Ciudad | ElDía desde Cero

José Taffarel defendió al rugby: "La conducta no viene del club, sino de la sociedad y la familia"

Tras los cuestionamientos al deporte tras el asesinato que cometieron en manada un grupo de rugbiers en Villa Gesell."Ningún club le inculca a los jugadores que peguen en grupo", afirmó el referente del rugby local.

El brutal asesinato de Fernando Báez Sosa en manos de un grupo de rugbiers tras la salida de un boliche de Villa Gesell puso una vez más sobre la mesa el rol del deporte en el comportamiento de la decena de jóvenes que le quitaron la vida en grupo a alguien más.

En este sentido, una auténtica leyenda del rugby de Gualeguaychú habló y defendió al deporte que no sólo practica sino que se ocupa de transmitir a nuevas generaciones a partir de su rol de entrenador.

“El hecho acontecido en Villa Gesell me angustia, pero no sólo por el rugby sino por la humanidad, porque esto tiene que ver con la sociedad en la cual nos manejamos. También siento angustia por el chico asesinado, porque uno se pone en el lugar de padre y se quiere morir. Y también me angustio si pienso en los padres de los otros chicos”, afirmó José Taffarel, símbolo del rugby en Gualeguaychú, quien considera injusto que se culpe del hecho al deporte en sí: “Muchas veces tratamos de generalizar un poco las situaciones que tienen que ver con el rugby, pero muchos no conocen que el rugby tiene principios morales muy estrictos aplicables dentro del campo de juego”.

Por esto mismo, el jugador y entrenador subrayó que culpar al deporte por el comportamiento irracional de un grupo de diez personas es injusto: “Muchas veces tratamos de generalizar un poco las situaciones que tienen que ver con el rugby, pero muchos no conocen que el rugby tiene principios morales. Aun así, la formación de conducta no viene de lo institucional, sino que muchas veces viene de la sociedad y la familia, por eso es una cuestión que nos involucra a todos, no sólo al rugby”, reprochó en una charla con ElDía desde Cero, quien inmediatamente agregó: “En el rugby no se les inculca que por ser grandotes se lleven por delante a todo aquel que sea más chico que él. Eso tiene que ver más con la educación que viene de la casa”.

“Somos muy exigentes con la disciplina dentro de la cancha, y eso mismo promulgamos para fuera de la cancha. Todos los chicos conocen los límites dentro de la cancha, pero si en tu casa no te ponen límites, entonces comienzan los problemas fuera de la cancha”, manifestó.

Según explicó Taffarel, en los clubes con mayores exigencias los chicos pasan entre 15 y 20 horas todas las semanas, y señala que este tiempo ni siquiera es el mayoritario donde los jóvenes se educan: “¿Y con el resto de las horas que pasa? ¿Acaso el chico se va a educar por las 15 horas que pasa en un club o por las 160 horas en las cuales se educan en otro lado?”, expuso en declaraciones a ElDía desde Cero.

Embed

“Cuando estuve dirigiendo en primera pedí la suspensión de tres jugadores por indisciplina dentro de la cancha. Y el que no tiene conducta fuera de la cancha es muy difícil que la tenga dentro”, afirmó de manera anecdótica y luego agregó a modo de mea culpa: “Pero en lo grupal, a veces esto si perjudica, porque cuando se anda en grupo muchas veces se pierden los objetivos y las decisiones individuales. Puede ser que el deporte haya conspirado por fortalecimiento, pero no hay que culpar al rugby”.

Finalmente, desmitificó el tinte de elitistas que pesa sobre el deporte: “El rugby ha cambiado mucho. Quizás en un principio era elitista y realizado por gente de buen nivel económico porque no había canchas por todos lados. Pero hoy todo eso se ha perdido: los grandes clubes tienen becas para chicos que no pueden pagar. Si el chico es de buena conducta, si viene con el entrenador, el club lo beca”, y sostuvo que este trágico episodio sucedió en Villa Gesell tiene que hacernos reflexionar a todos: “Creo que esto le va a servir a las instituciones para fortalecer las conductas dentro y fuera de los deportes”.

Dejá tu comentario