La inolvidable temporada del básquet en la ciudad

Los amantes del básquet vivieron una temporada inolvidable, con la consagración de Central como campeón del Torneo Federal y logrando el ascenso a la Liga Argentina, sumado al título conseguido por Neptunia en la Liga Entrerriana, luego de una inolvidable final ante Racing.

Difícilmente los simpatizantes del básquet de la ciudad podrán olvidar la temporada 2018/2019. Los equipos de ciudad tuvieron un protagonismo como nunca antes se había visto, ni siquiera en aquellas recordadas temporadas de Central en la Liga Nacional o en aquella final de la Liga Entrerriana que jugaron Central Entrerriano y Juventud Unida en 2014.

Por diferentes causas, la temporada de Central en el Torneo Federal y la de Neptunia y Racing en la Liga Entrerriana, será recordada por siempre. No solamente porque los equipos llegaron a las instancias finales, sino también por la forma en la que se vivió la temporada, partido a partido con canchas llenas, hasta desembocar en finales que quedarán guardadas en el recuerdo de todos.

Central, para el póster

La temporada del Rojinegro superó las expectativas previstas. Se sabía que el equipo se había armado con la intención de convertirse en protagonista, con el paso de los partidos, los jugadores elegidos por Mariano Panizza empezaron a demostrar que tenían hambre de gloria. Ganaron la siempre complicada División Entre Ríos, clasificaron a playoff y tuvieron un recorrido sumamente interesante en playoff, barriendo a AMAD de Goya, superando en cinco juegos a Regatas Uruguay y de nuevo ganándole en tres juegos a Club Bell, alcanzando la semifinal ante Lanús, que tenía ni más ni menos un ascenso en juego.

La serie ante el Granate fue inolvidable, el equipo mostró temple, carácter, momentos de buen juego y se supo recuperar de un golpe anímico fuerte que significó no poder cerrar la serie en cuatro partidos, ganando el ascenso en un antológico quinto juego, para luego poner el broche final a la temporada ganando el título ante Villa Mitre de Bahía Blanca.

El equipo enamoró a la gente, tuvo líderes, figuras importantes, pero sobre todo, fue fiel con la historia del club y con la identidad centralista, devolviendo al Rojinegro al segundo escalón del baloncesto nacional.

Neptunia, histórico

El Tricolor logró su primer título de la Liga Entrerriana, derrotando en cinco juegos increíbles a Racing, luego de una temporada en la que los dirigidos por Francisco Garciarena fueron protagonistas desde el mismo comienzo del torneo.

Neptunia había estado cerca en dos temporadas, perdiendo dos finales seguidas. El objetivo siempre fue poder pelear por el título, pero en el medio hubo que recorrer un camino complicado, ante equipos fuertes que demostraron tener condiciones también para aspirar al ascenso. Sin embargo, Neptunia mostró carácter y buen juego para poder sobrellevar las situaciones adversas que el torneo le fue planteando.

Quedó segundo en la fase regular, en playoff no tuvo mayores inconvenientes en eliminar a Luis Luciano y a ADEV de Villaguay, llegando a la esperada final ante Racing.

De nuevo dos equipos de la ciudad frente a frente por un título, con canchas llenas y regalando espectáculos tremendos, con verdaderos partidazos. La historia la terminó escribiendo Neptunia que, en el balance general, fue superior en la final. Tampoco hubiera sido injusto si el título era para Racing que, con otras connotaciones, también hizo sus méritos para llegar hasta esta instancia y se quedó sin nada por detalles.

Los hinchas del básquet disfrutaron una temporada que nadie podrá olvidar. Tanto Central en la Liga Argentina, como Neptunia en su debut en el Federal y Racing en la Liga Entrerriana volverán a ser protagonistas, sabiendo que la gente acompaña, en muchos casos sin distinguir colores, disfrutando una pasión por el básquet que solo se vive en la ciudad.

Dejá tu comentario