Urdinarrain | abuso infantil | Abuso sexual

Las víctimas del abusador sexual de menores Javier Broggi celebraron el traslado a la cárcel

Leonardo Mussi y uno amigo suyo fueron unos de los primeros en sacar a la luz los abusos que sufrieron en su niñez. A partir de este caso se conformó la ONG "Con los Gurises NO", reconocida en todo el país. En exclusiva, Mussi relató a ElDía cómo vivió el que se haya hecho Justicia.

El caso Javier Broggi, es sin dudas el caso de abuso sexual infantil que marcó un antes y un después en Urdinarrain. El ex secretario del Colegio Nacional y ex asesor de Cultura y Turismo de la Municipalidad hasta mayo de 2008, fue denunciado por abusar sexualmente de chicos de 6 a 13 años, entre 1988 y 1995 y condenado en 2016, por el Tribunal de Juicios de Gualeguaychú, por dos nuevos casos, que salieron a la luz cuando la Revista Análisis reveló los abusos en una investigación periodística publicada en 2013.

Tras largos años de apelaciones de la defensa para intentar que Broggi no vaya a la cárcel, finalmente el último lunes 12 de agosto, y ya agotadas todas las instancias de apelación, la policía lo trasladó a la Unidad Penal N°7 de Gualeguay para que comience a cumplir los 14 años de prisión.

Leonardo Mussi, junto a su amigo Esteban Viduzzi, fue uno de los primeros en poder ponerle voz a lo que le había sucedido y habló sobre las atrocidades que sufrieron en su niñez. Actualmente no vive en la ciudad, pero sus familias crearon e integran la ONG “Con los Gurises NO”, que concientiza sobre la importancia de la protección de los niños.

En dialogo con ElDía, Mussi se mostró contento por la detención y el traslado del abusador a la Unidad Penal 7 de Gualeguay: “Marca un momento importante de una etapa, de tantos años de lucha. Hace 11 años que venimos con esto. Son los tiempos de la Justicia, de las resoluciones. No caigo, no lo puedo creer, pero estoy muy contento y realmente es una pequeña señal de que empiezan a funcionar y ponerse en lugar las cosas”, afirmó emocionado Leonardo, quien además agregó que “no podía estar en otro lugar que no fuese ese. Es algo que tenemos que celebrar junto a todos los que lucharon para que esto sea realidad”.

Leonardo Mussi celebra que el abusador ya no pueda lastimar a más niños: “Nuestro mayor miedo y preocupación, si bien uno necesita que el circulo se cierre y se haga justicia, también era que podía seguir cometiendo los mismos delitos y eso nos ponía muy mal. De hecho, hace no mucho tiempo sabíamos que él estaba cerca de niños donde estaba viviendo, porque estaba al lado de un colegio y hacía trabajos para un jardín”, relató Mussi en referencia a cuando el abusador de menores se fue de Urdinarrain para vivir en Villa Libertador General San Martín (Puiggari).

Además, también resaltó el avance que como sociedad se vive en la ciudad: “mucha gente en Urdinarrain lo padeció y creo que Urdi dio un paso enorme, cambió la cabeza y es pionero en esta situación de mirar diferente estas situaciones. Antes se naturalizaba y se hacían chistes, pero no es algo para hacer chistes.”

Finalmente, Leonardo contó cómo afectan estos abusos a tan corta edad: “Para un niño es muy difícil comprender estas cuestiones, no se entiende, se sospecha, se supone, se siente el dolor o que está mal, pero no se comprende. Y después te inunda un mundo de culpa, de ira, de rabia.”

“Todos los años de vivir esa angustia, que no se puede canalizar, se vuelve contra la salud y hace daño al cuerpo y la mente. Y eso acorta la expectativa de vida”.

En referencia a lo que ahora le toca pasar al abusador sexual de menores, Mussi indicó: “Esa bolsa de mierda, esa bolsa de basura que nos quiso colocar cuando éramos niños y estábamos indefensos se la devolvemos y ahora tiene que hacerse cargo él, porque siempre tuvo que estar de su lado”, sentenció Leonardo.

COMUNICADO DE LA ONG

La ONG “Con los Gurises NO” expresa su satisfacción al hacerse efectiva la detención de Javier Broggi. Luego de tantos años de lucha, de transitar aquellos aciagos días, en los que sus víctimas de abuso sexual, sobreponiéndose al dolor, pudieron hablar y denunciar. Luego de peregrinar por las diferentes instancias de la Justicia, hasta llegar a la Suprema Corte y que el condenado deba comenzar a cumplir los 14 años de cárcel que establece la sentencia; nuestra lucha continúa, como el primer día. Prevención, concientización, educación, capacitación, divulgación y acompañamiento seguirán siendo nuestros objetivos.

Dejá tu comentario