Me-Gusta-960x120-CARO
Ciudad | barbijos | coronavirus | Economía | Gualeguaychú | Salud

La encrucijada que nadie quiere: crisis económica VS la segunda ola

Hace más de un año atrás, el Presidente de la Nación decía en conferencia de prensa que no podían obligarlo a elegir "entre la salud o la economía", porque siempre elegiría la salud y la vida. Mucha agua pasó debajo del puente, y hoy los balances económicos aprietan cada vez más. Los comerciantes locales hablaron con ElDía.

El viernes comenzaron a regir las nuevas medidas impuestas por el Municipio de Gualeguaychú. Sin embargo, ese mismo día la provincia tomó nuevas determinaciones.

El Día consultó a comerciantes de diferentes rubros que hablaron de los vaivenes de la economía, y lo difícil que significa mantener en pie un comercio.

Todos coincidieron en que el rubro no soportaría una cuarentena estricta como la que atravesamos en marzo y abril de 2020. “Sería nuestro certificado de defunción”, coincidieron.

Comerciantes centro TAPA.jpg

María Rosa, propietaria de la casa de comidas Pasta y Resto, recordó que “cuando arrancamos el año pasado con la pandemia, estábamos en un 20% de lo que era nuestra venta real, mientras que en diciembre repuntó un poco. En enero y febrero trabajamos un poco mejor, aunque no pasamos el 60% de las ventas en tiempos normales”.

Acotó que “ahora volvió a bajar y las nuevas medidas- en nuestro caso por ser un rubro esencial- , podemos abrir hasta las 23, sin embargo este jueves, se notó una merma importante en la cantidad de clientes y para las 21 no andaba nadie en las calles. La situación se está complicando un poco”, alertó.

Indicó que “cada vez se hace más difícil sostener una estructura que tanto nos costó armar. Por el rubro, demandamos un alto servicio de gas y energía eléctrica, además del alquiler”.

Agregó que “no nos podemos achicar en esos gastos, en tanto que con el personal está pasando lo mismo. Mantenemos a todos, y si bien en su momento tuvimos una ayuda del Estado, después se cortó, razón por la que enfrentamos con algunas complicaciones el pago de impuestos, aportes sociales y el sueldo de los empleados que es el sostén de sus respectivos hogares. Marchamos un poco rengos, a cuentagotas, remándola contracorriente”.

Consultada sobre la encrucijada de “salud o economía” sostuvo que “las dos cosas van de la mano. En el negocio aplicamos todos los protocolos, ingresando tres personas con barbijos; pero así y todo hay gente que quiere entrar a comprar sin barbijo. Es más, algunos reclaman que nosotros no tengamos tapabocas para darles, quedando claro que algunas personas todavía no asumen la crisis sanitaria y sus efectos”.

Hay sectores, como el gastronómico y otros, que van a ser más afectados

Por su parte, Sergio, propietario de una casa de artículos de librería y regalaría, dijo que las medidas tomadas por el gobierno "son acertadas en lo que a restricciones se refiere, ya que alguna medida había que tomar por el momento que estamos viviendo", aunque a la vez lamentó que "hay sectores, como el gastronómico y otros que van a ser más afectados”.

“Hay que estar en los dos lugares. En el del Estado, y en el de los comerciantes en sus diferentes actividades. Son decisiones difíciles y si bien hay cambios, creo que trataron de ser los más justos posibles en la búsqueda de perjudicar lo menos posible”, opinó.

Finalmente, comentó que en horas de la mañana "el comercio se mueve un poco, pero ya cae a la tarde”, y agregó que " ya el jueves a la tarde no andaba un alma en la calle, y a las nueve de la noche es la soledad total”.

Dejá tu comentario