Ciudad |

Hormaechea duro con Ayastuy: "nunca se preocupó cuando agredieron a los policías"

El Jefe de la Departamental de Gualeguaychú habló sobre las denuncias que refieren a apremios ilegales y falencias de infraestructura en el penal de la Jefatura. Dijo que se ajusta y trabaja a derecho y lamentó que Matías Ayastuy no se haya preocupado por la salud de los funcionarios que fueran  atacados en el Barrio La Cantera y de personas que han sido víctimas de delitos.

El Comisario Mayor Cristian Hormaechea, consultado por ElDia, señaló que “como institución estamos ajustados a derecho, cada vez que desde el Ministerio Público Fiscal nos han solicitado alguna medida, prueba o documento, hemos elevado los informes correspondientes”.

En cuanto a los artículos periodísticos que hablan de apremios y golpes en el interior de la Jefatura o en las comisarías, el Jefe policial remarcó que “cada dependencia policial cuenta con cámaras en cada rincón y cada vez que desde la Fiscalía se pidieron registros fílmicos se otorgaron los mismos”.

A su vez, Hormaechea sostuvo que “la Justicia no se ha expedido, no sé cuál es el estado de la causa, y en todo caso la que debería informar es la Fiscalía si es que existen elementos como para hacer un juicio como el que está manifestando este señor de los Derechos Humanos del Municipio”.

Consultado sobre si Ayastuy se interesó por la salud de los policías agredidos en el barrio La Cantera, el jefe Departamental respondió que “jamás llamó para saber cómo se encontraban los funcionarios, como tampoco por otros dos funcionarios que terminaron lesionados en la noche de ayer, o para averiguar de las personas que han sido víctimas de delitos”, añadiendo que “el funcionario a cargo de Derechos Humanos en el municipio sería un excelente abogado defensor de quienes perpetran delitos”.

Sobre el estado de la Alcaidía de la Jefatura y el estado de la misma, Hormaechea dijo que “se trata de un tema de larga data, una estructura del año 1875 que ha sufrido una serie de mejoras a lo largo de más de cien años, pero ninguna como para dejar el edificio en condiciones”. Referente a la alimentación de los internos que allí se encuentran y que nunca bajan de 12 personas, llegando a tener 25 en alguna ocasión, informó que “no tenemos ninguna partida asignada para la alimentación de las personas que por distintos motivos quedan alojadas en la Alcaidía, tampoco tenemos en la Jefatura un nutricionista que les pueda preparar una dieta rica en proteínas. Es así que de la misma partida que viene asignada para la comida del personal, con un gran esfuerzo de los funcionarios que manejan la logística de la Jefatura, se les brinda racionamiento a los detenidos que están a disposición de la Justicia, no de la policía”, agregando que “se les brinda almuerzo, cena y lo que demandan durante el día como merienda”.

Hormaechea mencionó que “el menú que comen las personas que están detenidas es el mismo que el del Jefe de Policía y el personal policial”. También expresó que “si las personas que están alojadas por disposición de la Justica no están conformes con lo que se les otorga, tienen la posibilidad de pedir por intermedio de su abogado defensor un pase a una Unidad Carcelaria, que yo sepa nadie ha pedido un pase, lo que nos lleva a pensar que tan mal no están”.

El Jefe de Policía recordó una acordada del Superior Tribunal de Justicia que indica que “una persona no puede estar más de 30 días detenida en una Jefatura y que pasado ese lapso debe ser trasladado a una Unidad Penal, sin embargo los abogados hacen presentaciones para evitar que se los traslade a los 30 días”.

Con respecto a los colchones y mantas que se les entrega a los detenidos señaló que son “permanentemente destrozados de manera intencional para tapar los desagües cloacales, generar un disturbio en el pabellón, además, en ocasiones, de utilizarlos para higiene personal cuando hacen sus necesidades fisiológicas. Lo hacen también con pedazos de los colchones obstruyendo los caños, razón por la que tenemos que pedirle colaboración en forma permanente a la gente de Obras Sanitarias de la Municipalidad para poder destapar las cañerías, encontrando en las mismas restos de colchones y mantas”.

En cuanto a la higiene del penal, dijo que “es una tarea que le corresponde a las personas que se encuentran alojadas en ese momento y no los funcionarios. Todos los días a las 7.30 de la mañana se les entrega los elementos para que efectúen la limpieza, entrega que queda registrada en la cámara fílmica. Y ante estas denuncias públicas tomamos la decisión de que “cada vez que los internos se nieguen o no cumplan con la fajina se les informa la novedad al Defensor Oficial y al Fiscal de Turno”.

Consultado sobre si existe malestar en las filas policiales, Hormaechea respondió que “por supuesto que están molestos, máxime en tiempos como los que nos toca vivir, donde a las tareas habituales se sumaron muchas más, sin embargo el Policía siempre está disponible”.

Dejá tu comentario