Provincia |

Frigerio se diferenció de los miembros del PRO que abonan la grieta

En un encuentro con referentes de Paraná y el departamento, manifestó su preocupación por la situación del país ante la pandemia. Ubicó los problemas crónicos de la Argentina "en los últimos 70 años" y aseguró que no hay solución si la dirigencia política "no es capaz de ponerse de acuerdo".

El ex ministro del Interior, Rogelio Frigerio, encabezó un encuentro virtual con militantes y dirigentes del departamento Paraná, el que tiene “más intendencias y comunas” de Juntos por el Cambio.

En el encuentro, que abrió el senador Francisco Morchio y del que fueron parte los diputados Esteban Vitor y Juan Domingo Zacarías, el jefe de la coalición opositora en Entre Ríos advirtió que “hay cierta dirigencia que no toma conciencia del contexto extremadamente delicado que atraviesa el país”.

“Nunca la humanidad atravesó una situación como esta”, dijo y consideró que “una de las cuestiones más graves que vamos a tener que enfrentar cuando se corra el velo de la pandemia será la desigualdad”.

Puso el eje en la educación: “En una Argentina tan desigual, hay chicos como los míos que tienen alguna manera de acceso a la educación pero hay tantos chicos que no pueden acceder o porque la escuela pública no tiene la forma de dar clases o porque en la familia comparten un solo teléfono. A veces no tomamos real dimensión de esta crisis que nos agarra mal parados en una Argentina que viene de crisis recurrentes en los últimos 50 años por lo menos”.

Acuerdos o grieta

Desde su punto de vista, no hay solución por “la tremenda incapacidad de los dirigentes políticos de ponernos de acuerdo en cuestiones básicas. La grieta que se viene profundizando año a año es una valla para estos acuerdos, una restricción operativa para estos acuerdos, por eso es tan importante superar estas diferencias que a veces parecen irreconciliables”, aseguró.

Tras cuestionar la gestión de Alberto Fernández en distintos aspectos de la gestión económica (“no hay plan, no hay presupuesto”), convocó a “hacer ese esfuerzo de salir de esa grieta permanente en uno y otro lado”.

En este sentido, instó a “hacer una autocrítica de que nuestro gobierno no lo pudo lograr, faltó generosidad y hubo una cuestión equivocada respecto de lo que significa el poder y la política. Hacer política es ponerse en el lugar del otro, es la incomodidad de tratar de entender lo que el otro quiere, lo que el otro necesita. El gobierno de Cambiemos tendió a buscar la comodidad al encerrarse en sí mismo, al sobredimensionar las capacidades propias, al subestimar las capacidades de los otros”, criticó.

Por último, apostó a un triunfo en la provincia de Entre Ríos: “Se puede ganar en 2021, como ganamos en 2017; como estuvimos a punto de ganar en 2015 e hicimos una muy buena elección en el ballotage de 2019”, en rigor no hubo segunda vuelta. “Pero si no tenemos una lógica de construcción política que implique ampliar la base, ser generosos, intentar sumar y no convencernos entre nosotros mismos; si solo buscamos proteger algunos espacios de poder no vamos a poder transformar la realidad. Yo no quiero estar en un proyecto en el que no se tengan, por lo menos, grandes chances de dar respuestas a la gente”, manifestó. (Página Política)

Dejá tu comentario