Ciudad | Alquileres | Economía

La pandemia en el comercio: "Las ventas cayeron hasta un 70 por ciento"

Con más de 100 días de cuarentena, los comerciantes de la ciudad ya no saben a qué apelar para mantener a flote las fuentes laborales. A la incertidumbre económica se suma una fuerte carga impositiva. Las moratorias como solución a largo plazo y las redes sociales como alternativa más viable.

El comercio reabrió sus puertas con nuevos protocolos de atención. Pero ¿realmente es una solución final para la situación del sector?

Aún con las puertas abiertas, son muchos los rubros que sufren una importante caída en su recaudación. A pesar de la colaboración del gobierno para pagar una parte de los sueldos, los compromisos económicos son amplios. La situación de quienes no tienen empleados o son propietarios es bien diferente.

ElDía conversó con distintos referentes del comercio local para seguir ahondando en sus realidades. Pasta y Resto es una de las casas de comidas más conocidas de la ciudad. Con una amplia clientela, debió readecuarse para seguir brindando un servicio de calidad, pero profundizando, aún más, los controles de higiene y distanciamiento.

María Rosa Peretti es la propietaria del lugar y contó a ElDía que los primeros 15 días de la cuarentena estuvieron con el local totalmente cerrado; luego fueron retomando la actividad “con los protocolos que nos impuso el gobierno municipal”.

En cuanto a la reorganización laboral, lo que cambiaron fueron los horarios: “El personal que trabajaba ocho horas, ahora trabaja cuatro de mañana y cuatro de tarde. Los que trabajaban cuatro también fueron divididos para que se pueda respetar el distanciamiento social dentro de lo que es la elaboración de alimentos y la atención al público”, explicó María Rosa.

“De Buenos Aires sólo recibimos los descartables y las cajas de empanadas, y eso también se higieniza con vaporizadores para estar todos tranquilos. El personal que realiza el acarreo de ese material, obviamente que trabaja con guantes y barbijo”, explicó.

comercios 2.jpg

Salarios e impuestos

En cuanto a los puestos de trabajo, confirmó que “se mantienen todos”, aunque “vamos pagando los salarios en dos veces, y gracias a Dios todos están trabajando, pero con respecto a los impuestos, directamente no se pueden pagar”.

“Nuestras ventas cayeron un 70% respecto a la normalidad de otros meses. Antes, lográbamos cubrir todo, pero hoy por hoy estamos juntando para los sueldos, el alquiler, la luz y el gas”, sintetizó.

Respecto a los proveedores, contó que van acordando con cheques a 30 y 45 días para lograr una cadena de pagos. “Los alquileres son costosos en general; cada cual acordará con su inmobiliaria, pero nosotros nunca tuvimos problema con Marcelo Cappelletti; por el contrario, siempre se ha portado muy bien con nosotros”, dijo la propietaria de Pasta y Resto.

Asimismo, informó que cuando reabrieron le presentaron al gobierno el detalle de las ventas del 10 de mayo al 10 de abril. “Cuando abrimos costó muchísimo que la gente volviera porque además muchas personas no habían podido retomar su trabajo. Comenzamos con un 15% de las ventas reales, por lo que el Gobierno nos ayudó con el 50% de los sueldos. Ahora, como estamos abriendo todos los días y ya estamos facturando el 30% de ventas, ya no nos ayudaron. Con este panorama tuvimos que abonar el sueldo total, aunque se hizo en dos entregas”, indicó.

“Afortunadamente todos los empleados son muy comprometidos y muy comprensivos: tanto ellos que quieren cuidar su fuente laboral, como yo que quiero seguir con mi local abierto”, resumió Peretti.

Respecto a los impuestos, destacó que esperarán “las moratorias para ponernos al día. Siempre tuve todo pago, pero ahora no pude abonar marzo, abril y mayo… y seguramente junio y julio, tampoco. Lo que espero es no tener 20 cuotas de moratorias distintas, o que no nos asfixien con los intereses”, concluyó la comerciante.

La situación de quiénes no tienen empleados

Las dificultades de quienes debe seguir pagando sueldos durante estos meses, en los que las ventas han sido mucho más bajas que en los períodos de normalidad, no las tienen aquellos comerciantes que atienden sus propios negocios.

comercios 3.jpg

En diálogo con ElDía, un comerciante que tiene su local del rubro regalería y marroquinería hace siete años sobre 25 de Mayo reconoció que “las ventas cayeron mucho”, sobre todo en abril y parte de mayo. Pero también aseguró que “el Día del Padre vendí bien, pero obviamente no como el año pasado; pensé que iba a ser peor, pero por suerte la fecha ayudó, sobre todo porque estoy en el rubro de regalería”.

“Si me pongo a comparar las ventas con las del año pasado, es lógico que las caídas se notan. Pasa que, si bien yo no tengo empleados, los gastos fijos son muchos. Pago

40 mil pesos de alquiler, y otro tanto de servicios y de tasas. Yo sobreviví porque tenía ahorros, del verano, y los tuve que utilizar el mes que estuvimos sin abrir”, contó el comerciante, que prefirió mantener el anonimato.

Al igual que la primera comerciante entrevistada, éste optó por no pagar las tasas municipales, para priorizar otros gastos urgentes.

El caso de Fernanda, quien tiene la lencería “Sueños” junto a su hermana, también sobre 25 de Mayo, evidencia la importancia que han ganado las redes sociales en el marco del aislamiento obligatorio. Ellas son propietarias y no tienen empleados, una circunstancia más que favorable en la actual situación.

“Desde que empezamos a poder vender vía teléfono o redes sociales nosotras pudimos mantener cierto nivel de ventas, por suerte. Hicimos mucho hincapié en las promociones y en las redes sociales, en Instagram fundamentalmente. Algo que no veníamos haciendo anteriormente”, reconoció Fernanda.

“La tasa municipal la tenemos que seguir pagando, pero a mí no me gusta quedarme en eso, así que le buscamos la manera de generar. En este sentido, las redes sociales no han sido de mucha ayuda”, indicó. Y contó que “actualmente, el problema no lo tenemos tanto en el consumo sino en los proveedores. No están pudiendo fabricar, entonces hay demanda, pero a veces no tenemos los productos”, resumió la comerciante que hace tres años atiende su local.

Dejá tu comentario