Mundo |

Investigan protocolos ante la muerte de un obrero que trabajaba para UPM

Una delegación del Sunca viajará este lunes hasta el lugar para analizar la situación.

Guillermo Colman, de 60 años, era obrero de la empresa Berkes que trabajaba en la planta de UPM II. El trabajador, oriundo de Montevideo, estaba realizando tareas de hormigón cuando sufrió un paro cardíaco. Daniel Diverio, presidente del Sindicato Único de la Construcción y Anexos (Sunca) dijo que "no se trató de un siniestro".

De todos modos, hoy se analizará en el lugar cómo fueron los hechos y si se respetaron los protocolos. Según denunció la mesa intersindical de Durazno en las instalaciones no había asistencia inmediata, desde el Sindicato de la Construcción (Sunca) se afirmó a Subrayado que la emergencia móvil demoró más de media hora en llegar, ya que tuvo dificultades para localizar la planta.

Al conocerse la noticia se resolvió un paro el sábado y domingo en el lugar y desde este lunes se realizarán jornadas de asambleas permanentes, hasta tanto no se avance en negociaciones con la empresa en temas de seguridad laboral. Asimismo, una delegación del Sunca viaja desde Montevideo hasta la planta para reunirse con autoridades de UPM para interiorizarse de lo sucedido.

Según informó Durazno Digital, en las últimas horas la Intersocial del departamento emitió una carta dirigida a la empresa finlandesa y al gobierno nacional, ya que desde un comienzo se ha solicitado tener en el lugar una instalación de primeros auxilios acorde a los riesgos de salud inminentes que todos los trabajadores corren e incluso visitantes en una obra de gran porte.

Demandan a las autoridades de la empresa UPM II, del Poder Ejecutivo nacional y al intendente departamental de Durazno la más pronta instalación de una unidad de emergencia dentro de la planta con el diálogo necesario, maduro, consciente y urgente para salvar esta demanda por los compañeros/as del Sunca, visto la gravedad y los riesgos inminentes de salud que corren todas las personas que transitan por la obra.

Los trabajadores de la construcción afiliados al Sunca eligieron a las nuevas autoridades. El proceso electoral, en el que participaron más de 24.000 trabajadoras y trabajadores, culminó este fin de semana luego de tres días de votación en todo el país. Se votó en todos los locales sindicales y con urnas que recorrieron las obras y centros de trabajo.

Se eligieron las direcciones departamentales de rama, el Consejo Directivo Naiconal del Sunca, y otros organismos de contralor. «Esta participación de miles muestra la democracia real de nuestro sindicato, el compromiso de las y los trabajadores, que es lo que hace fuerte al Sunca», señaló en un comunicado Marcelo Díaz, responsable de prensa y propaganda del sindicato. Votaron trabajadores de la construcción civil, peajes, hormigón, extractiva, cerámica, las y los desocupados y las y los jubilados, en todo el país. Una vez que finalice el escrutinio se difundirá el resultado. (La República)

Dejá tu comentario