Ciudad |

Los choferes levantaron el paro anunciado para jueves y viernes

El pedido llegó por parte de los dueños de las empresas Delcausse Hermanos y Santa Rita, luego de la reunión que el martes tuvieron en la Secretaría de Transporte de la Nación. Los empresarios esperan la restitución del 25% y demandan una nueva suba del boleto. Pero el bloque oficialista no evalúa tocar la tarifa antes del 1º de julio.   Luciano Peralta   El jueves de la semana pasada los choferes pararon. Y, en reclamo de la grave situación que atraviesan (cobran en tres cuotas) anunciaron la misma medida de fuerza para este jueves y viernes si no había soluciones, o por lo menos novedades. Las noticias llegaron hace un par de días desde la Secretaría de Transporte de la Nación, donde se reunieron funcionarios nacionales con municipales y los empresarios del sector. En ese encuentro, el subsecretario Luis Molouny se comprometió a avanzar con el estudio de la crítica situación en Gualeguaychú para evaluar la devolución del 25% del subsidio nacional desactivado desde el 1º de enero de este año. La posición del gobierno nacional fue recibida con beneplácito por los transportistas, que hoy por la mañana compartieron una reunión con algunos concejales oficialistas y opositores, y con secretario de Hacienda, Santiago Irigoyen, quien informó a los legisladores sobre las novedades. Más allá de las gestiones por la restitución de parte del subsidio nacional, la intención de los empresarios es lograr la suba del boleto de colectivos “a partir de hoy mismo si es posible”, expresó uno de los que ayer estuvo en el Concejo Deliberante. Pero esto no va a suceder, al menos hasta el 1º de julio, dentro de un mes y medio. En el bloque oficialista no existe voluntad alguna de aumentar la tarifa –hoy en $18,40– antes de esa fecha. Menos aún después de la noticia de la posible restitución del 25% por parte del gobierno nacional. “Una vez que se haga efectivo el subsidio vamos a sentarnos a discutir una nueva actualización, antes no”, expresó a ElDía, un hombre fuerte del oficialismo. La fecha del 1º de julio no es caprichosa. Ese día, según lo aprobado en febrero, la tarifa debería pasar a ser de $20,28, lo que completaría el 25% de suba dispuesta por la mayoría del Concejo Deliberante. Mientras tanto, los concejales se comprometieron a tratar mañana el tema en sesión conjunta, por un lado. Y los choferes, por otro, que habían anunciado paro de actividades para hoy y mañana, desistieron de hacerlo tras reunirse con los dueños de las empresas Delcausse Hermanos y Santa Rita. “Un paro no solucionaría nada, y complicaría a todos: a los usuarios que se quedan sin servicio; a las empresas, que dejarían de recaudar, y a los propios trabajadores, que se verían afectados directamente por esa merma en la recaudación”, indicó a ElDía uno de los empresarios que el martes estuvo en la Secretaría de Transporte, en Buenos Aires. La decisión es política    Es una obviedad. La quita de subsidios, o el traslado de los mismos a la Provincia, como explican desde Nación tras el pacto fiscal, es una decisión política. Las consecuencias son bien conocidas y todo lo que se está discutiendo actualmente no tendría cabida si los subsidios –muy cuestionados durante años por el actual Ejecutivo nacional– continuarían. Pero eso no pasó y la realidad se impone. Y, como todo lo que anda mal o no anda, necesita soluciones. Éstas dependen, exclusivamente, también de voluntades políticas. El martes, el subsecretario de Transporte, Luis Molouny, anunció la (posible) vuelta del 25% de la partida nacional, pero pidió explícitamente medidas municipales que acompañen esta decisión. El problema es que el mayoritario bloque oficialista no está dispuesto a discutir aumentos tarifarios hasta que no se haga efectivo este subsidio, o hasta el 1º de julio, como se dijo. Lo que complejiza la esperada solución. ¿Quién mueve primero, la Nación o el Municipio? ¿Cuándo habrá más dinero para el sector, más allá de los anuncios? Por ahora, nada. Pero, por otro lado, desde el Ejecutivo local ya no son tan tajantes en cuanto a la negativa de aportar una partida propia para sostener el servicio. Y, aunque nada de esto llegaría antes de julio, el modelo que se mira con más simpatía es el de Paraná, donde no se destina una partida municipal fija, como en Concepción del Uruguay, sino que se subsidia al pasajero. Es decir, de los $20,80 que abona cada usuario, el Municipio subsidio $2,80. Por ahora, son todas posibilidades, no hay nada concreto al respecto. Lo cierto y confirmado es que este juevs y viernes habrá colectivos en la ciudad.        

Dejá tu comentario