Ciudad |

En 15 días, carnearon seis animales en un campo ubicado sobre la Ruta 14

Se trata del establecimiento "Puesto Blanco". En apenas dos semanas, sufrió la faena de seis animales. El campo y establecimientos linderos han sido blancos de hechos de abigeatos.

María Inés Secchi, propietaria del campo, y Mario Bentancour, cuidador del mismo, hablaron con ElDía sobre lo sucedido. Ambos coincidieron en que “los últimos años han sido muy complicados” en cuanto a las carneadas de sus animales y en que quienes llevan adelante estos hechos “se manejan con mucha impunidad”.

Mario recorre dos veces por semana el campo y, tras haber trabajado 38 años en el establecimiento, contó que las “faenas ilegales sucedieron en un campo que está a la altura del kilómetro 17 de la Ruta 14, en un lugar por donde el tráfico de todo tipo de vehículos es incesante”.

“En los últimos 15 días nos carnearon seis novillos que representan una cifra importante de dinero. El último lo tienen que haber matado el viernes por la noche. Lo encontré el domingo a la mañana cuando hacía una recorrida. Quedaba la cabeza, las patas y la cadera, quedando claro que a esa carne la sacaron para hacer algo específico, como un asado con cuero. La manera en que lo cortaron no es como la que habitualmente hacen en otras carneadas, cuando se llevan las paletas, los cuartos, sacan el vacío y se van, quedando el triperío, las patas y la cabeza. En este caso se llevaron hasta el cuero”, detalló.

El último novillo que mataron pesaba entre 380 y 400 kilos. Y anteriormente habían degollado a dos m novillos de 500 kilos, animales destinados a exportación.

“El último animal faenado estaba a 400 metros de la ruta, quedando más que claro que fueron varios y conocedores del tema los que trabajaron y trasladaron la carne. Ese mismo domingo encontré un sexto novillo muerto, aunque en este caso sin faenar y despostar. Seguramente le pegaron un balazo, pero no lograron matarlo, el animal corrió unos metros y luego cayó sin vida”, agregó el empleado rural.

abigeato 2.jpg

“Las carneadas las realizan con las primeras luces de la noche, luego de estudiar los movimientos de la hacienda y de quienes la cuidan”, contó.

Por su parte, la propietaria del establecimiento aseguró que en los últimos años ha efectuado más de diez denuncias por abigeato, “además de otras realizadas por el arrendatario que es el propietario de la hacienda”.

“No es un campo que esté aislado, que se encuentre tierra adentro, que esté tapado por el monte. Todo lo contrario, está a la vera de una ruta y con partes limpias, sin ningún tipo de vegetación”, aclaró Secchi.

“Lamentablemente, las carneadas se han transformado en algo común que se da muy seguido. Estos últimos hechos han perjudicado a quien nos arrienda el campo y a nosotros como propietarios”, indicó la mujer, que reclamó a las autoridades “una solución a este tipo de ilícitos”.

“La Policía nos atiende, recibe la denuncia, pero el problema de fondo no se soluciona. Estamos hablando de un campo que está pegado a una de las rutas más transitadas del país, como es la 14”, insistió una de las víctimas del robo.

Dejá tu comentario