Ciudad |

La dura realidad de las casas de fotografía en la ciudad: "sobrevivimos como podemos"

Como la mayoría de los rubros de comercio, los laboratorios y casas de fotografías se mantienen en un delgado equilibrio. Subsisten en uno de los rubros más castigados por la pandemia con la prohibición de fiestas y eventos sociales.

El panorama de las casas de fotografía en la ciudad es similar día a día. Propietarios y empleados de brazos cruzados aguardando que alguien ingrese para imprimir una fotografía y, en algunos casos, terminar trabajos que quedaron pendientes de colaciones, en sus distintos niveles, del año pasado y algún evento que se realizó en los primeros dos meses del año.

Ariel Fuchs, uno de los comerciantes consultados por ElDía, expresó que “recibíamos por día entre 30 y 40 personas, que nos acercaban trabajos para realizar en el laboratorio, sacar una foto carnet, en definitiva todo lo que se hace en un laboratorio y casa de fotografía. Hoy con suerte ingresan al local cinco personas, no más que eso. Nos sobra el tiempo para pensar que hacer, como seguir, siempre en la búsqueda de otra alternativa para capear una situación que nos superó”.

El comerciante agregó que “hace un tiempo compramos una máquina para trabajar en el laboratorio que nos costó 50.000 dólares. Con el correr del tiempo fue perdiendo valor y hoy andará en los 30.000. Ahora si quisiéramos venderla no hay quien la compre”. También contó que “trabajamos hasta principios de marzo con un número importante de fotógrafos locales, además de Larroque, Urdinarrain, Aldea San Antonio e inclusive Colón, que nos mandaban sus trabajos. Estos profesionales hace tres meses están parados y en una situación desesperante. En su momento, con mucho esfuerzo, se equiparon, invirtieron dinero en máquinas fotográficas, flashes y demás para brindar un buen servicio. Hoy, algunos están pensando en vender un equipamiento que les llevó años conseguir para poder hacer frente a la situación”.

Fuchs, que es propietario junto a un socio de Flash Color en calle Urquiza, explicó que “los pocos trabajos que hacemos tienen que ver con algunas colaciones, fiestas que todavía no habían sido reveladas, además de fotos que nos envían por Whatsapp y que luego el cliente pasa a retirar, aunque también manejamos la posibilidad de que se lo llevemos a domicilio”.

En cuanto a costos, señaló que “los insumos, el papel para imprimir las fotos y todo lo que utilizamos en nuestro trabajo han experimentado un aumento considerable. El rollo está a precio dólar, pero no el oficial, además tenemos que sumarle un costo extra que es el del traslado. Antes lo traía el viajante, pero este al no poder viajar, tiene que enviarlo por encomienda, sumándose un costo más”.

Agustín Ahumada, otro de los comerciantes consultados, señaló que “hace un tiempo dejamos de sacar fotos en casamientos y demás eventos, para dedicarnos a la impresión y otros trabajos, pero llegó la pandemia y todo se vino abajo. Hoy trabajamos mucho con el Whatsapp, la gente nos envía algunos trabajos. Al estar más en su casa, los archivos fotográficos personales cobran vida y muchos optan por tener un buen recuerdo de esa foto con una nueva impresión. Por otro lado tenemos los trabajos que les dan a los chicos para la escuela vía online. Los padres nos envían lo que tienen que imprimir y nosotros se lo llevamos. Hacemos la impresión y el delivery”.

El comerciante resaltó que “el mes que estuvimos parados nos pegó fuerte y de no ser por algunos ahorros hubiésemos quedado en el camino”, señalando que “es tiempo de hacer lo que se puede con lo que se puede. Lamentablemente mucho material que vendimos no lo podemos reponer. Es así que nos fuimos desmantelando de a poco”.

Idéntica realidad contó Andrés, empleado de un laboratorio céntrico con más de 25 años en el rubro. “Nunca antes había vivido una situación de esta naturaleza, es muy poca la gente que concurre al negocio, cerca de las 11 y hasta el mediodía hay algo de movimiento, pero nada que ver con lo que pasaba antes”. Detalló que “anteriormente a la pandemia, sacábamos un número importante de fotos carnet, pero en estos tiempos, apenas si un par de fotocopias y algunas fotos para imprimir”.

Dejá tu comentario