Ciudad | coronavirus | Covid-19

Elevarán a juicio la causa del verdulero acusado de propagar coronavirus

La defensa del comerciante Santiago Rivollier, quinto caso positivo en Gualeguaychú, no apeló el auto de procesamiento, por lo que el fiscal ya requirió la elevación a juicio. El Código Penal establece una pena de hasta dos años de prisión para quien no cumpla con el aislamiento.

Según se informó desde el Juzgado Federal de Gualeguaychú, la causa contra el comerciante Santiago Rivollier, el quinto caso positivo de coronavirus en la ciudad, será elevada a juicio luego de la que la defensa del acusado de propagar covid-19 en la comunidad no apelara el auto procesamiento.

Tras esta decisión, el fiscal ya requirió la elevación a juicio y en la tarde del lunes se notificó a la defensa del requerimiento de elevación.

La acusación contra el verdulero Revollier radica en que habría violado el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que firmó el presidente Alberto Fernández el 19 de marzo pasado, en el que estableció una serie de medidas para evitar la propagación del coronavirus. Este DNU terminó siendo prolongado en el tiempo varias veces, hasta llegar a estar vigente con algunas variables en la actualidad.

El comerciante será juzgado por el delito de "propagación de enfermedad peligrosa y contagiosa", que prevé una pena de 3 a 15 años de prisión y una multa de entre $5.000 y $100.000 si fuese cometido por "imprudencia, negligencia, impericia en su arte o profesión".

El 6 de agosto pasado, un mes atrás, el juez federal de Gualeguaychú Hernán Viri había procesado y embargado a Revollier por haber contraído coronavirus en abril pasado y haberlo propagado la enfermedad al no respetar la cuarentena luego de regresar de un viaje a Buenos Aires.

El pasado el 2 de abril había sido clausurada su verdulería ubicada en la zona norte de la ciudad al no haber "respetado las medidas sanitarias y de aislamiento".

Según la parte acusatoria, Rivollier viajó a la provincia de Buenos Aires al comienzo de la pandemia en el país y para adquirir mercadería en el mercado de Escobar, pero al regresar no cumplió con el aislamiento social obligatorio correspondiente.

Además, la Justicia lo investigó para tratar de establecer si durante los días posteriores al viaje la verdulería se mantuvo abierta, y si el propio Rivollier atendió al público; lo que habría provocado al menos dos contagios confirmados por contacto estrecho.

Dejá tu comentario