Policiales | Gualeguaychú | Lucas Bentancourt | Unidad Penal

Lo que todo el oeste pedía: Condenaron a Mujica por las amenazas y el último robo

Andrés Nicolás Mujica recibió una pena de 8 meses de prisión efectiva, por las amenazas a un vecino que había organizado una marcha en su contra y el robo de un stereo frente a la escuela América Barbosa. Se lo declaró reincidente y fue trasladado a la Unidad Penal 9.

Las fiscales Natalia Bartolo y Carolina Costa, que cada una tramitó una de las dos causas que había en contra de este hombre de 35 años, lograron llegar a un juicio abreviado, en donde Mujica admitió su responsabilidad en los hechos y se ordenó su alojamiento en la Colonia Penal.

Este delincuente se encontraba cumpliendo con un arresto domiciliario luego de haber sido detenido robando el stereo de un auto el 18 de octubre. Pero desde hace tiempo se venía pidiendo por su detención tras los hechos ocurridos el 3 de octubre, en donde se originó una concentración de vecinos frente a la Comisaría 6ª exigiendo por un mayor accionar contra delincuentes de este tipo.

La historia tiene su inicio con el robo de dos bicicletas a una familia que utilizaban para trasladar a uno de sus niños con autismo a la escuela especial en el centro de Gualeguaychú. Una de las dos bicicletas, que le pertenecía a otro de los hijos de la pareja, fue recuperada en un descampado lindero a la casa de Mujica y todo indicaba que la otra también estaba en su poder.

detenido nicolas mujica.jpg

Este caso causó gran indignación en los barrios del oeste y por ello se decidió realizar la movilización porque muchos habían sido víctimas de robo por parte de este hombre. Pero enterado de todo lo que se estaba organizando, Mujica fue hasta el domicilio de uno de los organizadores y lo amenazó: “venite que te voy a matar no me importa volver adentro pero yo te voy a matar”.

Embed

Después de esto hubo denuncias e incluso la concentración en la comisaría de la zona exigiendo la detención del delincuente. Pero Mujica no se quedó quieto. Dos semanas después fue sorprendido robando el stereo de un automóvil estacionado en calle Urquiza al 2100, frente a la escuela María América Barbosa. Luego de robar el equipo corrió y fue perseguido, debiendo descartar lo robado en el camino, hasta que finalmente fue atrapado en calle San Martín.

El secuaz de Genaro Gutiérrez

A sus 35 años, Mujica tiene una larga lista de hechos por los que cumplió dos condenas de prisión efectiva. Incluso muchos lo señalan como “el secuaz de Genaro Gutiérrez”, el joven de 19 años que espera por una condena por el crimen de Lucas Bentancourt.

detenido-MUJICA.jpg

Cuando tenía 29 años fue sentenciado en noviembre del 2011 por la Cámara del Crimen de Gualeguay por los delitos de Hurto Simple y Robo doblemente calificado, pero medidas cautelares lo alejaron de la prisión efectiva. La Justicia revocó esa excarcelación y en diciembre de 2013 fue llevado a la Unidad Penal de Gualeguaychú.

Después de un largo tiempo esquivando las rejas, fue llevado a la cárcel para cumplir una pena de dos años y seis meses de prisión por ser encontrado penalmente responsable de los delitos de “hurto simple en grado de tentativa y robo doblemente calificado, escalamiento en grado de tentativa y resistencia a la autoridad”. Una comitiva policial lo buscó en su domicilio del barrio 348 y de allí fue trasladado a la Jefatura Departamental, donde fue notificado de la resolución judicial que lo obligó a cumplir la pena en la Unidad Penal Nº 2.

Años después, en diciembre de 2017, recibió una pena de 1 año y 4 meses de prisión efectiva que cumplió en la Unidad Penal 9 El Potrero, y se convirtió en el condenado 131 del 2017. El 26 de septiembre de ese año ingresó a un domicilio en calle Gervasio Méndez al 2800, violentó un cerco perimetral y barreteó la puerta de ingreso, aprovechando que no había personas en el interior.

Ese día, cuando el personal policial de la Comisaría Sexta recorría la zona de calles Manantiales y Ñancay, lo cruzó en bicicleta trasladando los elementos sustraídos y les pareció sospechoso debido a su historial delictivo. Cuando percibió que lo seguía el patrullero, ingresó a un domicilio abandonado para descartarse del televisor, una guitarra y una mochila que contenía cortes de carne, un celular, un GPS, un cargador y un joystick.

Mujica fue detenido y posteriormente, al rastrillar el barrio, se localizó la vivienda a la que había ingresado. En ese lugar, en la parte exterior y oculto entre la maleza, había dejado preparado para llevarse una soldadora eléctrica, una desmalezadora, una hidrolavadora y otras herramientas. Fue llevado a Jefatura y luego fue liberado hasta la realización del juicio, pero dos meses después volvió a delinquir. El 26 de noviembre entró a una vivienda en Andrade al 2200 y sustrajo un televisor de 32 pulgadas, pero en esta ocasión también volvió a ser detenido.

Tres días después fue sometido a un juicio abreviado, en donde reconoció su autoría y acordó una pena que irremediablemente – debido a sus antecedentes – no podía ser de prisión condicional. Lo condenaron a 1 año y 4 meses de cárcel y de esta manera se convirtió en el condenado 131 del año. Ahora sumó 8 meses de cárcel a su historial, conquistando su tercera condena.

Dejá tu comentario