Policiales | Abuso sexual | Camino de la Costa | Gualeguaychú

El Superior Tribunal confirmó la sentencia contra Ezequiel Martínez

En 2014 había sido absuelto por la denuncia de violación que había realizado su ex pareja, tras un episodio ocurrido en el Camino de la Costa en 2012, pero en un nuevo juicio realizado cuatro años después recibió 6 años y medio de prisión. Tras las instancias de impugnación, ahora el máximo órgano de Justicia de Entre Ríos ordenó que empiece a cumplir la condena.

Ezequiel Martínez deberá purgar con una pena de cárcel lo que hizo hace casi 8 años, cuando en una vivienda en el Camino de la Costa sometió a una joven que tenía 27 años a una terrible golpiza y a un abuso sexual con acceso carnal. Fue una historia que conmocionó a muchos por el estado en el que había dejado a su víctima y por la falta de justicia que tuvo el caso cuando llegó al primer juicio.

“Parece que la única alternativa que existe es que te tienen que matar a golpes”, fue lo que dijo la víctima a la salida de los Tribunales de Gualeguaychú en mayo de 2014, cuando tuvo que escuchar el fallo al que había arribado el tribunal presidido por Alicia Vivian. Su ex novio, Ezequiel Maximiliano Martínez, había salido favorecido por el delito que se le imputaba: “Abuso sexual agravado por acceso carnal, en concurso real con lesiones leves”.

En esa oportunidad el Tribunal consideró que la investigación de la causa había sido deficiente y por lo tanto no estuvo acreditada la materialidad del ilícito que se le reprochó a Martínez; y por ello sólo recibió una condena de tres meses de prisión condicional por el delito de lesiones leves y se lo absolvió por abuso.

La terrible historia

El 6 de febrero de 2012, cuando esta mujer tenía 27 años, denunció a su ex pareja en la Comisaría Tercera por haber sido forzada a mantener relaciones sexuales contra su voluntad y ser víctima de una terrible paliza que la obligó a permanecer cinco días internada en el Hospital Centenario.

El caso tomó estado público a raíz de una campaña que realizaron las hermanas de la joven a través de Facebook. Organizaron una marcha por las calles céntricas de la ciudad que finalizó en Tribunales, y contó con la presencia de la víctima, que se entrevistó por primera vez con el ex Juez de Instrucción que tenía la causa, Sergio Carboni.

A Martínez se lo trató de ubicar en los lugares que frecuentaba pero fue imposible. El jueves 1 de marzo, Ezequiel Martínez se presentó espontáneamente en los Tribunales acompañado de su abogado y su madre, y quedó detenido en la Jefatura de Policía. Al día siguiente fue indagado y diez días después, luego de tomar una serie de testimoniales, se determinó su procesamiento. El haberse entregado en forma espontánea sirvió como atenuante para ser beneficiado con la excarcelación hasta el inicio del juicio.

Justicia imperfecta

Ese juicio llegó dos años después y no dejó conforme a la víctima. “No esperaba que ocurriera esto, él desvirtuó todo y el Tribunal le creyó, y yo quedé como una persona que avalaba una relación enfermiza”, manifestó la víctima, que tildó la actuación judicial como “vergonzosa”.

La víctima, que es una mujer muy reservada, tuvo que dejar de lado su timidez para relatar todo lo que padeció. Los detalles que salieron a la luz, cualquier otra mujer hubiera preferido guardarlos en el rincón más profundo de su alma por vergüenza, pero ella confió en la Justicia y siguió adelante, hasta que se chocó contra una pared. “Estoy tranquila porque se quién soy yo y las personas que me conocen también lo saben, pero me da bronca que al fin de cuentas tuve que contar todo lo que pasó, detalle por detalle y ¿de qué me sirvió? de que él y sus amigos se me caguen de risa”.

Su abogado Fabián Otarán y el Ministerio Público Fiscal no quedaron satisfechos con el dictamen de primera instancia y recurrieron a Casación. Al año siguiente, el órgano de alzada decidió la anulación de la sentencia y la realización de un nuevo debate, pero con otros jueces.

El punto final

Ese otro juicio se desarrolló el lunes 26 y martes 27 de febrero de 2018. En dos audiencias se repasó todo lo actuado y se volvieron a escuchar las testimoniales que figuraban en la causa, tramitada bajo el anterior sistema de Justicia. El lunes 5 de marzo se escuchó el adelanto de veredicto de los jueces Carolina López Berniz, Cristina Van Dembrouke y Mario Figueroa, que resolvieron condenar a 6 años y 6 meses a Ezequiel Martínez por los delitos de “Abuso sexual y lesiones leves”.

El querellante Otarán indicó en esa oportunidad: “el fallo reconcilia a la Justicia con la sociedad y el sentido común. La primera respuesta del Poder Judicial fue humillante para mi clienta y con valoraciones pre-diluvianas sobre los derechos de la mujer. Fueron seis años muy duros los que tuvimos que pasar para revertir la situación y lograr esta justa condena”.

Pero el defensor presentó, tras la sentencia del segundo juicio, un nuevo recurso ante Casación y ese fallo finalmente se confirmó. Ante esto se acudió al Superior Tribunal de Justicia y luego de los pasos procesales de rigor, finalmente se declaró “mal concedida la impugnación extraordinaria” y se confirmó la sentencia de Casación.

Otarán mostró su conformidad con respecto a la última resolución “tras una larga lucha se trajo justicia al caso, por suerte se reconsideró y se pusieron en valor las perspectivas de género olvidadas en el fallo anterior y se realizó una buena apreciación de la prueba”. “Ahora sí podrá empezar el duelo necesario para dejar el caso atrás, y con muchas esperanzas que quede superado el episodio y que el culpable pague la condena como corresponde”, agregó. Martínez no tiene otras instancias y deberá presentarse a cumplir con la sentencia porque en caso contrario será declarado en rebeldía.

Dejá tu comentario