País | Judiciales | rugbiers

Guarino llegó a declarar llorando y agarrándose la cabeza

Es, junto a Alejo Milanesi, uno de los dos acusados que fue dejado en libertad. La fiscal los imputara por "homicidio doblemente agravado por el concurso premeditado de dos o más personas y la alevosía" de Fernando Báez Sosa.

Los dos rugbiers que fueron liberados hace diez días pero continúan vinculados a la causa por el crimen de Fernando Báez Sosa comenzaron a ser indagados nuevamente este jueves al mediodía bajo la acusación de haber sido partícipes necesarios del homicidio.

Se trata de Alejo Milanesi y Juan Pedro Guarino, a quienes la fiscal de Villa Gesell, Verónica Zamboni, les ampliará la declaración para imputarles los delitos de "homicidio doblemente agravado por el concurso premeditado de dos o más personas y la alevosía" y también las "lesiones leves" que sufrieron los amigos de Fernando.

Antes de ingresar a la sede judicial, las cámaras de televisión captaron a Guarino agarrándose la cabeza y llorando mientras hablaba con su padre y con Hugo Tomei, su abogado defensor. Si bien el 10 de febrero último ambos rugbiers fueron beneficiados con el cese de la prisión preventiva y por eso quedaron libres, siguen siendo imputados.

El miércoles, Zamboni amplió las indagatorias de los otros ocho rugbiers que están detenidos en el penal de Dolores acusados de los mismos delitos aunque en calidad de coautores. Los ocho cuestionaron a la fiscal del caso, a quien acusaron de haberles mentido porque no les dejó leer los cargos en su contra y dijeron que están condenados por los medios y por la sociedad. También denunciaron que están siendo amenazados por otros presos en la cárcel que les dicen que los quieren violar.

Si bien ninguno de ellos declaró formalmente sobre lo ocurrido la madrugada del 18 de enero pasado frente al boliche Le Brique, en pleno centro de Villa Gesell, y se negaron a responder preguntas, los ocho hablaron por primera vez en el marco de la causa en su indagatoria ante la fiscal Zamboni y el juez de Garantías David Mancinelli

Fuentes judiciales aseguraron a Télam que antes de comenzar la audiencia, Tomei pidió en primer término que las indagatorias sean grabadas, lo cual fue rechazado por la fiscal. Tras ese planteo, el letrado solicitó que estuviera presente el juez Mancinelli, lo que generó una demora en el inicio de la ronda de declaraciones por más de cuatro horas.

El primero en declarar fue Máximo Thomsen y luego lo hicieron Ciro Pertossi, Blas Cinalli, Enzo Comelli, Ayrton Viollaz, Luciano Pertossi, Matías Benicelli y Lucas Pertossi. Tras las indagatorias, los ocho rugbiers fueron trasladados nuevamente a la Alcaidía de la Unidad Penitenciaria 6 de Dolores.

Embed

Dejá tu comentario