Ciudad |

La increíble historia de José Ignacio, el perro que salvó a sus dueños de morir intoxicados

El perro labrador José Ignacio es la mascota de Maillén Novoa y Rodrigo Ípperi, quienes sufrieron un principio de intoxicación por un escape de gas cuando dormían y fueron alertados por su perro, quien despertó a sus dueños. Tras el episodio, se agrandó la familia, con el nacimiento de Amanda, la hija de la pareja.

Por Daniel Serorena

Los milagros existen y muchas veces nos tocan de cerca. Rodrigo Ípperi, profesor de música y cantante de la comparsa O’Bahía en el Carnaval del País, junto a su pareja Maillén Novoa, dormían en su casa cuando su labrador José Ignacio los despertó cerca de las 4 de la madrugada.

Rodrigo y Maillén se sorprendieron por el estado del perro, que se mostraba tembloroso y con los ojos llorosos, mostrando claramente signos de que algo no estaba bien. Cuando sus dueños sacaron al perro al patio y volvieron a ingresar a la casa se dieron cuenta de lo que pasaba: un fuerte olor a gas avanzó sobre ellos, producto de una pérdida en uno de los calefactores.

“Fue increíble lo que pasó. Afortunadamente terminó en un final feliz y el nacimiento de Amanda fue motivo de alegría y lo que pasó quedó en un segundo plano. Ese día habíamos tenido turno con la ginecóloga que nos había confirmado la fecha de la cesárea, así que nos quedamos en casa y elegimos pasar para el otro día algunas compras que habían quedado pendientes”, dijo Rodrigo a ElDía.

Rodrigo Íperi y flia RECORTADA.jpg

El joven añadió que “nos sentíamos cansados y nos acostamos temprano, como a las 4 de la madrugada nos despertó el perro muy sobresaltado. Estaba tembloroso, los ojos llorosos y como si algo le estuviera pasando, hacía un ruido raro. Pensando que estaba descompuesto lo sacamos al patio y cuando fuimos a entrar a la casa nos abombó el olor a gas. Abrimos todo, ventilamos, recuerdo que era una madrugada helada, hacía cero grados, pero igualmente cerramos el gas y ventilamos todo, cuando se fue el olor volvimos a acostarnos y le mandamos un mensaje al gasista”, expresó.

“Al otro día yo me sentía medio aturdido y con mucho dolor de cabeza, Maillén estaba desganada. Hablamos con una médica amiga que nos tranquilizó, pero a la tarde ella se sintió mal y fuimos al Hospital, la atendieron en la Guardia y como tenía presión elevada la llevaron a Maternidad. Entre los médicos hicieron las consultas y cerca de las 21 nació Amanda en Pronto, afortunadamente sin ningún tipo de problemas y con un trabajo bárbaro de los médicos y asistentes que estuvieron siempre al lado nuestro”, indicó.

Rodrigo Íperi y flia 2.jpg

Sobre el motivo de la pérdida en el sistema de gas, Rodrigo explicó que “fue en un calefactor que tenemos en una habitación al lado de la nuestra, en la que estuve haciendo algunos trabajos de refacción. Seguramente habrá habido alguna situación que derivó en que uno de los caños del calefactor sufriera una fisura".

"Era impresionante la cantidad de gas que perdía, cuando el gasista lo revisó no podía creer que perdiera tanto gas. Lo cierto es que la sacamos barata gracias a José Ignacio, nuestro perro, que pudo reaccionar y despertarnos. Sino seguramente hubiera sido otra la historia y con otro final”, expresó emocionado.

Pasados los días, con Amanda alegrando el hogar familiar, Rodrigo rememora lo ocurrido y no tiene más que palabras de agradecimiento para su perro. “Fue increíble, el instinto del perro para despertarnos aun sintiéndose mal por la intoxicación que estaba sufriendo. Se podría decir que José Ignacio salvó cuatro vidas, las nuestras, la de Amandita y su propia vida”.

Dejá tu comentario