Ciudad |

Juntos por el Cambio criticó la no apertura de los clubes: "es no aplicar el sentido común"

Los ediles de la primera minoría fueron críticos de las medidas aplicadas en Gualeguaychú. Expresaron que "la ciudad comienza una nueva temporada turística en el marco de una coyuntura inédita, donde se mezclan las necesidades de los prestadores para recuperar el terreno perdido, los clubes que buscan satisfacer la demanda de sus socios y las enormes incertidumbres que genera el Estado en las normas a aplicar".

En un comunicado enviado a los medios de comunicación, desde el espacio de Juntos por el Cambio manifestaron que “la Municipalidad ha tomado una decisión harto polémica y que no cuenta con criterio alguno: mantiene la prohibición a los clubes costeros para abrir sus puertas a las actividades recreativas”.

“Nuevamente se ha dejado de lado el sentido común. Difícil respaldar esa decisión cuando se han habilitado las reuniones privadas de hasta 20 personas y de 100 en lugares públicos; van a levantar los controles de ruta; las playas municipales están prontas a inaugurarse; entre tantas otras acciones. Es un despropósito”, señalaron los concejales de Juntos por el Cambio.

Los ediles manifestaron que “si bien es cierto que un decreto nacional ampara la decisión municipal, hay otras medidas que están restringidas y cada Estado provincial o municipal puede solicitar la flexibilización como ha ocurrido ya en otras actividades. En Paraná, por ejemplo, el Ejecutivo autorizó a un conocido club social de similares características. En este caso en nuestra ciudad no ha existido voluntad de gestión ni criterio alguno por parte de la Municipalidad ya que los clubes -al menos algunos- han presentado protocolos y respondido las inquietudes emanadas desde el COES local y la Secretaría de Gobierno”, remarcaron.

Alejandra Leissa, Pablo Echandi y Juan Olano opinaron que “pareciera que si las instalaciones son municipales existe otra vara. Los clubes son actores preponderantes de nuestra comunidad y si cumplen los protocolos no existe justificación para privar a miles de vecinos de disfrutar las instalaciones. Despejarse y mantener la vida social es muy beneficioso para las personas y estas medidas son desesperanzadoras y profundamente injustas para las instituciones y para sus socios”, explicaron.

“Creemos -agregaron- que deben repensarse algunas situaciones. No se puede prescindir del diálogo y del sentido común. Si los clubes están capacitados para cumplir con los protocolos correspondientes, la negativa suena a excusa. Parece que otra vez asoma la doble vara municipal y eso provoca una profunda pena. Cuando no hay voluntad de justicia, se nota a lo lejos”, finalizaron.

Dejá tu comentario