Policiales |

Fue absuelto y en Casación se ordenó un nuevo juicio: ahora fue condenado

La jueza Alicia Vivian había dictado la absolución de Lucas Molina por el beneficio de la duda en julio de 2017. Había sido imputado por causar la muerte de Víctor Hugo Medrano y Fabiana Muñoz, en agosto de 2014 en el acceso a Gualeguaychú. La Fiscalía apeló esa sentencia y en un nuevo juicio recibió 2 años y 10 meses de prisión condicional.

El jueves 21 de agosto de 2014, Gualeguaychú se conmovía por el fatal accidente frontal que ocurrió sobre la avenida Luis Jeannot Sueyro, entre el automóvil Fiat Duna, conducido por Lucas Ariel Molina, y una motocicleta 150cc en la que se trasladaba el matrimonio de Víctor Hugo Medrano y Fabiana Muñoz.

La mujer de 46 años, empleada del Servicio Penitenciario de Entre Ríos, falleció en el acto, mientras que su pareja, un ex comisario de 54 años, sufrió lesiones de gravedad y fue trasladado al Hospital, donde murió horas más tarde.

Muñoz falleció como consecuencia de un fuerte golpe en la base del cráneo, a pesar de haber tenido el casco colocado. Además se le constataron varias quebraduras por haber salido despedida del rodado. Las lesiones en Medrano también fueron determinantes, y a pesar de los esfuerzos médicos para mantenerlo con vida, murió al mediodía del día siguiente a la tragedia.

Molina, en su indagatoria, señaló la aparición de un tercer vehículo, que ingresó de forma imprevista a la avenida por calle Marcelo T. de Alvear, originó su mala maniobra, que terminó con el impacto en los motociclistas. Molina había salido de su trabajo en el Parque Industrial y tras el accidente se realizó todos los estudios a los que fue sometido, entre ellos el de alcoholemia, que arrojó resultados negativos.

Casi tres años después de ese terrible accidente, se realizó el juicio por homicidio culposo doblemente calificado contra Lucas Ariel Molina. La jueza a cargo del debate fue Alicia Vivian, que tras las audiencias decidió absolver al imputado por el beneficio de la duda. La magistrada entendió que la Fiscalía no pudo probar que el joven haya transitado con exceso de velocidad como lo decía la pericia accidentológica, sino que la tragedia se desencadena a causa del tercer auto que de forma negligente se atraviesa en el camino de Molina y lo obliga a realizar una maniobra brusca.

Obviamente que esta sentencia no satisfizo a la Fiscalía, integrada por la fiscal Martina Cedrés y Lisandro Beherán, y por ello se recurrió a la Cámara de Casación. Ellos consideraron en el recurso que la jueza, "en unos pocos desprolijos párrafos" y "de modo simplista, voluntarista, ilógico y en definitiva arbitrario" había tirado por la borda el peritaje fundamental practicado en la causa (el accidentológico), sobre el cual se había sustentado la tesis acusatoria, y que demostraba que el imputado venía conduciendo con exceso de velocidad, que no había logrado controlar su vehículo, que cruzó la doble línea amarilla divisoria e invadió el carril contrario, y que chocó de frente con la moto y provocó la muerte de sus dos ocupantes.

En Casación, el recurso fue favorablemente acogido y por unanimidad los jueces decidieron el 13 de febrero de 2019, anular la sentencia de Vivian y reenviar la causa nuevamente a Gualeguaychú para que se designe otro magistrado para realizar un nuevo debate. Hugo Daniel Perotti, uno de los tres miembros del Tribunal de Casación, entendió que la decisión de Vivian de apartar el informe accidentológico y no tener en cuenta el testimonio del perito Irigoytía (con casi tres décadas de carrera en la Policía, 25 de ellos en la División Criminalística) implicaba una arbitrariedad que descalificaba a la sentencia.

Por ello, días atrás se realizó un nuevo juicio, que esta vez estuvo presidido por Mauricio Derudi. Si bien la sentencia no está firme y es muy posible que el abogado defensor Fabián Otarán recurra a Casación, el magistrado condenó a Lucas Molina (de 23 años y sin antecedentes) a la pena de 2 años y 10 meses de prisión de ejecución condicional y 6 años de inhabilitación especial para conducir cualquier tipo de vehículo con motor, por el delito de homicidio culposo agravado por la conducción imprudente y antirreglamentaria de un vehículo automotor.

De esta forma, Molina se convirtió en el condenado 50 en lo que va del año. De todas estas sentencias dictadas a lo largo de 2019, 20 de ellas han sido penas de prisión de efectivo cumplimiento y el resto de prisión de ejecución condicional.

Dejá tu comentario