Ciudad | El Clima

Hernández: "Los cambios climáticos están atados a la locura de alcanzar producciones récord"

El ex director de Defensa Civil y referente en clima, Daniel Hernández, habló sobre la pronunciada bajante y posterior crecida, más de dos metros en menos de 24 horas, el desmonte y el cambio en el modelo de producción agrícola. Señaló que los vientos y la rotación de los mismos son frecuentes en los cambios de estación.

Calificó a la bajante del río como extrema con una marca, el lunes, de 54 centímetros, quedando el cauce del arroyo Munilla “seco”, por la falta de “lluvias en la cuenca hasta que llegaron las precipitaciones del martes primero, luego de la del 9 de septiembre con un registro de 46 mm”. Y la “incidencia de un viento de cuadrante norte que se mantuvo 4 días con alta intensidad”. Además de escasas “lluvias en la cuenca del Uruguay y el viento del norte que sacó agua del río”.

Señaló que “cuando cambió el viento, produjo una leve sudestada que se mantendrá hasta el viernes, estimándose que la altura del río, según medidores que tiene instalados el municipio, alcanzaría los 2.70 metros”. Opinó que puede “registrar alguna variable en lo que a intensidad de los vientos se refiere en el río Uruguay, pero no alteraría los datos que se manejan desde el hidrómetro”.

Denominó a la bajante y posterior subida del río en tiempo récord como “política argentina, algo pendular, es decir, pasar de un extremo al otro en nada. De una sequía terrorífica a inundaciones en un cortísimo lapso”.

Sobre lo que puede llegar a pasar en el verano, indicó que “resulta aventurado arriesgar un pronóstico y por eso no lo hago”. Contó que “vivimos en una condición de Niño Neutro, pero el clima ya no responde tanto a los fenómenos de una corriente Niño, como pasaba, 20 años atrás, tomando fuerza y protagonismo otras variables como el uso del suelo para la explotación agropecuaria que aumenta la concentración y velocidad del agua hacía el río, cambios en los patrones de lluvias que responden a un cambio climático atado al capitalismo, al ir corriendo detrás de la superproducción”. Aseguró que ese “síntoma de cambio climático es el que está generando efectos nocivos”.

El cambio climático

A nivel global, dijo que China y USA, potencias que “apuestan a la súper producción, les importa poco y nada el resto del mundo, en una carrera de la que no se sale fácil, y desintoxicar la atmósfera va a ser muy difícil”. Se mostró esperanzado en que algún día, el “mundo se dé cuenta que la plata no se come y que tenemos que cuidar la Casa Grande”.

Fenómenos propios de los cambios de estaciones

El especialista dijo que en “cada cambio de estación se dan, cuando pasamos de verano a otoño y de invierno a primavera, con fuertes vientos. Se trata de algo normal y que no responde a un fenómeno extraño”.

Opinó que, aun con precipitaciones menores, pueden “darse repuntes chicos, pero repuntes al fin por la velocidad del escurrimiento de las aguas, producto del desmonte de lo poco que quedaba en la cuenca, producto de la siembra directa y de una serie de cambios en el uso del suelo por parte de la producción agropecuaria”.

Recordó que hasta la década del 80 y principios de los 90, llovía la misma “cantidad y la rotulación de los suelos por arado, rastra, disco y demás implementos agrícolas, además de una mayor cantidad de superficie con montes, valles de inundación, bañados, campos bajos, provocaban que el agua tardara mucho más en llegar del lugar adonde había caído hasta los arroyos y desde los mismos hasta el río. Tardaba entre 8 y 10 días y ahora demora solo tres, con el valor agregado de que toda el agua llega junta en un volumen mucho mayor que en las décadas mencionadas”. A modo de ejemplo dijo que “no es lo mismo vaciar un balde de 10 litros con una jarrita que darlo vuelta y volcarlo”.

El dragado del río

Se ha hablado y mucho de que solucionaría los problemas de inundaciones tan frecuentes. Al respecto, Hernández señaló que “podría ayudar en algún punto”. Recordó que “ existe un proyecto elaborado en la municipalidad que contempla el dragado en algunos puntos del río, aunque los volúmenes de agua a evacuar no pasarían tanto por la limpieza y canalización del cauce del río”.

Dejá tu comentario