Provincia | coronavirus | Covid-19

Entrerriano radicado en Catamarca reveló por qué no tienen casos de coronavirus

a estrategia de Catamarca intriga a todo un país. A más de 100 días de la aparición de la pandemia en Argentina, no registra ningún paciente. Omar Kranevitter, oriundo de Crespo, detalló las claves.

Mientras 23 provincias y Capital Federal se empeñan en reducir la cantidad de casos de coronavirus, para mantener una curva de contagio estable, Catamarca transita otra realidad: redoblan los esfuerzos sólo para sostener las medidas de las que supieron apropiarse y que les permiten ser la única provincia argentina sin casos. Para los ajenos es un misterio, para los locales es un resultado.

Así lo confirmó el crespense Omar Kranevitter, quien desde hace 40 años se encuentra vivienda en esa provincia: "No es casualidad que Catamarca no tenga casos", afirmó y explicó: "Sabemos que en algún momento va a ingresar el virus.

Pero mientras, se ha ganado tiempo para tomar todas estas medidas que nos arrojan en este presente. Hay acciones y factores que han incidido. Antes de que Nación dictara el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio, en la provincia ya se había dictado y regía la suspensión de toda actividad que implicara la reunión de personas, los eventos de concurrencia pública y masiva. Ya se había restringido la circulación y se habían establecido los recaudos de cuidado personal, con cumplimiento generalizado. Lo hicimos dos semanas antes.

Para cuando todo el país inició su Fase 1, llevábamos ya 14 días de fuertes controles y medidas especiales. Recuerdo que estábamos preparando con mucha emoción un Congreso Mariano por los 400 años del hallazgo de la imagen de la Virgen del Valle y en ese contexto esperábamos recibir a más de 50.000 personas de distintos puntos del país y naciones limítrofes, pero tuvo que ser suspendido", detalló a FM Estación Plus Crespo.

"Hubo prevención temprana", contó Kranevitter, al relatar que ya desde fines de febrero "se suspendieron cines, teatros, bailables, fútbol federado, todo lo que generara reunión de personas. Incluso 10 días antes del Aislamiento Obligatorio a nivel nacional, nuestra provincia había decretado el uso obligatorio del barbijo en la vía pública. Por entonces, se discutía si servía o no, como elemento de protección. Pero las autoridades del gobierno dijeron que el hecho de llevarlo colocado, además de poder llegar a protegernos, nos iba a mantener presente o recordarnos permanentemente que algo estaba pasando. Nos llevaba a la idea de que hay algo de lo que nos tenemos que cuidar. Coincido con esa perspectiva y en general, la comunidad lo tomó así".

Y continuó: "En los primeros días hubo mucho trabajo de concientización, a través de los medios de comunicación y brigada de colaboradores, respecto del distanciamiento social en los bancos y comercios. Salieron brigadas a la peatonal, a controlar a la gente que hacía fila en esos lugares y los invitaban a respetar el mínimo de un metro y medio entre persona y persona. Más acá en el tiempo ha habido incluso clausuras de comercios, donde se detecta que no se está cumpliendo el distanciamiento social. En las calles andaban los patrulleros con altoparlante y enviaban a sus domicilios a los que se paraban a conversar afuera. Hoy todo eso ya no se da. Aprendimos la importancia de cuidarnos unos con otros".

El crespense que llegó producto del servicio militar a Catamarca y luego se desempeñó en la función pública, teniendo actualmente un negocio del rubro seguros, sostuvo que el sistema sanitario de esa provincia "se ha preparado" y precisó: "Se construyó un hospital con 120 camas en Terapia Intensiva, que están listas y los agentes esperando cuando llegue, porque sabemos que en algún momento tendremos pacientes también".

El Covid-19 apareció primero en oriente y llegó a occidente a partir del viaje de los residentes en estas latitudes. Esa situación que significaba un potencial riesgo, fue rápidamente contenida por Catamarca, sobre lo cual Kranevitter indicó: "Se logró con control y medidas anticipadas. Antes del aislamiento nacional, el gobierno provincial se hizo del listado de migraciones y sabían en forma detallado, qué catamarqueños habían estado en diciembre de 2019, enero y principios de febrero de 2020, de viaje en destinos del exterior. En toda la provincia tenemos 400.000 habitantes, eso hace también que sea un número controlable y manejable. Nos conocemos, no era difícil llegar hasta quien había viajado y controlar que cumpla la cuarentena. Es más fácil si se compara con ciudades o provincias grandes, donde quizás se hace complejo ubicar a alguien". Felizmente, ninguno de los viajeros presentó síntomas.

Dejá tu comentario