Policiales |

Lo atropelló, lo subió para llevarlo al médico pero lo abandonó al ver que estaba muerto

La víctima fue encontrada en el asiento trasero de un Citroën Picasso, que se encontraba estacionado en el centro de Moreno. La familia lo buscó por más de 20 horas. El conductor está prófugo.

Sorpresa, horror y conmoción sintieron un grupo de personas en Moreno cuando miraron al interior de un Citroën Picasso estacionado en el centro con el parabrisas roto: allí encontraron el cadáver de un hombre con sangre en el rostro acomodado en el asiento trasero.

La víctima fue identificada como Gerónimo Ferreyra, de 58 años, quien el domingo por la tarde se movilizaba en su bicicleta y fue embestido por el Citroën en el que viajaban cinco personas en la localidad de Villa Trujui, según detallaron las fuentes del caso.

Según el relato de tres de los ocupantes de ese vehículo, el conductor y un acompañante cargaron al ciclista –quien se encontraba gravemente herido con sangre en el rostro- con la intención de llevarlo hasta un hospital de la zona y abandonaron el lugar del accidente.

Embed

Sin embargo, desde la partida del Picasso se perdió el rastro tanto del mismo como del ciclista hasta ayer a la mañana, cuando ambos fueron hallados en el centro de Moreno. El vehículo tenía el parabrisas dañado, mientras que en el asiento trasero se encontraba el cuerpo de Ferreyra.

Tras el hallazgo del cuerpo, el fiscal de la causa, Leandro Ventricelli, dispuso la operación de autopsia para precisar la data y causal de muerte y si estos extremos coinciden con la hipótesis de que fue embestido por el Picasso.

Mientras esta tarde aguardaban los resultados de las pericias, los pesquisas buscan al conductor y dueño del vehículo, quien ya se encuentra identificado: Ever Luis Saucedo, paraguayo, de 39 años, e intentan identificar al acompañante que participó en el hecho.

conductor.jpg

A partir de los elementos reunidos, el fiscal inició actuaciones por "homicidio culposo agravado y abandono de persona". La principal hipótesis señala que los ocupantes del Picasso se asustaron al comprobar que estaba muerto y abandonaron el coche con el cuerpo adentro.

La familia de Ferreyra lo buscó durante más de 20 horas y solo encontraron la bicicleta tirada cerca de su casa hasta que fueron notificados por la policía. "Los vecinos me dijeron que mi papá iba en bicicleta cuando de repente lo atropelló un auto. Por el impacto lo levantó, y él cayó sobre el capot”, contó Yanet, la hija del ciclista fallecido.

“Luego el vehículo da marcha atrás, y mi papá cae y se golpea la cabeza contra el pavimento. "Los acompañantes que iban atrás declararon que el auto atropelló a mi padre y que iban tomando alcohol. Mientras que el conductor prometió llevarlo al hospital, pero nunca llegó: lo dejó morir", se lamentó en diálogo con TN.

Dejá tu comentario