Ciudad |

Los comerciantes del rubro indumentaria también apuntan contra la carga impositiva

El comerciante del rubro de indumentaria deportiva, Mario Espósito, señaló que vive una situación delicada. Regentea tres locales, dos de ellos alquilados a un valor elevado. Indicó que las ventas bajaron un 20% en el último año. Los costos fijos y la merma en la comercialización impactan  fuertemente en la actividad.

Al igual que las despensas y almacenes, los comercios de indumentaria atraviesan una delicada situación. Espósito regentea dos locales de Centro Deportes y uno llamado Mundial Deportes que responden a una misma firma. Lleva 25 años en el rubro, aunque la empresa suma 40 años vendiendo indumentaria deportiva.

Recordó que cuando comenzó, en los años 90, las ventas eran otras, “la actividad comercial era mucho más fuerte que en los días que nos tocan vivir. Ahora tenemos una fuerte recesión y el consumo en el último año bajó un 20% en relación a un 2018 que fue decididamente pobre. Al ser bajo el consumo se complica la reposición”.

Por otra parte, el comerciante explicó que son “muchos los costos fijos, alquiler, impuestos, leyes sociales, que sumados a la poca venta nos pone en un apriete a la hora de reponer la mercadería, razón por la cual nos estamos comiendo, poco a poco, el stock”.

Con respecto a la indumentaria deportiva, contó que “no se registra un faltante en las fábricas”, pero, por las razones ya apuntadas, se está “comprando una menor cantidad”. Por otra parte “los fabricantes han ido achicando el abanico de modelos”. Contó que de lo que fabrica “Nike, Adidas, Topper, adquirimos entre un 20 y un 30% de todos los modelos que tienen en tiempos normales, y se repone únicamente lo que se va vendiendo; aunque en algunos casos la reposición es muy lenta”.

Indumentaria deportiva.jpg

La pre-compra

En cuanto a las estrategias comerciales, Espósito explicó que realizan una “pre-compra”. Puso como ejemplo a “Nike”, empresa a la cual “ya le compramos la temporada de invierno del 2020, y a las demás empresas le encargamos lo que está a nuestro alcance”.

En este sentido comentó que los plazos para abonar la mercadería son “muy cortos. Oscilan entre los 15 y los 30 días como máximo, plazos en los cuales se nos hace muy difícil juntar la plata para reponer”.

La indumentaria deportiva no “tiene un precio elevado, pero hoy el trabajador tiene otras prioridades como sostener la canasta familiar y pagar los servicios, electricidad, gas, seguros de los autos, impuestos varios, quedándole a la gente muy poco dinero para el consumo, en este caso de indumentaria y calzado deportivo”.

Finalmente, Espósito comentó que la venta de uniformes deportivos para los chicos en edad escolar, primaria y secundaria, se “ha caído totalmente. Lo que se está moviendo en el rubro es calzado, accesorios y algo de indumentaria”.

Indicó que los precios, en el calzado, son muy variados, y que van desde los 900 pesos hasta los 5000 pesos. Dijo que el “ticket promedio es de entre 2000 y 2500 pesos”. Y las ventas en los calzados de 5000 pesos son “ocasionales”.

Comentó que las ofertas “no duran demasiado, solo hasta terminar con el stock, con precios, algunas muy puntuales, de 900 a 1500 pesos”.

En cuanto a compradores de la República Oriental del Uruguay, indicó que el número es “menor” y con “una o dos ventas a la semana”. Ellos, por los uruguayos, nos comentan que les “sirve la mercadería, pero económicamente no están bien, por lo que se miden en los gastos”.

Se mostró preocupado por el “poco movimiento, comercial, que se observa en la calle, y lo más preocupante es que no veo en el corto plazo que esta situación cambie en el corto plazo”.

Costos fijos

Señaló que lo que más impacta en un comercio son “las cargas sociales, la tributaria, los servicios y alquileres muy elevados”.

Dejá tu comentario