Provincia |

Indignación por la celebración de un casamiento en una iglesia entrerriana

En la iglesia San Miguel de Bovril, se realizó un casamiento este fin de semana, a pesar de que la celebración se encuentra prohibida debido al avance de la pandemia de coronavirus. Si bien en la localidad no se registró hasta el momento ningún caso positivo, el virus se encuentra en plena expansión en Entre Ríos.

La unión matrimonial trascendió a través de las redes, incluso a partir de los propios asistentes, y el hecho causó indignación entre muchos bovrilenses.

Si bien cuentan testigos que se mantuvo el distanciamiento social, la ceremonia no tenía autorización, al menos de la comuna. Se desconoce si el Arzobispado dio luz verde para que se llevara a cabo la ceremonia religiosa clandestina.

La versión oficial

El jefe comunal, Fabián Valenzuela, dio su versión de los hechos desde su muro de Facebook: "Antes los sucesos recientes donde en la iglesia San Miguel de Bovril se llevó a cabo un casamiento, debo aclarar que hace una semana recibí de parte del Director de Prevención y Seguridad municipal el planteo del cura párroco (se trata de Gustavo Olmo) pidiendo autorización para realizarlo. Lo cual fue una respuesta de un no rotundo".

"Las razones que pueden tener la mayor justificación espiritual se encuentran fuera de las autorizaciones dadas en el ámbito de la localidad de Bovril, donde el poder de policía recae en este intendente, no siendo válido ningún protocolo que se intente interpretar", indicó en su escrito y agregó: "Ante la sorpresa de su realización, le he solicitado al Jefe de Policía local de la Comisaría N° 16 Bovril que actúe según las normas vigentes, más allá de los descargos que cada una de las partes tenga derecho a realizar".

Remarcó que la decisión se tomó "en consonancia y en equidad con todos los eventos sociales o actividades que no se encuentran autorizadas y que han sido debidamente denunciadas por mí en su momento".

"Aprovecho para solicitar una vez más tolerancia, solidaridad y respeto al otro en un momento donde la pandemia y la posibilidad de contagiarnos está a un paso. Evidentemente, no es un problema de controles de ingresos solamente, sino de controles de conductas sociales solidarias", culminó el mandatario municipal.

Cuestionamientos en redes

Mientras tanto, el malestar en la feligresía local se expresó en redes sociales. Una mamá relató que hace unos días pidió una misa para la noche del sábado, la misma del casamiento de la polémica, en memoria de un familiar fallecido; que le fue negada con el argumento de que la ciudad está bajo aislamiento social.

Dejá tu comentario