Policiales | campo | Gualeguaychú

La Brigada de Abigeato sumó dos unidades para un mejor control del departamento

Christian Graciani, el nuevo jefe de la Dirección de Prevención de Delitos Rurales en el departamento, habló de las tareas de control y prevención. La policía rural en Gualeguaychú cuenta con 60 efectivos, de los cuales el 90% son oriundos de otros departamentos.

Gualeguaychú es uno de los departamentos más importantes de la provincia, cuenta con poco más de 700.000 hectáreas y unas 450.000 cabezas, el 10% de todo el rodeo entrerriano de ganado vacuno. Es difícil de controlar, ya que cuenta con zonas disímiles unas de otras: no es lo mismo la zona rural de Costa Uruguay Sur que la de Costa Uruguay Norte, o Las Mercedes con Talita y Rincón del Gato.

El Sub Comisario señaló que cuenta con “cuatro brigadas distribuidas estratégicamente”. Una de ellas hace las veces de Jefatura, la cual se conoce como la Comisaría de Arroyo el Cura. Otra está ubicada en Perdices, a la vera de la ruta 14. La tercera en la ruta 20 frente al ex Tambo El Solitario, y la restante en Costa Uruguay Norte, también conocida como Colonia y El Potrero”.

Graciani remarcó que en este contexto de aislamiento social, se está “trabajando con las medidas de seguridad pertinentes, con uso de guantes y barbijos, tanto en caminos vecinales como en las rutas, sin bajar la guardia en las zonas rurales, en las que hay muchos caminos secundarios y terciarios, además de cursos de agua como arroyos y ríos que lo surcan”.

direccion de prevencion de delitos rurales.jpg

Desde el martes a la fecha han realizado un procedimiento por día. Sobre la detención de dos personas que transportaban, ocultos en un carro, un costillar y parte de un ejemplar vacuno de alrededor de 200 kilos, el jefe dijo que “pese a una serie de averiguaciones y de hablar con productores cercano a la zona de Tropas y Alvear, no hemos recibido denuncia del faltante de un animal de estas características, aunque seguimos con las tareas investigativas”.

Alertó a la población sobre el peligro que significa comprar carne de animales faenados en forma ilegal, sin ningún tipo de cuidado sanitario y con la posible presencia de vacunas en la carne que pueden generar inconvenientes de salud en quien la consuma.

El modus operandi lleva a pensar que el destino sería la comercialización en forma particular o a través de un comercio. Dijo que la idea es la de trabajar en saber “dónde va esa carne y la de otras faenas ajustando los controles, una vez que se supere este momento difícil”.

Sostuvo que el “delito se nutre de personas que lo facilitan, gente que colabora en la venta de lo producido en forma ilegal, pasando lo mismo en el abigeato que en las autopartes”. No descartó que “haya comercios que puedan comprar carne de un hecho de abigeato”.

El tránsito en las zonas rurales

Graciani aseguró que la gente en el campo respeta la cuarentena, aunque los trabajos continúan en la cosecha y en el cuidado del ganado. “Hemos recibido llamadas preguntando si se puede transitar, a lo que respondimos positivamente, dado que el productor tiene que realizar tareas en el campo”.

Dejá tu comentario