Ciudad | Covid-19 | Hospital Centenario | Salud

El serio riesgo de que colapse el sistema sanitario por el aumento de contagios

De un promedio de 20 a 25 casos por día pasamos a casi 50 con una clara tendencia ascendente. Y de un 20% de hisopados positivos subimos a un 60% promedio. Números preocupantes que ponen en seria tensión al sistema sanitario.

Por Federico Gini Cambaceres*

Desde el pico de la segunda quincena de octubre, la cantidad de casos promedio comenzó a descender, hasta hace dos semanas. A partir de allí notamos un aumento en el número de consultas con mayor cantidad de gente acumulada en la sala de espera y los turnos para evaluación e hisopado ya no se podían dar para el mismo día.

Muchos factores sociales explican este fenómeno, pero se puede resumir en una mayor actividad humana de circulación, interacción y reunión. Además, diferentes manifestaciones políticas, deportivas y la necesidad humana de socializar y volver a reencontrarnos en una época caracterizada por fiestas, despedidas y celebraciones.

Desde hace dos semanas notamos una gran cantidad de casos positivos principalmente en adultos jóvenes de 20 a 30 años, y posteriormente empezaron a aparecer los casos positivos por nexo en los familiares convivientes de diferentes edades pero principalmente en los padres, los tíos, los abuelos y los hermanos.

Al día de hoy tenemos casi 600 casos activos en la ciudad. ¿Por qué es importante ese número? Porque un 20% de los casos de Covid suele requerir internación. Es decir, ¡serían 120!

De este último número la cuarta parte requerida terapia intensiva, osea ¡30! Y puede ocurrir que la mitad de ellos se compliquen de manera irreversible. Ese número está muy cerca del límite de camas de terapia intensiva en la ciudad, ya que si la cantidad de casos activos llega a 800 el sistema corre riesgo de colapso por la ocupación total de camas moderadas y graves.

Y cuando el personal de salud no da abasto, o la cantidad de camas está al tope, cambia el porcentaje de la tasa de fallecidos, pasando de 2 a 10%. También afecta la edad de los fallecidos, apareciendo muertes en personas más jóvenes.

¿Porque si aumentaron los casos aún no se nota mayor tensión en la ocupación de camas?

Habitualmente todos los cambios se reflejan dos o tres semanas después. Por ejemplo la apertura de mayores actividades sacando los controles al ingreso e inaugurando la temporada turística fue uno de los muchos motivos que aumentó la circulación e interacción de gente. Y entre 14 a 21 días después notamos un gran aumento en el número de consultas, cantidad de hisopados y porcentaje de estudios positivos.

Lo que hemos aprendido es que de dos a tres semanas después que aumentan los casos positivos sube la ocupación de camas. Es decir, que si esperamos a tener todas las camas ocupadas o al menos un gran porcentaje de ella estaríamos llegando tarde para tomar medidas.

Cualquier medida que tienda a disminuir la circulación, mezcla y acumulación de gente (especialmente en las reuniones ilegales) va a mostrar efectos recién 14 a 21 días después de iniciada, su efecto no es inmediato.

Otro punto importante es la afección del personal de salud que en este momento es de un 3%. Si bien se han iniciado la vacunación del personal crítico se considera que 15 días después de la segunda dosis habría cantidad suficiente de anticuerpos para generar protección. Es decir que falta al menos un mes para eso. Y se necesita tener una gran proporción de la población vacunada para que surja efecto la protección del rebaño (más del 60% de la población inmunizada sea por la vía natura de la enfermedad o por la vacuna). Por estudios de seroprevalencia, se calcula que una 7000 personas en la ciudad tiene anticuerpos para Covid-19, porque estamos muy lejos del 60%.

¿El Covid afecta solo a los ancianos?

Mucho se ha dicho que los jóvenes mantienen la circulación del virus y los ancianos son los que lo sufren. Sin embargo el jueves me tocó asistir a un adolescente de 15 años en la vía pública. Estaba caminando y vi cómo se golpeó la cabeza en la pista de skate de la costanera Sur. Le brindé asistencia y llamé a la ambulancia que llegó en menos de 10 minutos. En la guardia fue evaluado y se hicieron los estudios y después de unas horas volvió a su casa.

Si el sistema de salud estuviera colapsado, sea por la ocupación de camas o la afección del personal de salud, casos como éste o accidentes en la vía pública, lesiones por peleas, fracturas o cortes por las lesiones de los niños cuando juegan en la plaza, heridas por mordedura de animales, enfermedades propias de la adolescencia y la juventud como por ejemplo una apendicitis, tendrían dificultad en recibir asistencia médica. Y los casos moderados de Covid que podrían asistirse adecuadamente con tratamiento inmediato podrían complicarse e incluso fallecer por falta de oxígeno o tratamiento debido a que no hay cama disponible.

Este fenómeno de aumento en la cantidad de contagios y ocupación del sistema de salud está ocurriendo en todo el país y en todo el mundo, y si bien se inició la campaña de vacunación todavía nos quedan varios meses por delante de seguir manteniendo las medidas de prevención para evitar los contagios. Estamos a tiempo.

*Médico Neumonólogo infantil. Parte del equipo de trabajo del Hospital Centenario conformado para la lucha contra la pandemia.

Dejá tu comentario