Me-Gusta-960x120-CARO
Ciudad | Concejo Deliberante | Fiesta del Pescado y el Vino | Juntos por el Cambio

La UCR local cuestionó al oficialismo y apunto contra el intendente Piaggio

A través de un comunicado de prensa titulado "Políticos en la Estratósfera", el Comité Ciudad de la UCR criticó fuertemente a los concejales del oficialismo, apuntando a la votación realizada el viernes sobre la gratuidad indefinida de la Fiesta del Pescado y el Vino.

En el informe, firmado por el Comité Ciudad del centenario partido, expresa que “el viernes pasado, en medio de las carencias e incertidumbres que embargan a la economía mundial por la pandemia, el Concejo Deliberante de Gualeguaychú, aprobó una ordenanza a contra mano de la historia.

Se sancionó la obligatoriedad y gratuidad de la Fiesta del Pescado y el Vino, de aquí a la eternidad. Hubo objeciones de los concejales de Juntos por el Cambio, quienes no votaron a favor. Pero la Ordenanza se aprobó.

Todos sabemos que vivimos una crisis catalogada como la más grande desde la gran depresión de 1930. Por eso no se entiende que un cuerpo deliberativo se ocupe de estas cosas en estos momentos. Más grave aún es la resolución a la que llegaron: Fiesta gratis para siempre. Con qué recursos? Con los de los hambrientos”, indica el mismo.

Se sancionó la obligatoriedad y gratuidad de la Fiesta del Pescado y el Vino, de aquí a la eternidad. Hubo objeciones de los concejales de Juntos por el Cambio, quienes no votaron a favor. Pero la Ordenanza se aprobó.

En otro párrafo hace mención que “a todos nos gustan las fiestas, máxime si son gratuitas. El problema es cuando a esa gratuidad tenemos que solventarla entre todos. Todos somos todos: los contribuyentes, los usuarios de medidores de luz, los necesitados que golpean las puertas de la ciudad buscando algo de comida, los que no pueden salir a trabajar por ser población de riesgo y les bajaron la jubilación, los que sufren el mal estado de las calles o la deficiente prestación de los servicios de salud”.

Esta decisión Municipal es una burla hacia quienes pagan sus impuestos, o no están pudiendo pagarlos por la crisis; pero principalmente a los que necesitan ayuda estatal y no les llega

Asimismo, el radicalismo refiere que “esta decisión Municipal es una burla hacia quienes pagan sus impuestos, o no están pudiendo pagarlos por la crisis; pero principalmente a los que necesitan ayuda estatal y no les llega. Parece que el gobierno no se conforma con tener una corte de 100 funcionarios y asesores políticos rentados a costillas del pueblo: También se le ha ocurrido organizar una fiesta en plena pandemia y declararla obligatoria y eterna, como si se adentrara en las raíces mismas étnicas y culturales de nuestro pueblo”.

Apunten contra Piaggio

En otro párrafo de la nota, el radicalismo remarca que “la realidad es que el intendente tiene sus aspiraciones políticas y le han aconsejado hacer pie en estas cosas para armar su propio relato y mostrarle al mundo así una especie de segunda fundación de la ciudad salida de su mano. Asusta ver el espectáculo del Concejo discutiendo y votando una ordenanza así en este momento. Parece que vivieran en otro planeta”, añadiendo que “no es momento para sentirse exitoso trayendo artistas de primer nivel nacional que cuestan millones con el dinero del Pueblo, porque el Pueblo casi no tiene ya dinero, o tiene muy poco. Mejor sería pensar en los verdaderos fines humanitarios y distributivos que se le debiera asignar a esos recursos. El año pasado se gastaron más de 10 millones en la fiesta, y se recaudaron solo dos. 8 millones los pusieron los desposeídos en forma de necesidades insatisfechas”.

Finalizando, el comunicado del radicalismo expresa que “en la fiesta no hay un presupuesto previo, transparente, y alguien hace negocios manejando las contrataciones de abultadas cifras sin dar ningún tipo de explicaciones ni porqués. El gobierno celebra que le incrementó el impuesto a los bancos y otras empresas que también terminarán pagando los usuarios. Y encima de ello debemos lamentar que ese dinero va a ir a parar al bolsillo de amigos que tienen cargos, contratos o contrataciones vinculadas a este tipo de desvaríos. Un paso adelante para un hombre, y un atraso para las instituciones de la ciudad”.

Dejá tu comentario