País |

Estrelló su auto contra el ingreso a la Embajada de China e intentó derribar el portón

La policía halló una carta en el interior del vehículo en la que decía que la CIA es la culpable del coronavirus y que "necesita ayuda de la embajada china".

Un conductor de 24 años, identificado como Gastón Sanda, residente de la localidad bonaerense de Tigre, embistió esta noche el portón de ingreso a la Embajada de China, ubicada en el barrio Saavedra. El hecho ocurrió este lunes, cerca de las 20 horas.

Al llegar al lugar personal policial constató que el joven tenía intenciones de derribar el portón del ingreso a la embajada china. Frente a esa situación se pidió el arribo de bomberos y de la brigada de explosivos, además de la colaboración del Same Psiquiátrico.

El Subjefe de la Policía Federal Argentina se dirigió al lugar del hecho También representantes del Juzgado Federal N° 9, que intervino en la causa. El embajador no se encontraba en el lugar en el momento del incidente.

Sanda manejaba un auto marca Toyota, modelo Corolla y llegó hasta Av. Crisologo Larralde y Bucarelli, donde se encuentra la Embajada. Al impactar contra el portón generó la inmediata acción de la Policía que estaba custodiando el lugar.

El impacto contra el portón fue tan fuerte que accionó los airbag del auto, que terminó con la parte delantera completamente destruida.

Al revisar el auto la Policía encontró una carta que habría sido escrita por el mismo joven. Allí pone su nombre completo, el lugar donde vive y el teléfono. En ese mismo papel dice que es estudiante y aclara el supuesto motivo por el que llegó hasta ahí.

Embed

“Sé que la CIA es responsable por el Covid. Necesito ayuda de la embajada china”, dice el texto que fue encontrado en el interior del auto. Los integrantes de la brigada de explosivos revisaron el auto y no encontraron nada.

En un video que grabó hace poco a sus compañeros de la UBA, donde cursa la materia de ingeniera, les contó que la cuarentena le estaba afectando y relató un supuesto altercado que tuvo con una profesora. “Nunca me lastimaría ni haría nada. Estoy sano físicamente y de acá arriba”, dijo señalándose la cabeza.

Dejá tu comentario