Me-Gusta-960x120-CARO
Ciudad | COES | Gualeguaychú | Covid-19

La curva de contagios, internados y muertos por la cual la ciudad tomó restricciones

Los datos por los que se implementaron las medidas, primero a nivel local y luego provincial, y lo que se viene a futuro, entre el colapso sanitario o económico.

Por Rodrigo Peruzzo

Cada vez que se anuncian nuevas restricciones resurge el hartazgo social cada vez mayor que provoca la pandemia. Muchos comentaristas de internet tienen la receta para bajar los contagios sin afectar ninguna actividad, pero luego son pocos los barbijos que se ven en oficinas, comercios y demás. Por eso, antes que las opiniones, los datos. ¿Era el momento de tomar restricciones, son suficientes las que se tomaron, o la situación no es para tanto? Veamos.

Uno de los indicadores principales para la toma de decisiones es el promedio de casos diarios, cuya evolución se mide semana a semana. Lo que marca el mismo, es que se multiplicaron por 10 en el último mes.

Hace 5 semanas, el promedio de casos diarios informado por el Coes fue de 4.4, el más bajo del año y de casi toda la pandemia. Sin embargo, a partir de allí comenzó a escalar sin parar: la semana siguiente trepó a 12.6, la otra a 16.3, la que le siguió a 29 y en el último Coes se informó un salto a 43 casos diarios de promedio. Finalmente, tomando los casos diarios reportados por el hospital, esta última semana frenó el crecimiento y se estabilizó en 41,8 infectados diarios.

cuadro 1.jpg

En cuanto a las consultas en Febriles, que son el primer indicio que la situación sanitaria se va a complicar, también experimentaron un crecimiento exponencial, siendo 276 la primera semana del mes entre adultos y pediátricos, escalando a 637 la última semana.

cuadro 2.jpg

Y final y fundamentalmente la ocupación de camas se ubicó en niveles críticos los últimos días. Mientras que el primer día de abril era de 63% la ocupación en UTI y de 36% en moderados, en la jornada de este sábado ya se ubican esos valores en 73% y 52% respectivamente. Además, en lo que va de abril fallecieron 10 personas por Covid, cuando en marzo fueron solo 3 las muertes.

cuadro 3.jpg

El panorama provincial: Departamentos en rojo, nuevas cepas e internados más jóvenes

En línea con lo que ocurre en la ciudad, también hay que observar lo que pasa en el resto de Entre Ríos, debido a que si se llena un hospital (como ocurrió en Colón esta semana) los pacientes se deben derivar a otra localidad.

La provincia, según informó el propio gobierno, está en un contexto generalizado no solo de aumento de contagios sino de circulación de las nuevas variantes del virus: Manaos, Río de Janeiro y Reino Unido.

De un total de 17 departamentos, 15 tienen la calificación de alto riesgo y dos, de mediano riesgo epidemiológico.

Es así que el COES provincial evaluó dos situaciones: una de índole epidemiológica y otra estrictamente sanitaria, la cual alude a la capacidad de respuesta del sistema de servicios de salud en la tarea de contrarrestar las formas más graves en las que se presenta la enfermedad Covid-19 en la provincia.

El primer eje, implica entender que la circulación comunitaria está en todo el territorio provincial, con distinta intensidad. Además, en el transcurso de este mes se certificó la presencia de las variantes secuenciadas como Reino Unido y Manaos, las cuales son más infectivas y agresivas desde el punto de vista clínico.

En este punto, el secretario de Políticas de Salud y Bienestar de la cartera sanitaria, Guillermo Zanuttini, explicó que en esta evolución más acelerada de la enfermedad, en el paso de leve a moderado y de moderado a crítico, se reducen significativamente los tiempos, impactando en la atención y organización.

Concretamente, a la protección de los adultos mayores como una de las principales poblaciones de riesgo, se le suma que las nuevas variantes afectan a personas más jóvenes.

Más del 50 por ciento de las internaciones en Unidades de Terapia Intensiva corresponden a pacientes menores de 50 años

En esto tiene que ver también el evidente incremento de actividades sociales realizadas, sobre todo en las últimas tres semanas, lo que se grafica en que “más del 50 por ciento de las internaciones en Unidades de Terapia Intensiva corresponden a pacientes menores de 50 años”.

Además, con respecto al incremento de casos totales de los últimos 14 días, el especialista marcó que "fue superior al 165.8 por ciento”.

El Ministerio de Salud evidencia una saturación progresiva de los servicios de salud, públicos y privados

En lo que tiene que ver con la capacidad de respuesta del sistema sanitario, el Ministerio de Salud evidencia una saturación progresiva de los servicios de salud, públicos y privados. “No obstante, se amplió la capacidad instalada, se mejoró la infraestructura y equipamiento notablemente”, informó el gobierno.

Ante estas variables, fue que se definieron las medidas restrictivas. La conclusión de los interrogantes planteados al principio de la nota, queda a cargo de quien está leyendo estas líneas.

¿Lo peor ya pasó o está por venir?

Volviendo al plano local, respecto del crítico momento que atraviesa la ciudad, el infectólogo del Hospital Centenario Ignacio Bourlot conversó con ElDía y contó que “lo que sucede es que hay un alto número de casos, que no crece exponencialmente como si pasó en agosto y en diciembre, pero que si nos pone en tensión”.

Además, con respecto a la capacidad del sistema sanitario, explicó que “estamos mejor preparados que en enero porque tenemos una sala de aislamiento más en el Hospital, pero el sector privado ofrece menos camas porque están muy mal económicamente, y las obras sociales no les pagan los pacientes Covid. Antes teníamos 12 camas en Pronto y ahora son 6, y en el Jeannot pasaron de 6 a 4. Y San Lucas tiene cerrado y abrirían solo en caso de ser necesario, y todo eso restringe la oferta de camas para moderados”, detalló.

En este contexto, manifestó que “no se si es el peor momento en cuánto a los indicadores, pero si es el peor en cuanto al escenario social y económico, que hace que la llegada de medidas sean retrasadas y que no sean tan acatadas; y se suma el cansancio del personal de salud y de la sociedad, que ya no piensa en los internados ni en quienes los atienden”.

No creo que podamos hacer caer tanto los casos, si tendríamos que lograr una meseta debajo de los 25 casos, porque sino la necesidad de camas es mucha y no nos van a alcanzar

Ante tal panorama, Bourlot describió que lo que estamos viendo ahora, a diferencia de enero que fue un pico y cayó rápidamente, es el comienzo de una segunda ola. Por lo tanto, arriesgó que “no creo que podamos hacer caer tanto los casos, si tendríamos que lograr una meseta debajo de los 25 casos, porque sino la necesidad de camas es mucha y no nos van a alcanzar”.

A su vez, marcó que “lo único que hay a favor es estar vacunando a un número importante de la población de riesgo, pero todavía hay muchos vecinos vulnerables a tener un cuadro moderado o grave”, concluyó.

Dejá tu comentario