Me-Gusta-960x120-CARO
Ciudad | Entre Ríos | Facebook | Gualeguaychú

La voz de un no binario: "Siento el principio masculino y el femenino de manera equilibrada"

Hernán Arreguez tiene 31 años, es docente y se identifica como no binario. Celebró que el Estado argentino haya incorporado la "X" como opción al momento de consignar el género en el DNI. Habló de las consecuencias de ser diferente a lo normado y de la necesidad de construir una sociedad "que respete la diversidad, de verdad".

A partir del último miércoles, las personas no binarias podrán tener un DNI acorde a su identidad de género. La decisión del Gobierno Nacional implica la incorporación de la nomenclatura “X” (que se suma a la “F” de femenino y la “M” de masculino) como opción a la hora de consignar el género. El objetivo de esta iniciativa es garantizar el derecho a la identidad de género de las personas que no se autoperciben varones ni mujeres.

El decreto dispuso que el Registro Nacional de las Personas (Renaper) "deberá adaptar las características y nomenclaturas de los DNI y de los Pasaportes que emite, con exclusividad, con el fin de dar cumplimiento a lo establecido en la Ley Nº 26.743", en referencia a la Ley de Identidad de Género aprobada en la Argentina el 24 de mayo de 2012. La misma, en su artículo 2° define: “Se entiende por identidad de género a la vivencia interna e individual del género tal como cada persona la siente, la cual puede corresponder o no con el sexo asignado al momento del nacimiento, incluyendo la vivencia personal del cuerpo.” Y en su artículo 3°, expresa: “Toda persona podrá solicitar la rectificación registral del sexo, y el cambio de nombre de pila e imagen, cuando no coincidan con su identidad de género autopercibida.”

La no binaria es una de las identidades más invisibilizadas y sobre las que pesa un mayor desconocimiento. De hecho, son muchos los prejuicios y las falsas creencias vinculadas a la misma.

Según la ONU, se utiliza género binario “para describir a personas cuya identidad de género queda fuera de la concepción binaria masculino-femenino”. Además, añade que “también puede describir personas que se identifican como masculinas y femeninas a la vez (bigénero), que no se identifican con ningún género (agénero) o que se identifican como una mezcla de géneros distintos (por ejemplo, masculino, femenino o agénero en días distintos)”.

Por otro lado, la ONU detalla que el género binario es aquella clasificación que concibe sólo “dos categorías separadas y opuestas denominadas masculino y femenino”.

“Conforme avanza nuestra comprensión del género, cada vez es más evidente que el género es un espectro y que la concepción binaria no permite abarcar todos los matices de las experiencias vividas de género”, destacan las Naciones Unidas.

Hernán nota no binario (2).jpg

Hernán Arreguez tiene 31 años, es gualeguaychuense y fue parte del documental Abrazo con Orgullo, producido por el área de Género y Diversidad de la Municipalidad y presentado en el Teatro Gualeguaychú. Además, es profesor de Física y Química y dedica gran parte de su tiempo a formarse espiritual y artísticamente.

“Todas las almas son no binarias, el alma no tiene género”, dice. Y sostiene que “esto existió siempre, un montón de culturas antiguas hablan de los andróginos y la androginia está en todas las religiones antiguas, porque los dioses no tienen género, son no binarios”.

“Siempre me consideré andrógino, que es una de las categorías de lo no binario. No me satisfacía del todo el concepto, pero era lo más parecido a lo que sentía. Cuando me encontré con el concepto de no binario por primera vez, creo que fue a través de una página de Facebook, me cerró más la idea”, reconoce quien, en más de una oportunidad sufrió las consecuencias de mostrarse diferente: “En el profesorado hasta me prohibieron rendir por la forma en que iba vestido y eso que era abanderado de la bandera de entre Ríos, con excelentes notas”.

“En mi caso, lo estético es un proceso creativo. Puedo no dibujar, no pintar, no hacer muchas cosas, pero al menos me visto. Si puedo hacer de eso un proceso creativo, genial”, sostiene. Y asume que “así como muchas veces sentí la ferviente necesidad de expresar quien soy, me he encontrado muchas veces en la situación de dejar un currículum y saber que no me iban a llamar nunca”.

“En el profesorado hasta me prohibieron rendir por la forma en que iba vestido y eso que era abanderado de la bandera de entre Ríos, con excelentes notas”

“Vivimos en una sociedad binaria, porque no se trata sólo si sos varón o mujer, siempre pensamos en sólo dos opciones posibles: soy bueno o malo; flaco o gordo; lindo o feo. El no binario viene a romper con eso y a exponer que existen muchísimas más posibilidades y todas son válidas”, sostiene Hernán. Y explica: “Los no binarios contemplamos todo tipo de energía, en mi caso siento el principio masculino y el femenino de manera equilibrada. Me identifico con el masculino porque es como nací, no tengo problemas con mi cuerpo. Pero dentro del abanico no binario hay un montón de experiencias diferentes que se alejan completamente de lo establecido por la sociedad”, agrega.

Esos principios se evidenciaron de manera muy temprana en su vida, desde chico se vistió con los camisones de su mamá y se supo fanático de los anillos. “Siempre jugábamos con mi hermana a disfrazar a mi mamá y yo era el responsable de combinar los accesorios con la ropa”, recuerda. Y asegura que “la diversidad va más allá de la comunidad LGBT, la diversidad es todo, los heterosexuales también son diversos, hay un montón de orientaciones sexuales, hay un montón de géneros y hay un montón de entrecruzamientos entre esos géneros y orientaciones”.

“Por eso es tan importante avanzar como con lo del DNI, por eso es tan importante visibilizar estas realidades, para hacer un necesario proceso de deconstrucción social total, en el que pasemos de una sociedad binaria a una que abrace y respete a la diversidad, de verdad. Debemos respetar a las personas más allá de la experiencia que elija vivir, respetar la vida de esa persona, que es lo único que importa”, aseguró.

Dejá tu comentario