Política |

Mariana Farfán, entre los cinco K "puros"

Bordet inicia su segundo mandato con una mayoría cómoda en Diputados: 20 bancas. Cinco son kirchneristas puros. Entre los 15 restantes hay matices. Un núcleo duro oficialista; representantes de jefes territoriales con poder propio y varios amigos de Urribarri.

La amplitud del triunfo en las elecciones del 9 de junio le dio al peronismo entrerriano una cómoda mayoría en la Cámara de Diputados: 20 bancas sobre un total de 34. A la luz de la historia reciente, esa mayoría se explica fácilmente en la reunificación peronista. Sin ir más lejos, en el período que termina la suma de los diputados electos por el PJ y el massismo le ha permitido al gobernador Gustavo Bordet contar con 22 votos.

Para su segundo mandato, Bordet dispondrá de un bloque que le permitirá mantener un holgado control de la Cámara en tanto se conserve el acuerdo de unidad que fue uno de los factores claves para su victoria por el 57% en las elecciones provinciales de junio. La suerte de esa unidad en la provincia estará en principio atada a la continuidad de la sociedad Alberto Fernández - Cristina Fernández, que nadie ve peligrar en lo inmediato, por la sencilla razón de que implicaría un suicidio político.

Así las cosas, se puede presumir que el bloque de 20 diputados tendrá al menos un par de años de armonía. Y que las fisuras comenzarán a marcarse cuando comience la carrera por la sucesión de Bordet, que ya no tiene reelección. Pero ¿cómo será esa convivencia? No hay, a priori, motivos para que los 20 voten divididos. Todos acompañarán a Bordet, pero entre ellos hay marcados matices que permiten trazar el siguiente mapa interno.

Los cinco K “puros”

La primera y más clara distinción se puede hacer a partir del armado de la lista, allá por febrero de este año. El acuerdo de Bordet con Cristina Fernández se tradujo en cinco bancas de identidad kirchnerista, que serán ocupadas por dirigentes que criticaron públicamente –y en algunos casos con dureza- la relación de Bordet con Macri, en sus tres primeros años de gobierno.

Julio Solanas (Paraná). Diputado nacional, exintendente de Paraná. Se perfilaba para gobernador por Unidad Ciudadana, candidatura que declinó en virtud del acuerdo de unificación en el peronismo entrerriano que pidió Cristina Fernández. Es el kirchnerista con más trayectoria de los cinco. Pero no los conduce. Encabezó la lista en junio y aspiraba a presidir la Cámara, pero el cargo será para Ángel Giano, un hombre de confianza de Bordet. Le gustaría presidir el bloque. Quizá movido por esas ambiciones, en los últimos meses se lo ha visto muy pegado a Bordet.

Stefanía Cora (Paraná). El siguiente candidato K ocupó recién el lugar 11 en la lista. Enrolada en La Cámpora, la concejal de Paraná fue en octubre candidata a senadora nacional en segundo lugar y quedó afuera debido a que Cambiemos logró dar vuelta el resultado de las Paso en Entre Ríos y se impuso por algo más de mil votos.

Juan Manuel Huss (Paraná) fue en el lugar 13 de la lista. En diciembre completa su mandato como diputado nacional. El más experimentado referente local de La Cámpora fue, junto a Solanas, un representante peronista entrerriano en el Congreso de la Nación que se opuso a los pedidos de Bordet para acompañar varias iniciativas del presidente Macri.

Paola Rubattino (Gualeguay). Es otra candidata que ingresó a la lista por Unidad Ciudadana, en este caso en el lugar 15. Se postuló a la intendencia en 2015. Fue secretaria de Desarrollo Social en la gestión de Luis Erro.

Mariana Farfán (Gualeguaychú). Concejal, enrolada en el sector del intendente Martín Piaggio, el dirigente kirchnerista que en este período ocupa el cargo de gobierno más importante en Entre Ríos. Piaggio ha sabido mantener una buena sintonía con Bordet en momentos en que el gobernador era duramente criticado desde el kirchnerismo. Sin embargo, relegaron a su candidata al lugar 20 de la lista. Entró sólo porque el peronismo hizo una elección extraordinaria.

El K bordetista

Ángel Giano (Concordia). Senador provincial, se ha desempeñado como jefe del bloque del PJ en estos cuatro años. Su cercanía con Bordet le valió ser el futuro presidente de la Cámara. Este año declinó su postulación a intendente de Concordia. Reúne la doble condición de kirchnerista y hombre de confianza del gobernador Bordet. Su situación es, en este punto, similar a la de la vicegobernadora electa Laura Stratta. Bordet tendrá una legislatura presidida por dos kirchneristas que le responden.

El “núcleo duro” de Bordet

Así les gusta que los llamen a los diputados más oficialistas. Sus detractores internos, en cambio, dicen que ocupan ese lugar porque carecen de poder propio. Y se encargan de repasar el resultado adverso de las elecciones en sus distritos.

Juan Reynaldo Navarro (Tala). Exsenador, actual presidente del bloque de diputados del PJ. Siempre muy cercano al Ejecutivo (también lo fue durante el segundo gobierno de Sergio Urribarri), Navarro encabezó a mitad de febrero el amague del bordetismo por desplazar a Urribarri de la presidencia de la Cámara, que no se produjo en virtud de la reunificación electoral del peronismo. Ahora suena de nuevo para presidir el bloque, avalado por Bordet y la ministra de Gobierno, Rosario Romero, una articuladora del Ejecutivo en la Legislatura que tendrá continuidad en diciembre.

Gustavo Zavallo (Paraná Campaña). Actual diputado, electo en 2015 por el massismo, pero integrado al bloque del PJ. Oriundo de Viale, fue también diputado nacional, siempre de la mano de su padrino político, el exgobernador Jorge Busti. Viene actuando en conjunto con Navarro.

Diego Lara (Paraná Campaña). Actual diputado. El dirigente de María Grande lleva dos períodos en la Cámara y también ha sido un defensor de los proyectos del Ejecutivo, junto a Navarro y Zavallo y en sintonía con Romero.

A este núcleo oficialista - que viene funcionando en la Cámara y que lo seguirá haciendo desde diciembre- podrían sumarse, en teoría, todos los diputados peronistas restantes. Pero por sus perfiles se puede presumir que lo harán, antes que nadie, la intendenta de Feliciano, Silvia Moreno, fervorosa bordetista; y Leonardo Silva (Gualeguaychú), intendente de Aldea San Antonio, enrolado internamente en el sector del diputado nacional Juan José Bahillo, un hombre de estrecha confianza de Bordet que dejará el Congreso para integrar su gabinete.

Por razones de gobernabilidad, se espera que también se sumen los dos diputados que responden al intendente electo de Paraná, Adán Bahl: Carina Ramos (Paraná), directora de Despacho de la Vicegobernación y José Kramer (Ramírez) prosecretario de la Cámara de Senadores.

Esa es una de las razones por las que también se cuenta aquí al ex vicegobernador José Cáceres, aliado a Bahl. Pero en este caso se trata de uno de los referentes del peronismo de Paraná, que lidera un grupo propio, lo que le permite moverse con más independencia. Aunque se autodefine como un hombre del PJ, Cáceres siempre reivindicó la década kirchnerista. Pero no jugó con los K en el último año y se acercó a Bordet. De hecho, su diputado actual, Gustavo Osuna, votó por el desdoblamiento electoral que pedía el Gobernador y rechazaba el kirchnerismo.

Se descarta que se sumarán también el exintendente de Concepción del Uruguay, Marcelo Bisogni, actual diputado, que va por su tercer mandato en la Cámara baja; Mariano Rebord, intendente de Colón; y Jorge Cáceres, director del hospital Fidanza de Diamante, que tiene como jefe político al diputado provincial e intendente electo de Diamante, Juan Carlos Darrichón.

Entre los nuevos, se menciona como alineado al ala más oficialista a Sergio Castrillón (La Paz), hermano del actual presidente del Superior Tribunal de Justicia, Emilio Castrillón.

Según con quien se hable, se le otorga un mayor grado de “independencia” a Juan Pablo Cosso (Villaguay), que está allí por decisión Adrián Fuertes, exintendente de Villaguay, excandidato a gobernador por el massismo y exministro de Turismo de Bordet. Aunque al actual senador electo le caben las generales de la ley de la gobernabilidad: su esposa, Claudia Monjo, seguirá al frente de la intendencia de Villaguay.

El mismo rótulo de “independencia” se le adjudica a Maria Del Carmen Toller (Islas). La exintendenta de Paranacito y actual diputada provincial actuó junto a Urribarri en este período legislativo. Pero el pragmatismo ha sido su regla y nadie duda de su acompañamiento a Bordet.

¿Y el urribarrismo?

¿Qué queda del urribarrismo para el próximo período? Se supone que los cinco diputados kirchneristas deben mantener algún diálogo con quien fue el principal referente del espacio en Entre Ríos. Pero no lo tienen como jefe. Reconocen sólo el liderazgo de Cristina.

El exgobernador Sergio Urribarri, que en diciembre dejará la presidencia de la Cámara de Diputados, mantiene vínculos de amistad con varios diputados del próximo período. Cáceres, Rebord, Bisogni, Darrichón (a través de Jorge Cáceres), son buenos ejemplos en este sentido. Todos estarán con Bordet desde diciembre. Página Política

Dejá tu comentario