Policiales |

En 45 días lo detuvieron 7 veces: "Micky" sumó una nueva condena a su carrera

En septiembre había recuperado su libertad luego de cumplir una sentencia en la Unidad Penal 2 dictada por la Cámara del Crimen de Gualeguay de 5 años por el delito de tentativa de homicidio. Tras esto volvió a delinquir con hurtos y violación de domicilios. Se mantuvo su declaración de reincidencia y ahora se lo condenó a un año y tres meses de prisión efectiva.

Hace varios años atrás, Alberto Martín Lescano era considerado un hombre peligroso. Había logrado cierta reputación dentro del hampa. Cumplió una condena en Paraná por un homicidio hasta que en 2008 escapó de la Unidad Penal Nº 1 durante una salida transitoria. Fue atrapado en la localidad santafesina de Monte Vera en agosto de ese año.

En mayo de 2014 regresó a la cárcel, aunque esta vez a la Unidad Penal 2 de Gualeguaychú, para cumplir una condena de 5 años que le impuso la ex jueza María Angélica Pivas en la Cámara del crimen de Gualeguay por el delito de Homicidio simple en grado de tentativa. En septiembre de este año cumplió esa sentencia, sin embargo a sus 48 años decidió no cambiar su vida.

Entre octubre y mitad de noviembre, Alberto “Micky” Lescano fue detenido siete veces por distintos hechos ocurridos en diferentes puntos de Gualeguaychú, pero con la similitud de que todos ellos se trataron de hechos de los que el imputado se aprovechó por descuidos de las víctimas y oportunismo.

El primero de los hechos ocurrió el 5 de octubre. Esa mañana ingresó a una ferretería en calle Primera Junta 220 y se llevó una soldadora eléctrica. Dos días después ingresó a una vivienda de calle Lavalle al 600 y se apoderó de una bicicleta. El 10 de octubre al mediodía, entró a una casa en calle Camila Nievas casi 25 de Mayo y hurtó otra bicicleta. El 26 de octubre se llevó una bicicleta de un adolescente que había dejado apoyada –sin medidas de seguridad - sobre la pared de un domicilio en calle Patico Daneri y Luis N. Palma. El último hurto de ese mes fue tres días después, cuando ingresó a una vivienda en calle Bolívar al 300 y se llevó dos teléfonos celulares, un reloj y el frente de un stéreo.

En noviembre siguió con su accionar. El domingo 3 al mediodía entró a una despensa situada en calle Sarmiento 390 y ante los ojos del comerciante guardó dos bandejas de masas y tres paquetes de galletitas, pero el propietario del local le pidió que devolviera la mercadería y “Micky” hizo caso y se fue. Pasados unos minutos el comerciante constató la faltante de los tres paquetes de galletitas y dio aviso a la Policía, que logró aprehender a Lescano en calle Avellaneda al 450.

Por último, el 14 de noviembre por la mañana, ingresó a la Parroquia Santa Teresita por una puerta lateral y accedió al patio. Allí se apoderó de una bicicleta que un alumno de la escuela Nuestra Señora de Guadalupe había dejado. La Policía lo cruzó en el barrio Munilla con la bicicleta en su poder y al resultar sospechoso decidió detenerlo y averiguar de dónde la había sacado. En cuestión de minutos se confirmó que era el botín de un delito.

Con todos estos hechos en su haber, la fiscal Natalia Bartolo llevó a Lescano a un juicio que se decidió de común acuerdo hacerlo de forma abreviada ante el juez de Garantías, Ignacio Telenta. Se lo imputó de hurto agravado por tratarse de vehículo dejado en la vía pública, hurto simple (3 hechos) y violación de domicilio (3 hechos), se mantuvo su declaración de reincidencia y se lo condenó a un año y tres meses de prisión que ya cumple en la Unidad Penal 9.

Dejá tu comentario