Política | Gustavo Bordet

Gustavo Bordet, en los cimientos del gobierno de Alberto Fernández

Cinco mandatarios provinciales constituyen para el futuro presidente la base para "construir la gobernabilidad" en el período que se inicia el próximo 10 de diciembre. En esa primera línea aparece el entrerriano.

Los gobernadores serán los cimientos sobre los que comenzará a construir la gobernabilidad de su gestión. Pero no todos tendrán el mismo rol en el universo del presidente electo. Alberto Fernández se respaldará especialmente en cinco de ellos, que serán los protagonistas de la base de sustentación federal que buscará poner en marcha a partir del 10 de diciembre.

Según La Nación, allí en esa primera línea figura Gustavo Bordet junto a Juan Manzur (Tucumán), Omar Perotti (Santa Fe), Axel Kicillof (Buenos Aires) y Sergio Uñac (San Juan). Son los elegidos para ordenar la discusión con las provincias. Con ellos Fernández mantiene línea directa. “Su relación es con Alberto. Lo llaman y él los recibe”, graficó uno de sus hombres de confianza.

Fernández quiere que los gobernadores sean el centro de su gestión. Por eso, antes del cierre de la campaña, firmó un acta compromiso con casi todos los mandatarios peronistas para crear la mesa Provincias En Red, con reuniones periódicas entre los gabinetes provinciales y nacionales, para relanzar las economías regionales y diseñar una agenda de desarrollo federal. “Será una capital itinerante”, anticipó uno de sus principales colaboradores.

A los cinco que componen la punta de lanza de Fernández se les suman otros 10 gobernadores peronistas y aliados que completan el universo de apoyos y contrapesos que le servirán para ordenar la discusión con el kirchnerismo más duro.

En ese grupo están Mariano Arcioni (Chubut), Sergio Ziliotto (La Pampa), Gerardo Zamora (Santiago del Estero), Jorge Capitanich (Chaco), Ricardo Quintela (La Rioja), Raúl Jalil (Catamarca), Gildo Insfrán (Formosa), Alberto Rodríguez Saá (San Luis), Alicia Kirchner (Santa Cruz) y Gustavo Melella (Tierra del Fuego).

Del otro lado estarán los cuatro mandatarios de Juntos por el Cambio: Horacio Rodríguez Larreta (Capital), Gerardo Morales (Jujuy), Rodolfo Suárez (Mendoza) y Gustavo Valdés (Corrientes), los que desplegarán una oposición “constructiva”. Sin formar parte de este grupo, aunque con una relación distante e “institucional”, aparece el cordobés, Juan Schiaretti, único gobernador peronista que no acompañó a Fernández durante la campaña.

El problema lo va a tener él con el resto de los gobernadores. Córdoba siempre se sentó a la cabecera de la mesa, eso no pasará, se ha adelantado.

Aquellos que acompañan a diario al mandatario electo describen que la relación con Schiaretti está “rota” porque “jugó en contra” e hizo todo lo posible para que ganara Mauricio Macri. Pese al enojo, cerca del futuro jefe del Estado aseguran que no habrá discriminación.

“El problema lo va a tener él con el resto de los gobernadores. Córdoba siempre se sentó a la cabecera de la mesa, eso no pasará”, describieron allegados al exjefe de Gabinete.

No será el único que tenga inconvenientes con los nuevos habitantes de la Casa Rosada. Larreta, quien aparece como el “heredero natural” de Macri, también deberá prepararse para una relación distinta.

Es que con el bloque de 18 legisladores que tiene en la Legislatura porteña Fernández aspira a transformar al peronismo en una “oposición en serio”. “Le vamos a ver la firma hasta de los vales de la nafta", exageraron cerca del mandatario electo, aunque fueron firmes para dejar en claro el mensaje. Con Morales y Valdés, en tanto, la relación será “institucional”. (Fuente: Página Política)

Dejá tu comentario