar sus pertenencias. “Comen y se vuelven”, graficó. Las naves que fueron afectadas para los evacuados están divididas con box para cada grupo familiar, donde se los asiste con las cuatro comidas diarias y el personal de salud – a través de Desarrollo Social –monitorea la condición física. Incluso, con la asistencia del personal del Centro de Salud Munilla, se trabaja en la parte emocional, sobre todo de los más chicos, con juegos recreativos y payasos. “Hay unas 60 personas trabajando pertenecientes a Defensa Civil, Seguridad e Higiene, Obras Públicas y Desarrollo Social”, indicó Pintos.  

Dejá tu comentario