Deportes | Central Entrerriano | Gualeguaychú | Juventud Unida | Torneo Federal

Hace seis años, Central Entrerriano ganaba la Liga Provincial y ascendía al Federal

Hace seis años, en un inolvidable cuarto juego sobre Juventud Unida, en un estadio Decano colmado con las de 2200 personas, el Rojinegro selló su título y el ascenso al Torneo Federal con un triunfazo 87-71.

La Liga Entrerriana 2014 será recordada por muchos aspectos que hicieron de ese torneo provincial, uno de los mejores del país y con muchas miradas puestas sobre lo que ocurrió a lo largo del torneo.

Por única vez fueron 16 equipos los que tomaron parte de la competencia, dividiéndose los equipos en dos zonas de 8 equipos, que jugaron una instancia regular todos contra todos y luego se midieron en playoff desde octavos de final.

Para Gualeguaychú fue muy importante porque los cuatro equipos de la ciudad estuvieron en competencia y dos de ellos, Central Entrerriano y Juventud Unida, llegaron a una inédita final, donde los Rojinegros ganaron 3-1 la llave para volver a la instancia nacional, ascendiendo al Torneo Federal.

Para Central, esa Liga Entrerriana fue la vuelta a la competencia oficial luego de cinco aciagos años, con el club inmerso en una fuerte crisis económica e institucional. Con la nueva dirigencia encabezada por Alejandro Briozzo, se resolvió apostar fuertemente al deporte que le ha dado entidad a la institución en su rica historia.

El uruguayo Juan Carlos Cordatti fue el encargado de conducir al plantel, que tuvo en Gabriel Díaz a su estandarte dentro y fuera de la cancha, muy bien rodeado de jugadores importantes como Martín Pascal, Maximiliano Morel y Juan De Dios Cansina, que sumados a un tremendo Erick Topino, que llegó en silencio y terminó convirtiéndose en figura excluyente del torneo, el riojano Duilio Contreras, otro de perfil bajo que rindió muchísimo y un buen aporte de los jugadores del club, como los juveniles Tomás Arébalo, Juan Pablo Esnaola y Nahuel Noguera, los hermanos Rodrigo y Facundo Uccelli, Emanuel Riolfo y Diego Braslavsky, terminaron armando un equipo largo y que respondió ante las exigencias.

Central fue el primero de su zona y en octavos de final derrotó a Progreso de Santa Elena en dos partidos, en cuartos de final, en una serie difícil de olvidar, sacó de competencia a su archirrival, Racing, con dos victorias ajustadas y celebradas como si fuera el mismo campeonato.

central-2014.jpg

En semifinales no dejó ninguna duda ante un sorprendente Sarmiento de Villaguay, a quien barrió en tres juegos para llegar a la final ante un encumbrado Juventud Unida, que desde abajo fue sacando rivales del camino, venciendo a Ferro de San Salvador, al otro candidato, Huracán de Villaguay en cuartos y a un siempre combativo BH de Gualeguay en semifinales.

La llave final comenzó con dos victorias centralistas en el José María Bértora, el primero 86-79 con 31 del Loco Topino como principal goleo, en el segundo el triunfo de Central fue 95-74 con Martín Pascal luciéndose con 26 puntos. Juventud reaccionó en el tercer partido jugado en el Lucio Martínez Garbino, con Matías Mammarella (26 puntos) como gran figura el Decano ganó 77-75 y mandó la serie al cuarto juego, donde Central no dejó dudas y se quedó con el título y el ascenso. Fue 87-71 con 19 de Contreras, 15 de Gaby Díaz, 13 de Topino y Pascal y 12 del Pollo Morel.

Dejá tu comentario