Me-Gusta-960x120-CARO
Provincia |

La experiencia en Tartagal de profesionales entrerrianos cuando un nene comenzó a caminar

Un grupo de quiroprácticos participó de la tercera experiencia "Una misión imposible" en la provincia de Salta, coordinada por Quiropráctica Eficaz y la Organización Pata Pila.

En la primera oportunidad fueron 17 profesionales; solo un salteño en la segunda (debido a las restricciones por la pandemia); y 40 en esta ocasión, entre ellos 10 entrerrianos oriundos de Villaguay, Concordia, Federal, Paraná, Concepción del Uruguay y San José.

Del 8 al 11 de octubre permanecieron en Tartagal, desde donde se distribuyeron en comunidades wichis.

“Entre todos, atendimos aproximadamente a 3.800 wichis de todas las edades, principalmente mujeres y niños desde recién nacidos hasta los 18 o 19 años”, cuenta a El Entre Ríos Kevin Pérez, sanjosesino radicado en Buenos Aires.

quiropracticos 03.jpg

“Al llegar se les da una charla de salud, les contamos qué es la quiropraxia y cómo va a ayudarlos”.

“Primero hay que comunicarse con el cacique. Si este acepta, pone su cuerpo y si da el okey, se empiezan a acercar los demás. Entonces uno o dos se animan y al ver que les hace bien, se anima el resto”, dijo.

Agrandar imagenEn la comunidad, “hay muchísima pobreza y violencia. Están en el medio del monte aislados de todo, sin acceso al agua ni a la salud. Si bien reciben ayuda de la Municipalidad de Tartagal y el Gobierno de Salta, están muy abandonados. Pasan meses sin agua ni comida; por supuesto tampoco tienen electricidad o cloacas”, comenta ya de regreso.

Experiencias

Entre los tantísimos casos que atendieron el fin de semana, Kevin destaca algunos que lo conmovieron en forma particular.

“Un nene de 2 años que no caminaba. La quiropráctica chequeó su pelvis, le hizo una corrección, lo bajó de la camilla y al dejarlo en el suelo el chiquito se trepó a una silla y comenzó a caminar”, contó

“Yo atendí a un señor de 63 años que tenía mucha artrosis en la columna, llegó dolorido sostenido por su hija. Ya no podía trabajar. Se chequeó su columna y una vez que recibió un ajuste en sus cervicales, comenzó a reír y reír… Se levantó y se sentía bien. Su sistema nervioso conectando con su cuerpo. Fue increíble”, señaló, emocionado.

quiropracticos 01.jpg

Reconoce que “hay muchos casos que habría que seguirlos”, pero sabe que “por cuestión de tiempo y logística” esto no ocurre.

“En lo personal y en lo profesional fue una experiencia muy enriquecedora”, concluyó.

¿Qué es la quiropraxia?

La quiropraxia es una profesión que “estudia la relación entre la columna vertebral y el sistema nervioso, el cual tiene la función de coordinar y regular todos los sistemas del cuerpo para adaptarnos al medioambiente. De esta forma, el cerebro puede enviar y recibir información a través de la médula espinal y los nervios”, explica el profesional sanjosesino.

Se cursa durante 3 años y requiere previamente contar con el título de médico o kinesiólogo.

“Los quiroprácticos analizamos la columna vertebral y buscamos desalineamientos que suelen generar interferencias, afectando el correcto flujo de información del cerebro al resto del cuerpo”.

Fuente: El Entre Ríos

Dejá tu comentario