Ciudad | Hospital Centenario | coronavirus | Gualeguaychú | Salud

Fuerte aumento de casos, una nueva sala y la palabra de profesionales mal pagos

Son quienes más expuestos están al virus en todo el sistema de salud. Conforman el equipo de la unidad crítica de Covid, formada durante estos largos cinco meses. Casi todos venían trabajando juntos en la terapia intensiva del nosocomio. La falta de especialistas y los malos sueldos vuelven a sobresalir como demandas sectoriales. "Puede colapsar el sistema: de hecho, estamos haciendo todo esto porque empieza a colapsar", alertó Juan García, jefe de la sala.

Por Luciano Peralta

Son siete los muertos confirmados por coronavirus en Gualeguaychú. Los fríos números nos dicen que esta realidad es positiva (en términos estrictamente estadísticos, claro) si se considera que por la sala crítica de Covid del Hospital Centenario ya pasaron algo de 116 personas. Todos considerados dentro del grupo de riesgo, ya sea por la edad o por tener alguna patología previa.

Por la sala crítica de Covid del Hospital ya pasaron más de 100 personas

Detrás de los números hay un equipo de trabajo que, en gran medida, es la continuidad del que venía estando a cargo de la terapia intensiva convencional. Parte de dicho equipo accedió a charlar con ElDía, no sólo de los títulos que deja la pandemia diariamente, sino también de lo que no suele ser tapa, como los malos salarios y la precarización de una especialidad tan crucial para un sistema de salud como es la terapia intensiva.

Juan García es el jefe de la Unidad de Terapia Intensiva (UTI), rebautizada actualmente como Polivalente (“no Covid”) y coordinador, junto a Mariel Giménez y Jorge Montiel, del área crítica de Covid (la ex Sala 3).

“Hace dos semanas venimos teniendo un alto grado de testeos, aproximadamente 80 por día. Y entre 20 y 30 positivos diarios”, expresó. “Esperemos que esto no siga aumentando”, deseó con la voz quebrada, a las 6.05 de la mañana de este viernes, justo después de una guardia.

TERAPIA-3.jpg

En las últimas horas se puso en funcionamiento una nueva sala para pacientes Covid considerados leves. Lo adelantó el jefe de área a ElDía. La ex Sala 4 -para post quirúrgicos- fue trasladada a las instalaciones del Hospital Bicentenario. En tanto, esa sala pasó a ser una nueva unidad para coronavirus, con “capacidad entre 14 y 16 camas”, informó el médico.

Preocupación y alerta

“Los dos hoteles (el Embajador, con 44 camas, y Ata-Má, con 20) tienen un alto grado de ocupación. Además, hay 250 pacientes a los que se los controla en forma remota. A esto hay que agregarle la capacidad de los privados: Pronto tiene un piso con 12 camas; San Lucas cuenta con capacidad para 14 pacientes y el Jeannot Sueyro, con 10 camas. En todos los casos, para situaciones que no son graves. Así y todo, hay que crear más unidades porque la demanda crece en forma significativa”, alertó García.

En esta misma línea, advirtió: “La actual situación nos preocupa realmente, puede colapsar el sistema: de hecho, estamos haciendo todo esto porque empieza a colapsar”.

Contagiados y mal pagos

Emilce Morales es licenciada en enfermería y está a cargo del equipo de enfermeros de la sala crítica de Covid (alrededor de 15 personas). Al igual que los coordinadores Jorge Montiel y Mariel García, y otros dos médicos de la sala, a fines de julio se contagió coronavirus haciendo su trabajo. Comenzó con pérdida del gusto y del olfato, congestión nasal y mucha fatiga.

“Los síntomas fueron progresivos, pero para el séptimo, octavo día, empecé a sentirme mejor. Lo que sigo teniendo en algunas situaciones es disnea respiratoria”, compartió a ElDía. “Nosotros tenemos nivel 3 de EPP (equipo de protección personal)”, remarcó del otro lado del teléfono. Y enumeró: “camisolín, con el cual se transpira muchísimo, terminamos con los uniformes todos mojados, sobre todo cuando se trabaja en reanimación del paciente; barbijo N 95; antiparras, máscara facial, cofia, botas, doble par de guantes”.

terminamos con los uniformes todos mojados, sobre todo cuando se trabaja en reanimación del paciente

Por otro lado, la profesional marcó el “déficit de enfermero de estado crítico”, un recurso escaso a nivel país. “El enfermero de estado crítico tiene mucho tiempo de formación, es una especialidad compleja. Sabemos que la gran mayoría de los enfermeros hace doble jornada laboral (16 horas), entre el público y el privado. Por lo tanto, es difícil encontrar ese recurso. Y si bien hubo varios meses de capacitación -durante la pandemia-, el área es muy compleja. Lleva tiempo la formación”, marcó la profesional, quien también complementa su sueldo con el de docente universitaria.

TERAPIA-5.jpg

Es una actividad que está muy mal paga”, expresó, con absoluta franqueza. La misma que puso de manifiesto otro de sus compañeros de equipo, Jorge Montiel.

Montiel es uno de los dos neumonólogos del Hospital (el otro es Adolfo Weimberg), y tiene más de 20 años de experiencia en terapia intensiva. “Empecé con tos seca un domingo, y el lunes con una febrícula de 37,5 grados de temperatura”, contó sobre los efectos del Covid en él. “Lo que más me afectó fue la cefalea”, marcó.

“La del terapista es una especialidad muy ingrata en términos de estrés y del desgaste que genera. Y está mal paga, por lo que el médico llega a los 60 años y debe seguir haciendo guardias para vivir. Si el Estado no toma cartas en el asunto para cambiar estar realidad, en algunos años no va a haber gente que haga terapia intensiva”, alertó el coordinador del sector que este viernes tenía seis de sus diez camas ocupadas.

"La del terapista es una especialidad muy ingrata en términos de estrés y del desgaste que genera. Y está mal paga"

“Cuando nos pasó de estar aislados (fueron 4 bajas al mismo tiempo) la sobrecarga para nuestros compañeros fue muchísima. Y es un área en la que se demanda mucho. Por ejemplo: nos pasa que a algunos pacientes debemos colocarlos boca abajo, para mejorar la oxigenación. Algunos pueden colaborar y otros no”, diferenció. Y con otro ejemplo puso en evidencia la consideración del país -algunos gobiernos más, otros menos- hacia la salud pública: “Yo cobré, por única vez, el plus de 5 mil pesos, cuando los empleados del Congreso de la Nación cobraron 70 mil pesos. Eso genera indignación entre los trabajadores de la salud”, remarcó, entre otras cosas.

Dejá tu comentario