Me-Gusta-960x120-CARO
Política | Aborto | Alfredo De Angeli | Edgardo Kueider

La última marcha celeste para presionar a los senadores no tuvo la fuerza esperada

La última expresión de los pañuelos celestes de Paraná antes de la sesión del martes 29 no resultó tan numerosa como podía esperarse. El reclamo a los senadores entrerrianos fue el esperado y no hubo presencia política ni eclesiástica.

Puede que haya sido el calor. Seguramente la fecha de un sábado siguiente a Navidad. Lo cierto es que la marcha de los pañuelos celestes para presionar a los senadores entrerrianos con el fin de que voten en contra de la legalización del aborto perdió fuerza en la capital de Entre Ríos.

No sólo hubo menos personas que en las otras marchas, sino que tampoco se registró la presencia de dirigentes políticos, como en otras oportunidades. Ni siquiera hubo curas que pusieran el cuerpo.

Por lo demás, los reclamos fueron los esperados. El documento que se leyó frente a Casa de Gobierno pidió a los senadores Alfredo De Angeli, Stella Olalla y Edgardo Kueider (en ese orden) que “escuchen al pueblo” de Entre Ríos. Es que “las encuestas señalan que más del 70% de las mujeres entrerrianas se oponen a la legalización del aborto”, afirmaron, para preguntarse entonces “¿A quiénes representan nuestros legisladores?”.

“Los exhortamos con firmeza a que nos representen, Entre Ríos dicen sí a la vida, sean nuestra voz. Senadores salvemos las dos vidas porque la Patria se lo demanda”, remarcaron.

MARCHA CELESTE ABORTO TAPA.jpg

En la marcha que partió del monumento a Urquiza y durante el acto frente a Casa de Gobierno, se repitieron argumentos conocidos de los grupos que se oponen a la legalización del aborto. En sus tramos más duros, la arenga cuestionó a las “autoridades que gobiernan de espaldas al pueblo, con agendas que responden a intereses extranjeros”.

“Estamos siendo testigos de lo más asqueroso de la política argentina”, ya que “pretenden legislar la pena de muerte para las personas no deseadas” con “senadores mandados por sus gobernadores a vender sus votos a cambio de obras públicas”.

“El año que viene hay elecciones y nosotros tendremos memoria”, advirtieron. (Página Política)

Dejá tu comentario