Ciudad | CODEGU | Gualeguaychú

Elecciones en Codegu: Denuncias cruzadas y números que adelantan una elección reñida

El próximo lunes 28 de septiembre la Corporación del Desarrollo de Gualeguaychú elegirá a su nueva comisión directiva y al remplazo del arquitecto Ariel Destéfano, quien ya fue reelecto y no puede repetir. El espacio oficialista, que conduce la institución hace 12 años, lleva al contador Ricardo Díaz como candidato. El opositor, a la docente Estela Miño. Aunque aun falta conocer cómo votarán algunas entidades, las proyecciones adelantan una elección muy pareja. Desde ambos sectores hablaron de "campaña sucia".

Por Luciano Peralta

Será por zoom. La asamblea en la que se apruebe la memoria y el balance del último ejercicio, y en la que se incorporen los nuevos 26 concejeros será a través de videollamada, el próximo jueves. Cuatro días después, el lunes 28 de septiembre, se llevará a cabo la primera reunión del Consejo Directivo de la Corporación del Desarrollo de Gualeguaychú (Codegu) -la idea es hacerla de manera presencial, si las condiciones sanitarias están dadas-. En esa instancia será electo el nuevo, o la nueva, presidente de la institución.

El grueso de la sociedad es ajeno a lo que ocurre en la Codegu puertas adentro, y es lógico que así sea. Pero esta no es una institución más de la ciudad, es, sin lugar a dudas, una de las mas importantes. Son parte de la misma 26 entidades y su objetivo es pensar y ejecutar proyecto que contribuyan al desarrollo local, nada menos.

¿Qué piensan quienes pretenden conducir el destino de la Codegu durante los próximos dos años? Para saberlo ElDía dialogó con los protagonistas de esta historia, o al menos las caras visibles de dos propuestas que si bien discursivamente suenan muy parecido están marcadas por importantes diferentes respecto a cómo conducir la institución.

Un expresidente que busca repetir

Ricardo Díaz es contador y consejero de Codegu por la Cooperativa Eléctrica. Estuvo al frente de la institución en el período 2008/12, cuando se inició el proceso que continuó con los mandatos de Pedro Darchez y Ariel Destéfano. Los tres fueron reelectos.

Ricardo Díaz 1.jpg

“El primer paso que di fue contar con el apoyo de nuestra cooperativa para asumir el desafío de la presidencia”, cuenta Díaz, entrevistado en su estudio de la calle Primero de Mayo. “Hemos conformado un grupo de trabajo, no solamente con los concejeros que participan actualmente, sino también con otros actores sociales que son parte de distintas áreas de conocimiento y encuentran espacios de participación en nuestra propuesta”, agrega.

-¿En lo personal, cómo llegás a esta elección?

-Este momento me encuentra maduro, con cierta experiencia, además todos los días se aprende algo nuevo, y todavía tenemos mucho que aprender. Me siento con ganas para estos dos años.

-¿Cómo llega la Codegu?

-Venimos de iniciar un proceso de transformación. En 2008 la institución venía con cierto andamiaje e importante prestigio, pero necesitaba un proceso de apertura y renovación. Lo primero que hicimos fue intentar abrir la institución a la comunidad y apostar fuerte al trabajo en equipo. Contar con espacios de trabajo para que se vayan generando ideas, y los dirigentes podamos transformar esas ideas en proyectos. Ese ha sido el eje central de nuestro trabajo en estos años.

Ricardo Díaz

-¿Qué se encontraron hace 12 años?

-Encontramos un PIG con muchas empresas erradicadas, pero sin infraestructura. Y esa infraestructura, que no se ve, es lo que te permite no solamente la radicación de nuevas industrias, sino que se amplíe la capacidad de producción de las empresas existentes. Cuando llegamos, el parque no tenía factibilidad de gas, por ejemplo. La duplicación de la capacidad de la planta reductora de gas fue el primer desafío, que nos llevó más de tres años y se produjo gracias a la interacción entre lo público y lo privado.

-¿Cuánto dañaron esa interacción las diferencias con el Municipio?

-Las cosas no se pueden medir por la foto de un momento determinado. El desarrollo local es el mayor desafío de interacción entre lo público y lo privado. Cuando se crea el Buró Productivo se empieza a generar algún tipo de ruido o interferencias. Nuestra institución no vio con buenos ojos la creación del buró, pero siempre nos hemos manejado con mucho respeto institucional, tolerancia y templanza. Ese respeto en las diferencias es lo que nos ha permitido, ya hace un año, empezar a trabajar juntos (con el gobernó municipal) nuevamente. Hay que mirar la película entera. En esa película existen momentos en que se trabaja juntos y pueden existir las diferencias. Nosotros no vamos conformar el Buró Productivos porque no estamos de acuerdo con la esencia de como salió. Sin embargo, en todo lo que haga falta para el desarrollo de Gualeguaychú lo vamos a hacer. Eso es lo más importante.

-Desde la oposición sostienen que la Codegu viene atendiendo casi exclusivamente las demandas del PIG y relegando otros sectores ¿qué pensás al respecto?

-Nosotros no coincidimos con esa mirada. Seguramente, no hemos comunicado correctamente nuestras acciones, por un lado. Por otro, la potencia del PIG es tan grande que es difícil compararla con otros proyectos que se llevan a cabo en la entidad. Hay que decir que el parque no se atiende solo, y que genera 1600 puestos de trabajo, 105 millones de pesos en sueldos netos mensuales, más todo lo que genera alrededor: transporte, metalúrgicas, servicios… Hoy podemos decir perfectamente que el PIG genera 150 millones de pesos que entran a la sociedad. Además, al haber encontrado un parque sin infraestructura nos tuvimos que abocar fuertemente a esa cuestión. Por ejemplo, la Planta de Tratamiento de Efluentes y el cambio de volcado estaba pendiente desde el año 99. Es la obra de infraestructura más importante de carácter industrial y ambiental de Entre Ríos, y una de las mayores del país. Y eso ha tomado mucho tiempo y muchas gestiones. Pero, no es sólo el parque. Desde el área educativa se ha venido trabajando en proyectos de innovación. Hemos construido el Cluster del Conocimiento y el Club de Emprendedores. Y desde el propio seno de esa área nació la idea del Polo Educativo, se lo llevamos al Estado municipal, lo tomó como propio y hoy se están dando los primeros pasos en ese sentido.

Codegu 1.jpg

Turismo, desarrollo urbano e inclusión

“El primero es trabajar fuertemente para el desarrollo del turismo”, contesta el consejero por la Cooperativa Eléctrica a la pregunta por los ejes de la gestión que imagina.

“Antes de la pandemia hicimos una reunión en la que participaron más de 25 prestadores turísticos y gastronómicos. Y detectamos la necesidad de crear una mesa de turismo para interactuar con el Concejo Mixto, pero llevando proyectos elaborados y consensuados. Cuando hablamos de mesas de trabajo específicas por actividad estamos hablando de esto”, ejemplifica.

“La otra cuestión que nos parece clave es el sector de las inversiones y el desarrollo urbano. La idea es generar esa mesa para que se sientes actores sociales, como desarrolladores inmobiliarios, gente que no solamente trata de seducir a inversores locales sino también a los de afuera. Esto lo haríamos, nuevamente, entre esta mesa de trabajo y el Consejo de Planeamiento Municipal, porque quien toma las decisiones siempre es el Estado”, remarca el candidato. Y, antes del cierre, mientras ojea la propuesta electoral, hace referencia al “fortalecimiento del eje educativo” y la necesidad de “transformar nuestro banco estadístico en un observatorio económico-social”.

“Nos daría información estratégica, no solamente al momento de trabajar los ejes de desarrollo -asegura- sino los ejes educativos y los de inclusión social. Contar con información estadística es la base para cualquier proyecto de gestión para el desarrollo”.

Una cara nueva en el Consejo

A fines del 2017 Estela Miño dejó la gestión universitaria en la regional de la Universidad de Concepción del Uruguay, y en julio pasado ingresó a la Codegu como consejera, por la UCU, claro. Por su perfil, fue convocada para representar el ala disidente en las próximas elecciones.

Estela Miño 2.jpg

“Para el tema del desarrollo estoy preparada”, dice, en diálogo con ElDía. Y agrega: “Tengo una trayectoria trabajando con proyectos que impacten en la gente. Desde la universidad hemos trabajado mucho con programas que realmente modifican realidades. Además, hice un posgrado en la Universidad Nacional de Luján, de gestión de tecnología e innovación. Me siento preparada para este desafío”.

-¿Cómo ves a la Codegu?

-No digo que lo que se hizo se hizo mal o que no se hizo nada, lejos está de mí entrar en esa valoración. Sí, hay algo objetivo, que lo ve la sociedad y las entidades, en el tema desarrollo se ha hecho muy poco. La administración de la Codegu se focalizó en el Parque Industrial, siendo que el parque tiene su propia administración. De hecho, desde el mismo PIG se demanda que la corporación tome otro rol.

-¿Cómo es eso?

-Cuando empezamos a conversar con cada una de las instituciones nos dimos cuenta que son muchas las entidades que están esperando la renovación. Es paradigmático que las empresas del Parque Industrial, al menos las más grandes, estén avalando nuestro proyecto. Nos están dando cuenta que están queriendo otra Corporación del Desarrollo. Pero hay que tener en cuenta que después de las elecciones vamos a sentarnos en la mesa las 26 instituciones. ¿Qué quiero decir con esto? Que no se tiene que pensar que los que queremos renovar venimos de afuera y los que quieren seguir son los de adentro. Estamos todos adentro, y deberíamos tener todos las mismas oportunidades.

Estela Miño

-¿Cómo llegan a esta elección?

-Esto de ir entidad por entidad hizo que el oficialismo, el continuismo, tenga que salir. Salieron después, armaron una propuesta y salieron. Es algo positivo, saludable. No es una crítica mala, es una crítica constructiva. Hoy la Codegu está totalmente desdibujada, no lo digo sólo yo. Esta propuesta, que termina con mi candidatura, sale de una reunión de diez entidades que decidieron dar la disputa desde adentro. Decir que la Codegu está debilitada es solamente una observación de la realidad.

-¿Cómo se revierte eso?

-Una de las maneras es lo que está pasando ahora. Las entidades empezaron a votar. En este momento (el último jueves), hay dos o tres entidades que están votando o van a votar en estos días: el Instituto Magnasco, el Colegio Médico, el Colegio de Escribanos, el Isped, la Federación Agraria, el Agrotécnico. Eso no pasaba antes. Es interesante que cada una de las instituciones se comprometa a decir qué tipo de desarrollo quieren para la ciudad en los próximos años. Que se debata ante cada período, ante cada elección, que se debatan ideas, no personas. Que participen los consejeros, las entidades, el Intendente, que sea abierta a la comunidad; que se piense enserio la ciudad.

Diálogo con el Estado y trabajo

“Me encantaría tener un contexto de diálogo con el Estado, municipal, provincial y nacional. Crear ese contexto de diálogo. Que se discuta, porque a veces hay intereses que no le van a convenir o no va a querer el gobierno, pero que ese contexto esté fortalecido, no que ante cualquier problema se corte el diálogo”, contesta Miño a la pregunta por la Codegu que imagina en el futuro inmediato.

“La corporación se viene manejando con áreas, como Educación o Responsabilidad Social Empresaria. Pero para que haya desarrollo, la educación, la responsabilidad social empresaria, hacia las personas y hacia el ambiente, tiene que ser transversal en todos los proyectos”, ejemplifica.

“Tenemos que avanzar en proyectos de la economía social. No solamente de la industria pesada o la tecnológica. A los pequeños proyectos de la economía social hay que darles sustentabilidad. Hoy lo que falta es empleo, pero trabajo hay. Tenemos que hacer que ese trabajo sea sustentable. Esto lo hablamos con los industriales y coinciden”, aseguró la consejera por la UCU y candidata a presidenta.

codegu

Elección caliente

La del lunes 28 no será una elección más. La previa a esa asamblea ha estado cruzada por algunas discusiones bien elevadas de tono y acusaciones cruzadas de “campaña sucia”. Desde el oficialismo se apunta a algunas “segundas o terceras líneas” que han tratado de embarrar la cancha con difamaciones de índole personal. “Nunca lo vimos a eso. El daño personal queda, es irreparable, porque no podemos andar con un megáfono aclarando todo, pero hacen un gran daño a las instituciones”, dice Díaz. Y, sin ahondar en la interna electoral que lo cruza, agrega: “nuestra institución tiene un gran sentido de transparencia. No sólo tratamos el balance de forma anual, sino que de forma mensual enviamos a cada institución un detalle pormenorizado de los ingresos y egresos, factura por factura”.

Por otro lado, quienes entienden ser la renovación dirigencial apuntan, con los mismos argumentos, a la campaña sucia del oficialismo. El ejemplo lo aporta uno de los profesionales que es parte del Colegio Médico de Gualeguaychú.

“Apelan a campañas difamatorias, como es compartir una nota de Estela (Miño) de hace como diez años atrás, hablando del Colegio Médico. ¿Qué tiene que ver eso con una elección?, nada. Eso es campaña sucia”, asegura.

Dejá tu comentario