Ciudad | Economía

Los almacenes en jaque: Servicios, impuestos y bajo poder adquisitivo

El tesorero del Centro de Almaceneros y Afines de Gualeguaychú, Gerardo Almada, señaló que cada vez se hace más difícil sostener un pequeño comercio. Se desempeña en el rubro desde hace 32 años y tiene que tener abierto hasta las doce de la noche para contar con un pequeño margen de ganancias que le permite seguir subsistiendo.

Cerca del mediodía, Gerardo nos recibió en su despensa de calle San José. El local forma parte de la casa familiar, por lo que no tiene que pagar alquiler. “Si tuviera que rentar un local hoy no estaría acá”, dijo mientras esperaba que ingresara algún cliente.

Comentó que los almacenes y despensas están en inferioridad de condiciones con los supermercados, por los volúmenes de compra que manejan. “Los almaceneros compramos cada vez menos y no tenemos los beneficios de conseguir descuentos en un segundo artículo, que sí pueden las grandes cadenas que tienen otra espalda financiera, algo que hoy es inaccesible para el minorista”, detalló.

En cuanto a los precios, Almada consideró que “el último mes se han estabilizado, y si bien se registran algunas subas, las mismas son muy moderadas. Sin embargo esto no ha detenido la caída vertical del consumo, debido a que los clientes -gente de barrio asalariada- sufre para pagar los servicios y la carga impositiva”.

Señaló que las “grandes empresas están presionando sobre el consumidor. Por ejemplo, Gas Nea salió a notificar a deudores sobre la posibilidad del corte de gas domiciliario si no abonan la factura y esto tiene muy preocupado a la gente que compra lo indispensable”. Señaló que la empresa en cuestión, durante un período, no envió “las facturas, y ahora están llegando todas juntas a las casas de familia”.

Por otra parte, Almada también se refirió al consumo de energía eléctrica y de la “tarifa comercial” que la única función que cumple es la de levantarte un poco la cantidad de KW que podes consumir a un precio inferior, y si te pasas de esa número “pagas como cualquier usuario. En nuestro caso usamos varias heladeras y abonamos cifras que para nuestra economía son siderales”.

Además no “tenemos la más mínima consideración de los organismos estatales para los pequeños comerciantes que durante años hemos trabajado con gente de los barrios. Ahora se eliminó la facturación manual que pasó a ser on-line o con registradores fiscales”.

Como integrante del Centro de Almaceneros, Almada dijo que ha “recibido quejas muy bien fundamentadas, tales como el precio de un facturador fiscal que anda en los 40.000 pesos, sin ninguna línea del Estado para financiar la compra de un aparato que se considera como una pérdida, ya que no genera ningún tipo de ingreso. En esa marea de cosas nos estamos moviendo en todos los rubros del comercio”.

Acotó que quien “abre un kiosco ventana tiene que pagar un registrador fiscal, lo que no deja de ser un local. Esto se lo hemos marcado al Estado que mide al chico con la misma vara que a una cadena que factura millones de pesos. No se puede evaluar de la “misma manera a una empresa que mueve muchísimo dinero a una que no llega a los 70.000 pesos por mes”, sostuvo.

Sobre los súper chinos, Almada resaltó que tiene dos en un radio de tres cuadras y que están “sintiendo la suba de los servicios; además se los está controlando más con la emisión del ticket de compra, que antes no le daban al cliente ni de casualidad, es decir, vendían en negro y nadie los controlaba. Además los súper orientales rara vez toman a vecinos de la ciudad como empleados”.

Si bien no es su rubro, comentó que un “comerciante de ropa de muchos años, tuvo que bajar las persianas, luego que enfrente de su local se instalara uno de origen boliviano que vende a precios por debajo de los costos y aparentemente algo flojo de papeles”.

Señaló que “así no se puede manejar el comercio. Esto es un caos; una anarquía que no se sabe cómo va a terminar”.

Por último indicó que “muchas despensas han tenido que bajar las persianas por el alto costo impositivo, los servicios y los alquileres”.

Dejá tu comentario