Ciudad | campo | Judiciales | Retenciones

Matías Martiarena alertó un posible retorno a la sojización

El titular de la filial Gualeguaychú, Matías Martiarena, se refirió a las retenciones impuestas por el gobierno nacional. ¿Vuelve el monocultivo?

El referente del campo local señaló que una mayor presión tributaria “no se puede tolerar y al margen que el gobierno nacional frenó la suba de tres puntos más las retenciones, la situación se torna insostenible, especialmente en nuestra provincia en donde producir dejó de ser rentable. Lo era antes de las subas de las retenciones, y ahora lo único que se va a lograr con estas medidas es la de profundizar la sojización, volver a tiempos pasados con la implantación de un monocultivo, en desmedro de maíz y trigo, cultivos que van a bajar notoriamente la superficie, por la sencilla razón de que resultan inviables “.

El enojo del sector pasa porque “siempre se saca lonja del mismo cuero”, atacando al único que “genera recursos genuinos y divisas para el país”. Recordó que cuando se sacaron las retenciones “aumentaron notoriamente las siembras de trigo, maíz, girasol, generando que las provincias mejorasen sus finanzas, que pudieran coparticipar, un montón de cuestiones que provocaron que lo que no se percibía por retenciones se recibía en ganancias y demás impuestos como ingresos brutos que todo el mundo paga”.

Apuntó a otros sectores, tales como el “financiero a los que nadie les toca nada, al igual que los sectores políticos y judiciales que no hacen el mismo esfuerzo que un productor- sea cual fuere el productor-, al igual que todo aquel que paga impuestos, como el comercio y la industria”. Sobre las retenciones impuestas en el gobierno de Mauricio Macri indicó que “fueron distintas porque el contexto era otro. Los cuatro pesos por dólar que puso la gestión anterior, hablando de una retención del 20% con un costo de un 40%, arrojando estos números una rentabilidad-acorde a los rindes- de 35 puntos de rentabilidad que ahora bajó a 10 puntos en soja y cero en trigo y maíz. Las realidades de uno y otro aumento son diferentes, y los que vivimos en el campo no somos extraterrestres. A nosotros también nos llegaron las subas de los servicios, ni hablar de los combustibles que es el principal implemento que utilizamos”.

El impacto de la presión tributaria

En el medio de la suba de las retenciones, la nueva Ley impositiva en la provincia de Buenos Aires y las modificaciones en tasas viales, la Sociedad Rural Argentina (SRA) presentó un informe en el que señaló cuál es el impacto de la presión tributaria en la producción agrícola.

El estudio -que elaboró el Instituto de Estudios Económicos y Negociaciones Internacionales de la entidad-, se enfocó en la campaña 2019/20, y analizó las variaciones de impuestos para las decisiones de inversión entre los momentos de siembra y de cosecha.

Cultivos de invierno y verano

Trigo: para la Rural, al momento de sembrar el productor estimaba que los impuestos representarían el 88% de su resultado; pero luego del cambio de reglas de juego, ese número pasó al 97%. “Esto significa que para los que vendieron sus granos luego del cambio impositivo, los aumentos de impuestos le redujeron su resultado económico un 75%. Lo mismo le pasó al resto de los cultivos de invierno, como la cebada“, subrayó.

“En el caso de los cultivos de siembra temprana, los cambios impositivos cayeron, al igual que en el trigo, cuando los cultivos ya estaban sembrados, mientras que para los cultivos de siembra tardía, el productor en algunas zonas ha tenido la posibilidad de adecuar su decisión de inversión al nuevo contexto”, dijo el relevamiento.

Soja: el cálculo de la entidad indicó que el peso de los impuestos en el resultado del productor pasó de 87% en septiembre a 94% en diciembre de 2019. “Esto significa que para los productores que vendan sus granos luego de los cambios impositivos su resultado económico se verá reducido en un 54%, un poco menos de la mitad del resultado que esperaba cuando sembró”, remarcó.

Maíz: en este caso, la SRA sostuvo que el peso de los impuestos en el resultado del productor pasó de 81% en septiembre a 94% en diciembre de 2019. Y agregó que los productores que vendan sus granos luego de los cambios impositivos verán reducido su resultado económico en un 68%, casi dos tercios del resultado que esperaba cuando sembraron.

Girasol: aquí, la entidad sostuvo que el peso de los impuestos en el resultado del productor pasó de 85% en septiembre a 97% en diciembre de 2019. “Esto significa que para los productores que vendan sus granos luego de los cambios impositivos su resultado económico se verá reducido en un 80%: por causa de los impuestos su resultado será tan solo una quinta parte de lo que estimaba obtener cuando decidió llevar adelante la siembra”, analizó.

Dejá tu comentario