Provincia | Economía | Exportaciones | Walter Feldkamp

La Sociedad Rural rechazó la posibilidad de reinstaurar la Junta Nacional de Granos

EL Distrito Entre Ríos de la SRA, manifestó su profunda preocupación por las recientes declaraciones del diputado nacional y referente del Frente de Todos, ex gobernador bonaerense y ex ministro de Agricultura, Felipe Solá, que deslizó la idea de regresar a la Junta Nacional de Granos y subir las retenciones.

Walter Feldkamp, director de la Sociedad Rural en la provincia indicó que “volver a un formato de monopolio estatal en el comercio argentino de los granos no sólo es una idea que atrasa, sino que es un peligroso mensaje de cara a lo que se puede venir para el sector agropecuario”.

Señaló que se debe tener en cuenta que “más allá de lo vetusto del sistema propuesto, lo más trascendente es que es un modelo perimido, agotado y que no tiene forma de no fracasar en la coyuntura productiva y comercial del siglo XXI”.

Aseguró que “estas ideas son sencillamente una vuelta a un pasado reciente: la pelea con el campo; la 125; la pérdida de mercados; el monocultivo de soja; la menor cosecha de trigo de la historia; el cierre de 120 frigoríficos; la liquidación de 11 millones de vacunos; la migración de miles de familias rurales hacia la ciudad; en definitiva, la pérdida de miles de productores y la desesperanza para los que quedaron”.

Dijo que “generar mecanismos de control estatal tendientes a menguar las exportaciones, para intentar resolver el precio del pan en el mercado interno es en principio no tener la más mínima noción de la forma en que se conforma el costo final del producto. En verdad, tanta ignorancia preocupa y hasta asusta”.

En otro orden advirtió que “esta idea anquilosada, sumada a las amenazas de mayores retenciones provocará como ha pasado históricamente, el retraimiento del sector, un freno en las inversiones, el estancamiento de la producción y la paralización de un círculo virtuoso que comenzaba a asomar”.

Recordó que “en los últimos 3 años y aún con muchas dificultades, se recuperaron mercados y el stock vacuno; se reabrieron frigoríficos; hubo cosecha récord de granos; se terminó el monocultivo y crecieron rápidamente las exportaciones”. En síntesis, el campo “volvió a ser motor de la economía del país y demostró ser el sector más dinámico y competitivo”.

Sin duda alguna, destacó que “recetas puestas en marcha en 1933 poco y nada tienen que ver con el mundo de hoy”. Indicó que “la burocracia del Estado como actor protagónico sólo ha traído trabas, sospechas y atraso. Apostar a formatos de este tipo sólo conllevará consecuencias contrarias a los resultados que se dicen obtener, puesto que redundará en menores exportaciones; reducción en las inversiones; caída del empleo; menor entrada de divisas, en fin, una vuelta a un mal pasado reciente, por lo que esperamos que estos dichos sean aclarados y rectificados”.

Dejá tu comentario