Ciudad | Alejandra Leissa | Concejo Deliberante | coronavirus | Gualeguaychú | Juan Boari | Juan Olano | Juntos por el Cambio | Pablo Echandi | Salud | tapabocas

"En 5 meses no pudieron prepararse y hoy buscan a grito pelado que algún hotel les dé lugar"

Los concejales de Juntos por el Cambio les respondieron a sus pares del oficialismo que viralizaron un comunicado acusando a la oposición de "apostar por el contagio y la muerte". Además, lanzaron duras críticas contra el manejo sanitario del municipio.

"A partir de las declaraciones injuriantes y falaces de los concejales Juan Boari, Pablo Fernández y Hernán Ayala -entre otros-, integrantes del bloque del kirchnerismo local, en nuestro carácter de ciudadanos y de legisladores locales de Juntos por el Cambio deseamos hacer uso del derecho a réplica de cara a la comunidad", comienza el comunicado del bloque de ediles de Juntos por el Cambio.

"En un momento inédito en Gualeguaychú atravesado por una pandemia que tiene en vilo a la sociedad y que ya se ha llevado la vida de cinco vecinos, evadir las responsabilidades políticas “acusando al otro” no suma, no resuelve nada ni debe ser el camino", aseguraron en conjunto Pablo Echandi, Alejandra Leissa y Juan Olano.

"No vamos a detenernos en las críticas a una marcha salida del seno de la sociedad que buscaba impedir, entre otras cosas, la impunidad de Cristina Fernández de Kirchner. Si la vara de los concejales es esa, no recordamos el mismo tenor de violencia cuando se expuso al contagio a miles de jubilados en aquel “viernes negro”, compararon.

Además, cuestionaron a Boari por su postura sobre el uso del tapabocas: "Si de responsabilidades se trata, aún esperamos las disculpas públicas del concejal Boari quien militó el no uso del tapabocas, sólo por el hecho de que fue un pedido de la oposición. Desoyendo a todos los organismos sanitarios argentinos y mundiales nos privamos en la ciudad de una campaña de su uso correcto por un capricho", aseveraron.

Concejales Cambiemos .jpg

Proponen a los concejales piaggistas "que se pongan manos a la obra para revertir el caso de Gualeguaychú que es insólito", y cuestionaron que "en cinco meses no pudieron prepararse sanitariamente y hoy buscan a grito pelado que algún hotel les dé lugar. Se está al borde del colapso".

"Lamentablemente también el nuevo hospital dos veces inaugurado por Cristina -su líder política como repiten en cada sesión- no es más que una carcasa por ahora. Y obviamente, esta realidad ha desnudado definitivamente un sistema provincial de salud destruido", añadieron.

"Ahí deben poner las energías señores concejales. Y también en los controles que vienen siendo casi inexistentes, con capítulos graves como lo ocurrido en el Autódromo hace un par de días. Hay un Estado ausente que mira y con el dedo culpa a los otros. El camino es distinto: trabajar juntos con la comunidad, las entidades y la oposición. Estamos viviendo horas dramáticas. No hay resquicio para la soberbia, el discurso único y los personalismos", agregaron.

Aconsejaron que "también pueden poner énfasis en mejorar la comunicación institucional de la Municipalidad y el Hospital -que ya venían teniendo fallas severas-, pero los episodios coincidentes con la primera muerte de un vecino con coronavirus y la conferencia de prensa del viernes pasado han sido todo lo que no debe hacerse", y que "escuchen a la gente y se darán cuenta que sólo están llevando confusión a la comunidad".

Por último, reafirmaron que "en política no todo vale" y que "mentir no le resuelve los problemas a la gente". y recordaron una frase "que la comunidad viralizó por las redes sociales: 'Soberbia no mata Covid'”.

El comunicado completo

A partir de las declaraciones injuriantes y falaces de los concejales Juan Boari, Pablo Fernández y Hernán Ayala -entre otros-, integrantes del bloque del kirchnerismo local, en nuestro carácter de ciudadanos y de legisladores locales de Juntos por el Cambio deseamos hacer uso del derecho a réplica de cara a la comunidad.

En primer lugar, no encontrarán en esta nota términos ofensivos ni descalificantes hacia nadie. Entendemos que la política debe ser otra cosa: debate, diálogo maduro, disenso, pero nunca agravios ni calumnias por el solo hecho de pensar distinto. Ni siquiera después de haber sido acusados de “apostar al contagio y a la muerte”.

En un momento inédito en Gualeguaychú atravesado por una pandemia que tiene en vilo a la sociedad y que ya se ha llevado la vida de cinco vecinos, evadir las responsabilidades políticas “acusando al otro” no suma, no resuelve nada ni debe ser el camino.

Sepamos que cada acción que emprendamos depende de la responsabilidad intransferible de cada uno. Por ello no vamos a detenernos en las críticas a una marcha salida del seno de la sociedad que buscaba impedir, entre otras cosas, la impunidad de Cristina Fernández de Kirchner. Si la vara de los concejales es esa, no recordamos el mismo tenor de violencia cuando se expuso al contagio a miles de jubilados en aquel “viernes negro”.

Si de responsabilidades se trata, aún esperamos las disculpas públicas del concejal Boari quien militó el no uso del tapabocas, sólo por el hecho de que fue un pedido de la oposición. Desoyendo a todos los organismos sanitarios argentinos y mundiales nos privamos en la ciudad de una campaña de su uso correcto por un capricho. ¿Se habrían salvado del contagio o hasta de la muerte algunos vecinos de no haberse enviado un discurso tan confuso? No lo podemos saber. Es un planteo tan contrafáctico como todos los que han realizado en esa nota maliciosa.

La gente no es tonta y está cansada de una cuarentena traumática e inédita en el mundo y que ha destruido la economía, el empleo y en materia sanitaria ha resuelto poco. Proponemos a los concejales que se pongan manos a la obra para revertir el caso de Gualeguaychú que es insólito. En cinco meses no pudieron prepararse sanitariamente y hoy buscan a grito pelado que algún hotel les dé lugar. Se está al borde del colapso. Lamentablemente también el nuevo hospital dos veces inaugurado por Cristina -su líder política como repiten en cada sesión- no es más que una carcasa por ahora. Y obviamente, esta realidad ha desnudado definitivamente un sistema provincial de salud destruido.

Ahí deben poner las energías señores concejales. Y también en los controles que vienen siendo casi inexistentes, con capítulos graves como lo ocurrido en el Autódromo hace un par de días. Hay un Estado ausente que mira y con el dedo culpa a los otros. El camino es distinto: trabajar juntos con la comunidad, las entidades y la oposición. Estamos viviendo horas dramáticas. No hay resquicio para la soberbia, el discurso único y los personalismos.

También pueden poner énfasis en mejorar la comunicación institucional de la Municipalidad y el Hospital -que ya venían teniendo fallas severas-, pero los episodios coincidentes con la primera muerte de un vecino con coronavirus y la conferencia de prensa del viernes pasado han sido todo lo que no debe hacerse. Escuchen a la gente y se darán cuenta que sólo están llevando confusión a la comunidad.

Les pedimos otra cosa: que prioricen. Si todos los días las noticias hablan de que no hay lugares ni infraestructura para internar a nuestros vecinos ¿es necesario seguir gastando en Puerta del Sol, en terrenos como los adquiridos recientemente para un Parque Industrial Seco (existiendo predios en el PIG) y en otras cosas superfluas en momentos donde se nos van las vidas de nuestros familiares y amigos? ¿A nadie se le ocurrió prever estas cuestiones? Empatía y raciocinio solicitamos a nuestros pares.

Por último, quisiéramos reafirmar que en política “no todo vale”. Mentir no le resuelve los problemas a la gente. Estas últimas descalificaciones han sido un capítulo más de una serie de agravios que hemos debido aceptar por ser una minoría en el Concejo Deliberante. Así no se construye. Y perdemos todos. Por eso seguimos apostando al diálogo y a los consensos. La política debe ser un camino para que la gente viva mejor. Acontecimientos como éstos explican por qué la gente rehúye y descree de la política. Nos quieren trabajando unidos por ellos, no a cada uno de un lado de la grieta.

Para terminar -y a modo de resumen y reflexión- les recordamos una frase que la comunidad viralizó por las redes sociales: “Soberbia no mata Covid”.

Dejá tu comentario