Ciudad |

Los precios  de los pescados se mantienen, aunque se esperaba una mayor demanda

La venta de pescado de mar, frutos de mar y pescado de río en sus más diversas modalidades se incrementa en semana santa. Visitamos una de las pescaderías de la ciudad que trabaja toda la temporada para saber la demanda y el predio de la mercadería que se comercializa. Julio Hasselström, entrevistado por Radio Cero, propietario de una de las pescaderías, señaló que la comercialización “viene bien, aunque podría ser mejor”. De hecho temporadas pasadas, a esta altura, se “había vendido más”. Comentó que los “precios no han variado demasiado  y puso como ejemplo la merluza, uno de los pescados de mar  más solicitados”. Indicó que en “Enero estaba a 240 y ahora lo estamos vendiendo a 255”.  El kilo de medallón de la misma especie, en el primer mes del año estaba a $215 contra los $225 del presente”. Comentó que el “Salmón rosado, una de las especies más caras, el kilo cuesta $790; mientras que en Buenos Aires está a $900”. Dijo que  se “abastece de proveedores que lo provisionan de pescados y frutos de mar y otros que le venden pescados de río y en algunos casos de criaderos  como el Pacú”. Contó que los mayores costos no pasan por la “mercadería”, sí por los “costos fijos”, tales como “el pago de alquiler del local, electricidad y demás servicios”. Los precios más accesibles  pasan por los pescados de río. Un kilo  de milanesas de sábalo, especie muy común en ríos y arroyos de la provincia, cuesta $175 y un kilo de pejerrey $ 275; mientras que uno de trucha $645. El pollo de mar está $245, uno de filet de lomito de atún $295, uno de lenguado $ 530, uno de abadejo $ 475, resaltando el valor del salmón rosado que está en los 790 pesos. Julio explicó que es uno de los más buscados por la gente, más allá de que el precio es elevado en relación a otras especies. Al igual que otros rubros, en las redes sociales, sobresale la oferta de venta de empanadas de pescado de río a precios menores que en los comercios que trabajan todo el año. Cabe destacar que  el pescado sigue siendo la variante más económica, aunque la gente cree que tiene que estar barato porque se saca del río, pero no tiene idea de los costos: carnada, transporte, combustible, entre otros”. Gualeguaychú tiene su cooperativa de pescadores que “trabajan en aguas del río Uruguay”. Allí pescan y le dan valor agregado a su producto, en forma de empanadas, carne picada, hamburguesas y otros platos. También están los que tienen actividad como modo de vida y pescan en aguas del Gualeguaychú, Uruguay y Gualeguay. Muchos de ellos venden la pieza, otros le dan valor agregado, respetando, todos, la cadena de frío.    

Dejá tu comentario