Política | Alberto Fernández | Mauricio Macri

Juntos por el Cambio obtuvo una contundente victoria sobre el kirchnerismo en Mendoza

Con más del 30% de las mesas escrutadas, Rodolfo Suárez supera el 51% de los votos. Anabel Fernández Sagasti, la candidata opositora, reconoció que "la diferencia es irremontable".

Con el 33% de las mesas escrutadas, el frente oficialista Cambia Mendoza se impone con el 51,28% de los votos ante el kirchnerismo, que llegaba al 33,91%. Protectora Fuerza Política, por su parte, sacaba el 8,40% y el FIT, 3,21%.

La primera en salir a hablar fue la candidata del frente kirchnerista Anabel Fernández Sagasti, quien reconoció que la diferencia a favor del oficialista Rodolfo Suárez era “irremontable”. No obstante, aseguró que en su espacio están “muy contentos” por la gran cantidad de votos que obtuvieron.

“La diferencia es irremontable, he llamado al próximo gobernador para felicitarlo. Estamos muy contentos porque sabemos que nuestro frente venía reconstruyéndose y hemos logrado una gran cantidad de votos en Mendoza”, aseguró la senadora integrante de La Cámpora. También agradeció la labor de los militantes y fiscales de mesa.

“Me van a tener en el Senado de la Nación defendiendo los intereses de la provincia”, prometió.

Minutos después, la vicegobernadora Laura Montero se mostró satisfecha debido a que la participación superó el 82%. “La gente ha valorado la gestión y los cambios estructurales. Este esfuerzo requiere de más de un período y por eso se lo están transmitiendo a Rodolfo Suárez", señaló.

Por su parte, la primera figura del ámbito nacional en salir a festejar la victoria fue el candidato a senador por la ciudad de Buenos Aires, Martín Lousteau, quien calificó a Alfredo Cornejo como “el mejor gobernador de la Argentina” y aseguró que la “gente vota a una persona que resolvió los problemas”.

“Suárez ganó por su gestión también y por la de Cornejo. Argentina tiene que mejorar la gestión estatal”, dijo el dirigente radical.

El peronismo K anhelaba un batacazo de Fernández Sagasti para recuperar una de las provincias más grandes del país, que durante los últimos cuatro años fue gobernada por el radicalismo de la mano de Alfredo Cornejo.

Este resultado representa una dura derrota para La Cámpora, debido a que Fernández Sagasti era la única candidata de esta agrupación que aspiraba a gobernar una provincia. Además, la senadora mantiene una relación de mucha cercanía con Cristina Kirchner.

Durante la campaña, Alberto Fernández visitó en reiteradas oportunidades la provincia y Cristina Kirchner estuvo pendiente de cómo iba avanzando en las encuestas su compañera de bloque en la Cámara alta. El respaldo a la senadora fue parmanente.

En el caso de Suárez, el oficialismo local apeló a provincializar la elección -el camino inverso al que tomó el peronismo- y les pidió a los mendocinos votar sin pensar en las elecciones generales de octubre. Una forma de evitar que los votantes vinculen la imagen del candidato local con la de Mauricio Macri.

Dejá tu comentario