Me-Gusta-960x120-CARO
Policiales | Femicidio

La mató y se suicidó: "Ella quería dejarlo, pero él la acosaba y no la dejaba en paz"

Los cuerpos de Rocío González, de 26 años, y de su novio Exequiel Mendoza, de 21, fueron encontrados en la casa de él. La familia de ella está convencida de que los parientes del joven colaboraron en "encubrir" el crimen. Un historial de violencia que terminó en homicidio.

En la medianoche del domingo tuvo lugar el macabro hallazgo de los cuerpos de Rocío González, de 26 años, y su novio Exequiel Mendoza, de 21, en la casa de él, en Los Ñandúes y Santa Inés, barrio Solís Pizarro, en Salta. La familia de la joven no tiene dudas de que es un femicidio seguido de suicidio y de que los parientes del hombre "son cómplices del crimen".

Así aseguró una de las cinco hermanas de Rocío, Yanela, quien sostuvo que la familia de Exequiel "encubrió el hecho". "Sabían que ese monstruo la golpeaba a mi hermana y nunca dijeron nada. Al contrario, siempre trataron de cubrirlo", afirmó en diálogo con El Tribuno.

El presunto femicidio seguido de suicidio fue descubierto en las primeras horas del domingo cuando efectivos y familiares de la pareja llegaron a la casa. Encontraron a la mujer muerta en la cama de una de las habitaciones, mientras que el joven estaba ahorcado.

La última vez que los familiares de la joven la vieron con vida fue el sábado anterior cuando ella salió de la casa cerca de las 9 porque se iba a trabajar. "Desde ese momento, no supimos más nada. Tenía que volver a las 14 y nunca llegó. La llamamos varias veces y no respondía, él tampoco. Nos enviaba al buzón de voz", contó Yanela entre lágrimas.

"Cerca de las 20.10 llegamos a la casa de él (por Exequiel) y nos atendió un tío. Dijo que no sabía si estaba, que se iba a fijar. Volvió y señaló que su sobrino había llegado borracho pero que había estado a la mañana con mi hermana. No sabía más porque estaba borracho y se tiró a dormir, y nos cerró la puerta", relató la hermana de la joven.

Y continuó: "Amenazamos con que si él no salía y daba la cara, íbamos a llamar a la Policía. Entonces, el hombre (el tío de Mendoza) llegó hasta la puerta de la habitación pero no podía abrir, comenzaron a alertar a otros familiares de él y seguía sin poder abrir la puerta. Entramos a la fuerza: mi cuñado tiró la puerta de la habitación de una patada. No entendemos cómo ese señor no se dio cuenta de lo que ese monstruo hizo con mi hermana".

También te puede interesar:Madrugada trágica en Flores: así pasó en rojo, chocó, mató a una mujer y escapó

Choque fatal en Flores: pasó en rojo, mató a una mujer y se le prendió fuego el auto

De acuerdo al relato de la Yanela, Rocío "estaba toda golpeada, le salía sangre por la nariz, la boca, tenía la cara morada y la panza roja", describió. "Mi cuñada le hizo RCP a mi hermana pero era tarde, estaba fría y un poco hinchada", detalló.

"Llamamos a la ambulancia que nunca llegó. Después de 15 minutos se hizo presente un patrullero y nos sacaron porque en un momento nos agarramos con los familiares de él cuando comenzaron a insultar a mi hermana - indicó Yanela- Nos sacaron a nosotros y a ellos los dejaron adentro, eso no está permitido. Lo cierto es que mi hermana estaba toda marcada".

Un historial de violencia detrás del femicidio de Solís Pizarro

"Ella quería dejarlo pero él la acosaba y no la dejaba en paz", aseguró la hermana de Rocío, quien era hermana mayor de cinco mujeres y un varón; y madre de una nena y un varón de una pareja anterior a Exequiel. Será el padre de los nenes, que vive en otra provincia, el que se quedará con la custodia de los menores de edad.

Yanela detalló que su hermana estaba hace cuatro años en pareja con el presunto femicida, pero ella “no llegó a denunciarlo pero lo quería dejar y nunca pudo. Él era violento, además de obsesivo con ella y la seguía todo el tiempo. También le pegaba”.

"Supimos que iba a una curandera que le decía cosas de ella y él reaccionaba contra mi hermana. Entonces se quería alejar”, agregó la hermana de la joven, quien "intentó varias veces rehacer su vida sentimental con otras parejas y él nunca la dejó", afirmó Yanela.

Acerca del historial de violencia que sufría su hermana, la mujer explicó: "Hace poco nos empezamos a enterar muchas cosas, como por ejemplo que él la dejaba encerrada en la pieza, la golpeaba y ella nunca se animó a denunciarlo. Las veces que llegaba con algún moretón nos decía que era porque solían jugar a lo bruto. Él tenía antecedentes penales”.

Dejá tu comentario